Zahara presenta su disco "Puta" en Apmusicales

“No sé si lloraré en la segunda canción, pero necesito actuar para cerrar este ciclo”, dice Zahara en una entrevista con Apmusicales, a punto de empezar la gira de su último disco, Puta, en el que ha realizado un relato valiente y crudo en primera persona sobre el maltrato contra la mujer.

PREGUNTA: ¿En qué momento surge Puta?
ZAHARA: En plena gira de Astronauta decidí hacer un disco con ese título, pero al principio pensé que sería sobre mujeres anónimas o famosas que había sufrido en su vida maltratos. Lo de contar mi historia terminó siendo algo natural. Durante el confinamiento me sentía muy frustrada por la falta de conciertos, con un rechazo muy fuerte por la música porque no era capaz de escribir, hasta que hice Flotante. A partir de ahí, componer estas canciones me dio ese chute de felicidad que no sentía hasta entonces.

PREGUNTA: ¿Cuál crees que es la lección que debemos extraer de tu experiencia?
ZAHARA: Que todos hacemos daño, yo también lo he hecho. Es bonito si este disco te hace cuestionarte si lo has hecho y preguntar para intentar sanarlo.

“Si te destrozan por dentro, si te minan la autoestima y te anulan como ser humano, ¿cómo lo demuestras?”

PREGUNTA: Uno de los temas trata sobre cómo a veces un silencio puede ser más destructivo que un golpe físico. ¿Lo sientes así?
ZAHARA: Se habla muy poco del daño psicológico. Si te pegan una paliza, puedes ir al hospital y demostrarlo. Pero si te destrozan por dentro, si te minan la autoestima y te anulan como ser humano, ¿cómo lo demuestras? Como no se puede ver, tiendes a guardarlo, a justificarlo y a sentirte la única culpable de ello.

PREGUNTA: Tu relato ha coincidido con otro de gran fuerza, el de Rocío Carrasco, en este caso en televisión. ¿Has podido verlo?
ZAHARA: No lo he seguido mucho, pero sí me han contado. Como a mí, estoy segura de que a ella también le habrá sido positivo contarlo y, aparte, creo que lo podemos sacar todos es que, si ha llevado a mujeres a denunciar maltratos, a hablar y poner sobre la mesa el maltrato físico y psicológico, es valioso. Así empezaremos a cambiar cosas.

PREGUNTA: En el tema de Merichane citas tu paso por Universal Music como otra de las experiencias que te marcaron como mujer. ¿Por qué?
ZAHARA: Yo tuve una experiencia muy dañina, muy frustrante. Pasé de tocar en salas pequeñas de Madrid como Libertad 8 o Búho Real a estar en esos despachos increíbles. Estaba rodeada de gente que sabía exactamente lo que yo era y necesitaba, lo que quería y me convenía. Pero a la par me decían que mi disco era mío y que yo haría lo que quisiera. ¿Por qué entonces acababa haciendo cosas que no quería en absoluto?

“En Universal acabé dudando de mis decisiones, de mis canciones y de mi criterio, que es lo peor que le puede pasar a un artista”

PREGUNTA: ¿Fue eso lo que te hizo salir de allí?
ZAHARA: Me sentí muy desprotegida porque además era muy joven. Acabé frustrada, dolida, insegura y dudando de mis decisiones artísticas, de mis canciones y de mi criterio. Creo que es de las peores cosas que le pueden pasar a un artista. De ahí empecé a tomar las riendas de mi carrera, primero con un sello más pequeño y luego, ya con Santa, monté mi propio sello.

PREGUNTA: ¿Han cambiado mucho las cosas como dueña absoluta de tu carrera?
ZAHARA: El equipo que tengo a mi alrededor ahora solo potencia eso. Con ellos se termina de desarrollar y amplificar todo y veo que no estaba tan loca cuando proponía cosas que al principio de mi carrera parecía que lo eran.

