Al hablar de música, a menudo se confunde clásica con antigua, como si no hubiera nada nuevo en este ámbito desde la época victoriana. Esta constatación es la que empuja a Alex Ross -crítico musical en The New Yorker- a escribir ‘El ruido eterno’, un paseo por el siglo XX a través de su música clásica.

El título, The rest is noise en inglés original, juega con el cierre de Hamlet, cuando dice The rest is silence (traducido al castellano como el silencio eterno).

Ross crea una telaraña donde entrelaza historia, movimientos sociales y corrientes artísticas a través del huso de la música clásica. Con una visión poco eurocentrista, establece una conexión entre los acontecimientos históricos más importantes y los autores más influyentes.

Así, parte de la Viena de Mahler yempieza un recorrido por el París de los ballets rusos, con autores como Stravinsky y Debussy; ahonda en el Berlín de entreguerras, y visita la Unión Soviética de Stalin de la mano de Shostakovich, para acabar en los Estados Unidos del pop y el rock.

Una buena obra que se convirtió en best seller y que acercará la música clásica a los profanos en la materia de forma muy amena.

El ruido eterno
Autor: Alex Ross
Editorial: Seix Barral
Páginas: 800 páginas
Precio: 24 €

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.