En nuestros Epic Concerts solemos preguntar cuál es el concierto que marcó la vida de una persona, aquél que la empujara a dedicarse a la música. No obstante, cada caso tiene su particularidad y cuando se viene de una familia de músicos, muy probablemente, lo que para uno era un evento en un estadio multitudinario, para otros es simplemente lo que se escuchaba en su salón un día cualquiera de la semana.


Para Alba Molina la música se vivió desde el minuto cero como un estilo de vida. Es nieta de Antonia Rodríguez (La Negra), e hija del dúo flamenco de Lole Montoya y Manuel Molina.

Alba comparte para APM cómo el contacto con la profesión de su familia le transmitió la pasión por la música:

“Para mi es natural estar en los ensayos, estar en los teatros. Desde chica siempre estaba en medio de la música, escuchando a mi madre y a mi abuela cantar”

Y continúa, “Como he vivido toda la vida en casa y no he sido nunca hija de otras personas, pues no sé cómo sería. Para mí es natural estar en los ensayos, en los teatros, en todo este mundo. No recuerdo exactamente un concierto que me inspirara a querer ser músico. Ya desde pequeña hacía música. Siempre estaba en casa, un sitio donde siempre había música y se bailaba de forma natural. Probablemente al ver a Lole y Manuel tuviera la sensación de querer subirme al escenario. Y fue solo eso: el querer subirme al escenario; ya que ser músico lo he sido desde pequeña. Siempre estaba inventando cosas. Mientras mis padres ensayaban yo me inventaba las segundas voces. Así que, si tengo que escoger, fueron mis padres.”

Al preguntarle si esto ha determinado su profesión, ella responde: “Ha tenido que ser así, supongo. La música forma parte de mi cultura, de mi enseñanza, el flamenco más que nada. Creo que todo viene de ser hija de Lole y Manuel, si no hubiesen sido mis padres, probablemente no hubiese sido cantante.”

“Recuerdo mucha alegría, en casa o en los conciertos. Recuerdo una continua fiesta. En mi casa siempre cantaba mi abuela, si ella no cantaba, cantaban mis primas. Todo es una forma de vida. Y esto ha influido mi carrera. Yo he hecho antes de todo: pop, música brasileña, música negra, blues, R&B, funky… me gusta todo tipo de música. Pero al final uno vuelve a sus raíces. Tengo 39 años y he pasado por todos los estilos de música y ahora he vuelto al flamenco. Es lo que siento ahora.”

Alba Molina se encuentra inmersa en su último proyecto: Caminando con Manuel. Un trabajo dedicado a los versos de su padre y que incluye la colaboración de Alejandro Sanz y Estrella Morente.

Sobre El Autor

Maca Arena

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.