Tomorrowland da el estirón en su décimo aniversario

Está a punto de entrar en la adolescencia y se nota. El macrofestival de música electrónica Tomorrowland, que se celebra en la localidad belga de Boom, nació en 2005 como una cita de un solo día, pasó a dos en 2007, tres en 2011 y este año sube la apuesta a seis. Esta ampliación a dos fines de semana es una declaración de intenciones (quiere ser el festival más importante del mundo de su género) y a la vez un claro desafío para otros eventos como Ultra Music Festival y Coachella.

Tomorrowland quiere celebrar su décimo aniversario por todo lo alto y ha reunido a un cartel de lujo con artistas como David Guetta, Skrillex, Tiësto, Avicii y Armin van Buuren, que ya estuvo en la primera edición. Electrónica, trance, minimal, house y techno inundarán 10 escenarios repartidos en la gran explanada de este municipio cercano a Amberes, donde los asistentes también podrán acampar y cubrir todas sus necesidades.

El crecimiento de este festival también es palpable en su apuesta por las nuevas tecnologías. La novedad del año es una pulsera que, cuando se pone en contacto con la de otra persona, la agrega de forma directa al Facebook. Una herramienta con la que los organizadores quieren facilitar que los asistentes conozcan a nuevas personas, a la vez que les permite a ellos conocer mejor a su público y saber su perfil socioeconómico y sus gustos y preferencias.

Más de 180.000 personas volaron desde todas partes del mundo hasta Bélgica para asistir a esta cita en 2013, una cifra exponencialmente superior a los 10.000 asistentes registrados en 2005. La duda es, ¿doblando los días se doblarán los asistentes?

Por otra parte, este año se consolidará la itinerancia del festival, que en septiembre desembarcará por segunda vez en Atlanta (Estados Unidos), con su versión TomorrowWorld, que durará tres días. Y en 2015 seguirá con su expansión con una nueva edición en la ciudad brasileña de Sao Paolo.

El lema de Tomorrowland es “Ayer es historia, hoy es un regalo y mañana un misterio”, pero el camino que ha emprendido augura un futuro en el primer plano de los grandes festivales del planeta.