Aunque imagino que a los promotores musicales les va a dar lo mismo, empezaré diciendo que llevo un par de años insistiendo en la ciudad en la que vivo, Barcelona, sobre la necesidad de que los periodistas y críticos musicales de la región nos asociemos y al mismo tiempo sumemos nuestra posible plataforma con las que ya existen en otros lugares del país. Insisto por distintos motivos: desde luchar contra la precariedad endémica del sector hasta analizar su pasado y presente e indagar en los mejores caminos para enfrentarnos al futuro, por poner un par de ejemplos. Y ahí sigo, aunque jamás hubiera imaginado lo complicado que es conseguir que profesionales de características distintas, formas de trabajar diversas y talantes, con visiones incluso divergentes en algunos aspectos, tome consciencia de lo mucho que tienen también en común y de lo importante que es comprender que estamos juntos en esto.

Siempre he pensado que trabajar duro por alcanzar objetivos compartidos es algo que enriquece no solamente a las empresas para las que trabajan los distintos profesionales, sino también a cada una de las personas que se suma a esa búsqueda de complicidades. Unir fuerzas para trabajar más y mejor, para evitar baches y aprender de los errores. Es posible que suene utópico y algo cándido, pero en realidad es algo muy posible. Únicamente es cuestión de voluntad y de ganas de sumar esfuerzos. Por ello llevo años defendiendo, y no solamente desde estas páginas, algo tan sólido y necesario como APM, esta Asociación de Promotores Musicales en la que anda muchísima gente metida. Porque, contra todo pronóstico, ha demostrado que se puede y que, además, es posible perdurar en el tiempo y crecer y crecer.

Soy consciente de que, hasta llegar aquí, el camino ha sido largo, en ocasiones tortuoso, y que muchos habrán pensado en tirar la toalla, pero el caso es que son ya veinte años de asociación. Dos décadas de entender que el secreto está en sumar y en entender la idiosincrasia de las distintas compañías, sean estas grandes, medianas o pequeñas. Solamente así se comparten logros y avances, y se consigue que el horizonte ya no sea algo inalcanzable.


Este texto de Joan S. Luna, redactor jefe de Mondo Sonoro, ha sido originalmente publicado como apertura de la sección 20 años del ‘Anuario de la música en vivo 2020 – Especial XX Aniversario‘.

Descarga aquí el ‘Anuario de la música en vivo 2020 – Especial XX Aniversario’para acceder a más contenidos como este.

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.