Rockvolución empresarial: Así se compone una canción

Hay muchas maneras de crear una canción. A veces, alguno de los miembros de la banda, mientras practica en solitario, encuentra una melodía o un ritmo, o lo que los músicos denominamos un “motivo” musical. A partir de él, si su concentración es suficiente y tiene tiempo, puede acabar desarrollando todo un tema completo. Más tarde propondrá su idea al resto del grupo, la interpretará para ellos esperando que les parezca interesante y les inspire a componer sus partes instrumentales para completar la canción. Frecuentemente el “descubridor” de uno de esos motivos no sabe llevar el motivo más allá y componer la estructura completa. Entonces planteará su “pieza” al resto de la banda pidiéndoles ayuda para encontrar otras piezas que contribuyan a completar la canción. Por cierto, ¿hacemos esto en el mundo de la empresa?

Otra de las maneras de componer es sencillamente ponerse a improvisar juntos durante un buen rato. Lógicamente la banda tenderá a crear una música que funcione, primero rítmicamente, y luego armónicamente. Este es uno de los métodos que más me gustan, aunque depende de que todos los músicos tengan una sintonía especial y energías para realizar el “experimento”. He entrevistado a muchas bandas y siempre les pregunto cómo es su proceso creativo. Algunas utilizan exclusivamente este sistema, con lo cual su música surge del trabajo en equipo, puramente. Eso me parece admirable.

Una de mis badnas preferidas en el ámbito del hard rock es Deep Purple. El 1971, el grupo viajaba en autobús hacia Portsmouth. Con ellos viajaba un periodista, que preguntó al grupo cómo componían sus canciones. Ritchie Blackmore (guitarrista de la banda y héroe de la guitarra para generaciones de fans) le miró y dijo: “Pues mira, así”, y empezó a tocar un riff obsesivo en la nota Sol. Entonces Ian Gillan se puso a cantar versos improvisados sobre ese riff. Al lelgar a su destino recuperaron la idea y la maduraron. Aquello se convirtió en ‘Highway Star’, una de sus canciones más lelgendarios y uno de los mayores himnos del rock de todos los tiempos.

Ya ve de qué manera más tonta somos capaces de ser creativos. Ya lo decía Wynton Marsalis: “Nadie tiene que buscar la creatividad, pues todos nacemos con ella. Lo único que hay que hacer es no ponerle barreras”.