· El sistema de pago a través de una pulsera empieza a ser predominante en los grandes eventos. El Cruïlla Barcelona se suma a la tendencia de olvidarse de billetes, monedas y tickets

Ya está, es una realidad que ha llegado para quedarse. El sistema ‘cashless’ de pago a través de una pulsera inteligente se está imponiendo en los festivales de música españoles. El Low Festival lo intentó con éxito el año pasado en su zona VIP. Este 2015 el Sónar lo ha implantado como único método de pago en todo el festival, con resultados positivos. Y el Cruïlla Barcelona, que se celebra en la capital catalana del 10 al 12 de julio, se presenta como el primer festival ‘full cashless’ del mundo asociado con PayPal, líder en la transferencia de pagos online.

¿Cuál es la clave del triunfo de este método de pago? Existe una razón muy simple: bien aplicado, contribuye en gran manera a la comodidad de los asistentes y facilita la vida a la organización y a sus trabajadores. Si la tecnología funciona, y cada vez hay más garantías para que esto sea así, el sistema es eficaz, reduce las colas y fomenta una mayor rapidez y seguridad en las transacciones. En un momento en el que la mayoría de gente se está acostumbrando a pagar online (sin ir más lejos, casi la totalidad de los asistentes a dichos festivales compran sus entradas por Internet), la implementación de un sistema cashless es un paso obvio.

Hablando de pasos adelante, el que da el Cruïlla es bastante grande en este sentido. El festival barcelonés, que este año celebra su nueva edición con Kendrick Lamar, Jamie Cullum o Lauryn Hill entre sus artistas más destacados, abraza la fe ‘cashless’ en toda su extensión. Al igual que hizo el Low el año pasado, ha llegado a un acuerdo con PayPal, pero en este caso se aplicará en todo el festival. Todos los que pasen por el Parc del Fòrum entre el 10 y el 12 de Julio recibirán una pulsera inteligente que los identificará de forma única. La pulsera les servirá de monedero electrónico, que se puede cargar con dinero desde casa, desde la App del Festival o en cualquier punto de las barras dentro del recinto, si el usuario dispone de cuenta PayPal.

Posibilidad de carga previa
Este sistema supone una diferencia notable respecto al aplicado, por ejemplo, en el Sónar, donde la única forma de cargar el monedero electrónico era en unos stands específicos en el recinto. En el festival de música avanzada celebrado a mediados de junio el sistema funcionó bastante bien, sin grandes colas ni quejas de los usuarios. Cruïlla, sin embargo, quiere ir más allá dando la posibilidad de cargarlo desde casa. Para promoverlo, cuentan con el apoyo de su principal patrocinador, la cervecera catalana Damm, que ofrece productos gratuitos para aquellos que realicen la carga previa desde sus hogares. Cuando faltaban más de dos semanas para el inicio del festival más de 100 personas ya habían realizado dicha carga previa.

La asociación con PayPal también es clave. Según explica el director del festival, Jordi Herreruela, la empresa “garantiza unos requisitos de seguridad muy elevados por nuestra parte tanto en el chip como en las transacciones”. Herreruela también apunta que PayPal permite “el retorno sin ningún tipo de comisión del dinero cargado en el monedero electrónico que no se ha gastado”.

Tecnología para mejorar la experiencia
El festival Cruïlla BCN contará con barras donde se podrá pagar en metálico o con tarjeta de crédito, pero los organizadores confían en que tengan un uso muy minoritario. Desde su punto de vista, no hay motivos para renunciar al cashless. “La tecnología debe estar al servicio de las personas, su evolución solo tiene sentido si mejora la experiencia de los asistentes”, recalca Herreruela. Conseguir un servicio rápido, fácil y seguro, que ahorre colas y permita a la gente estar para lo que tiene que estar –los conciertos- redunda en el principal objetivo del festival, según su director: la comodidad del público.

Desde sus inicios, el Cruïlla Barcelona ha querido diferenciarse del resto de festivales por este camino. “No queremos ser el festival que congrega más público, sino el que ofrece un mejor servicio”, resuelve Herreruela. Escenarios cercanos el uno al otro, calidad de sonido especialmente cuidada, conciertos de hora y media para que los artistas puedan desarrollar todo su potencial, cabezas de cartel que no se solapan entre sí o una amplia oferta gastronómica en el recinto son algunas de las características del evento, a las cuales se suma ahora el sistema cashless para disfrutar de la experiencia sin ningún tipo de ataduras.

Sobre El Autor

Vern Bueno

Vern Bueno (Barcelona, 1982). Periodista. Redactor del Anuario de la Asociación de Promotores Musicales. Anteriormente, corresponsal y cronista de conciertos en Agencia EFE.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.