Sigue la vida en el sector cultural, pese a las restricciones

Fuente: El Periódico

El sector cultural, castigado por las cancelaciones acumuladas de estos pasados años, prevé una avalancha de superconciertos para 2022. A consecuencia de la pandemia, hay una redoblada oferta de giras acumuladas y aplazadas para este año. Actualmente, hay fechas cerradas en todo tipo de espacio, ya sean escenarios, salas o grandes estadios.

LA AGENDA DE CIUDAD DE BARCELONA BATE RECORDS HISTÓRICOS

En la Anella Olímpica de Barcelona, por el momento, hay programados 180 eventos que representa un 20% más que en 2019. De esta programación, el 83% son musicales, que traen consigo mismo un millón y medio de espectadores, y el 50% de los espectáculos musicales serán de artistas internacionales.

Hay un antes y un después en la industria musical teniendo en cuenta los dos años de parálisis que carga el sector, aunque con las nuevas restricciones parece que la recuperación será más lenta de lo esperado, los números son favorables y muy positivos. Los escenarios más multitudinarios en Barcelona, como el Palau Sant Jordi, el Estadi Olímpic y el Parc del Fòrum, preven que este 2022 sea el año de la remontada y esperan realizar 223 acontecimientos, de los cuales el 80% son musicales y 178 conciertos, los cuales atraen a dos millones y medio de asistentes.

Los datos reflejados anteriormente son fechas cerradas y anunciadas por los promotores, sujetas a posibles cambios por la situación pandémica. Hay algunos casos, como el Primavera Sound, Bryan Adams o Iron Maides que las entradas están ya agotadas.

UNA GRAN OPORTUNIDAD PARA LOS ARTISTAS PEQUEÑOS Y MEDIANOS 

La nueva variante Ómicron transmite incertidumbre en el sector, sobre todo en las giras internacionales las cuales se tienen que organizar con meses de planificación y requieren de una gran inversión de producción. Por ese motivo, a los artistas internacionales les resulta costoso tener una estabilidad futura en una gira internacional, donde la situación de cada país es distinta. En el caso de Bruce Springsteen ha decidido aplazarla para 2023.

Hay mucho más margen de maniobra para los artistas pequeños y medianos. Cuentan con un personal reducido y que puede improvisar con más facilidad, además de que llevan consigo a un público numericamente inferior. Por gira necesitan entre 20 o 25 personas y un aforo de entre 2.000 a 5.000 asistentes, a diferencia de la internacional que necesita un centenar de personal y llenar un estadio de asistentes.

Hay un futuro esperanzados para las salas, teatros y auditorios porque necesitan un aforo más reducido, que en el caso de los arenas y estadios. Aunque, en este año, tanto en recintos pequeños como en recintos grandes hay una problemática real y es que no quedan fechas libres para este 2022 y con ello, algunos promotores han manifestado el exceso de oferta si todos los conciertos finalmente se llegan a realizar.

¿CÓMO SE PRESENTA EL FUTURO?

El año ha empezado, que en Cataluña con las últimas restricciones decretadas por el gobierno, han afectado directamente al aforo de las salas de concierto y locales icónicos como Razzmatazz, Apolo o Luz de Gas que han cancelado su actividad, de momento, hasta el 6 de enero. En Logroño, se pudo celebrar el Festival Actual que ha vuelto a inaugurar el año, pero han realizado significativos recortes en la programación y han aplicado una vigilancia extrema en el pasaporte covid.Pero de cara al futuro, la perspectiva de verano pinta muy intensa con un Primavera Sound de diez días, el Sónar y macroconciertos como los de Dua Lipa, Red Hot Chili Peppers, Fito & Fitipaldis y Marc Anthony, con el Cruïlla, Rock Fest, Pedralbes, el Grec, Iron Maiden, Alicia Keys y el Canet Rock. Algunos artistas hay preferido esperarse al otoño, como The Cure o The Black Crowes.