PREGUNTA: ¿Qué papel ha jugado tu experiencia previa con la electrónica en el proyecto de _Juno con Martí Perarnau?
ZAHARA: Martí ha sido fundamental. Mucho antes de _Juno, en la gira de Astronauta, él me empezó a compartir conmigo sus gustos musicales y de su mano entré en cosas de la electrónica como Caribou; así me cambió el concepto de lo que era para mí ese mundo. En _Juno lo desarrollamos mano a mano con una electrónica nuestra, con la misma voz todo el rato. En este álbum, siendo las canciones más mías (las letras al cien por cien), él ha hecho un viaje brutal de intentar trasladar eso a la música, echando días a veces solo para una apertura o un filtro para darme lo que necesito. Ha sido un trabajo supergeneroso por su parte.

PREGUNTA: Por contraste, ¿cómo fue lo de atreverte con una copla para cerrar este disco?
ZAHARA: Una noche le contaba a Martí que se me había quedado pendiente hacer un disco de coplas, pero de coger coplas clásicas y cantarlas así, no modernas. Mi abuela me las cantaba y me parece un género muy maltratado, pero para mí encierra una complejidad reflejo de su contexto histórico. Nos vinimos arriba y terminé haciendo una copla para este álbum, que es de lo que más orgullosa estoy.

“La Zahara de siempre sigue ahí y no reniego de ella. Me encanta ese momento de quedarme a solas cantando Guerra y paz”

PREGUNTA: ¿Echas de menos volver a actuar?
ZAHARA: Necesito el escenario, más con este disco. No sé si lloraré en la segunda canción, pero necesito actuar para cerrar este ciclo. Con el disco terminé de abrir las heridas, de sacar la pus y ahora, para limpiar del todo, necesito tocarlo.

PREGUNTA: ¿Cómo van los preparativos para ello?
ZAHARA: Ya estamos ensayando, porque hay conciertos a la vista, por suerte muchos y ojalá la pandemia no nos haga cancelarlos o aplazarlos. Nos hemos inventado un formato solo con tres músicos en el escenario: Manuel Cabezalí, con guitarra, sintes y bajo, Martí Perarnau y yo. Martí va con los tres sintes con los que se ha hecho el disco: un juno, un prophet, un piano eléctrico Nord y una mesa de DJ, que es la clave, con una caja de ritmos para procesar y crear en directo todos los beats.

“El baile es todo. A mí me salvó”

PREGUNTA: ¿Habrá alguna estructura o juego visual concreto?
ZAHARA: Hemos intentado crear una especie de trilogía en el concierto, con una parte más pop, a medio camino entre lo que se conoce de mí y el nuevo lugar al que he ido. Luego habrá una parte acústica clásica, con la Zahara de siempre, que sigue ahí y que no reniego de ella. Me encanta ese momento de quedarme a solas con Martí cantando Guerra y paz. Pero todo acabará con una parte cien por cien electrónica, muy hard, muy techno, y en la que, aunque la gente esté sentada, yo me voy a dejar la vida en un momento de liberación plena y baile.

PREGUNTA: En este encierro nos hemos dado cuenta de lo importante que era bailar…
ZAHARA: El baile es todo. A mí me salvó. El documental de Taylor Swift ya me zarandeó y lo siguiente que hice fue ponerme su disco de 1989 y bailar por la casa. En ese baile me dije: ‘Tengo que hacer canciones’. Hasta que mi cuerpo no reaccionó a la música, mi mente no lo hizo.

PREGUNTA: Como escritora también, sería lógico pensar que este álbum se vaya a convertir en un libro posteriormente…
ZAHARA: De hecho está más concebido como un libro que como un disco, con capítulos para contar narrativamente los hechos tal y como estaban ordenados en mi cabeza, pero no me veo ahora con valor ni capacidad de enfrentarme otra vez a ello.

Zahara presentará el disco el 12 de mayo en la sala La Riviera de Madrid solo para invitados. Después iniciará su gira oficialmente el 21 de mayo en Valencia (A la llum de la lluna) y pasará, entre otras ciudades, por Granada (11 de junio, Noches Especiales), Barcelona (18 de junio, festival Jardins de Pedralbes), Zaragoza (Auditorio, 19 de junio) y Sevilla (10 de julio, Alive!).

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.