Reino Unido se prepara para un gran resurgimiento del sector de la música en vivo

Créditos a IQ.

La industria de la música en vivo británica se prepara para un gran resurgimiento del sector tras los problemas causados por la pandemia.

Will Page, ex economista jefe de Spotify y PRS for Music, ha presentado un análisis del gasto de los consumidores de música en vivo y música grabada desde 2019.

EL AUGE DE LA MÚSICA GRABADA

«Barcos que se cruzan en la noche»; así es como Page describía las industrias de la música en vivo y grabada británicas durante el confinamiento de 2020.

Los streaming se convirtieron en un ‘stock para quedarse en casa’, lo que impulsó el crecimiento de los suscriptores y los volúmenes de transmisión. Por el contrario, la industria de la música en vivo se vio afectada por las restricciones que la pandemia exigía.

A raíz de esto, el gobierno británico anunció un paquete de financiación de 1600 millones de libras esterlinas destinado a las artes y, posteriormente, lanzó un plan de seguro de 750 millones para los eventos en vivo que se realizaran al año siguiente.

En 2019, los asistentes a conciertos del Reino Unido gastaron 1,7 mil millones de libras en entradas para conciertos, una quinta parte más que los 1,4 mil millones invertidos en música grabada. En el año 2020, esta última se aceleró en un 6% hasta llegar a los 1,5 mil millones.

El éxito del streaming continuó en 2021, mientras que la industria del directo recuperó parte de sus pérdidas al recaudar 700 millones de libras en taquilla. Gracias a los eventos al aire libre, las ventas aumentaron en más de un cuarto de mil millones, elevando su participación a un récord del 45%.

EL SECTOR DE LA MÚSICA EN VIVO, MÁS FUERTE QUE NUNCA

No obstante, para este año, se augura un gran resurgimiento de la industria del directo. James Taylor, responsable del equipo comercial del Estadio de Wembley, ha explicado que este verano se preparan para llevar a cabo un récord de 16 conciertos con la asombrosa cifra de 1,3 millones de entradas vendidas.

«La música es la alquimia en la habitación que nos une», recuerda Page, y es por eso que, con la pandemia finalmente detrás de nosotros, se espera una gran mejora para el sector.

«Si el ‘nosotros’ colectivo lo hace bien, será más como una honda que como un rebote». Con estas palabras, el ex economista apela a una unión de políticos, profesionales e intérpretes para realzar de nuevo la industria.