Rockvolución empresarial: Si puedes soñarlo, puedes hacerlo

Uno de los grandes ejemplos de las posibilidades de un solista lo encarna el sobrehumano Michael Jackson. De él se cuento que tenía «oído total», es decir, que era capaz de identificar exactamente si una nota que estaba oyendo era, por ejemplo, un Mi bemol o un Re, algo que pocos músicos pueden hacer. La leyenda de Jacko lleva décadas viva y con su muerte la leyenda se ha perpetuado y se ha engrandecido. Fue sorprendente y sobrecogedor comprobar la respuesta de sus fans en todo el mundo ante su inesperada muerte, a pesar de años y años de polémicas en tribunales y en la prensa amarilla (y no tan amarilla) a causa de diversos temas conocidos por todo el mundo.

Michael jackson fue un creativo y un innovador que llegó a inventar ingenios para dotar a sus conciertos en directo de una espectacularidad sin precedentes, mezclando la magia con la música. Como ven, de nuevo, las mezclas son el camino para llegar a los corazones de la audiencia.

De Jackson me quedo especialmente con una de sus frases, que es una auténtica lección para cualquier organización que se dirija a un público: «Si puedes soñarlo, puedes hacerlo». Esa frase ejemplifica perfectamente el espíritu de los emprendedores que han creado sus empresas, que las están creando ahora y que las crearán en el futuro. Porque, ¿no lo saben?, el futuro ha sido siempre de los emprendedores. Ya saben que «no hay nada más peligroso que un hombre con un plan». Y ahí tenemos a Michael Jackson para demostrarlo. Él tuvo sueños, los convirtió en planes y los hizo realidad por completo. Pero en todo ese proceso, a pesar de ser un solista, tuvo una ayuda inestimable de la mano de su productor, que le ayudó a encontrar y definir su estilo y a crar un producto que rompió todos los límites y batió todos los récords. Ese hombre fue Quincy Jones, y aquel producto, el álbum ‘Thriller’.

¿Qué tenía de especial ‘Thriller’? Para empezar, antes de producir el disco, y de hecho antes de producir el anterior ‘Off the wall’, Jackson y Jones pasaron semanas estudiando lo que sonaba en aquella época, los estilos que triunfaban, los sonidos interesantes, los ritmos, las tendencias. Escucharon centenares de temas de la época realizando un auténtico análisis del mercado, un perfecto benchmarking. De ese modo definieron un estilo y un sonido moderno, innovador, diferenciador, que comenzó a enamorar a los fans con la eclosión de ‘Off the wall’ y que explotó definitivamente con ‘Thriller, un álbum que incorporaba sonidos de bajo sintetizado, que desde entonces fueron el sello de su música, y que estaba lleno de singles.

De la oferta musical de Jackson destaca su tremenda variedad rítmica. En término empresariales, ‘Thriller’ fue un producto que no trataba de dirigirse a ningún segmento en concreto del mercado de amantes de la música, sino a todos ellos por igual. Había canciones para todos los gustos. En un mundo en el que la mayoría de empresas segmenta sus productos, la opción de no segmentar puede ser una buena opción también para lograr crear mercados más grandes, permitiéndoles creceer antes de «ennicharlos» debido a una segmentación excesiva y realizada a destiempo.

Michael Jackson fuer para el pop lo que Jimi Hendrix para el rock o lo que James Brown para el soul: después de ellos nada volvió a ser igual.