Los Community Managers lo tienen claro: las redes sociales son una herramienta imprescindible para promocionar un festival y mantener al público informado en todo momento. Las cifras de eventos como el Sónar (con más de 85.000 followers en Twitter) o el Arenal Sound (con 425.000 likes en Facebook) demuestran la importancia de la comunicación 2.0.

Plataformas como Twitter, Facebook, Pinterest, Instagram, Flickr o Spotify permiten a los organizadores estar en contacto e interactuar con sus seguidores al instante. Pero tener presencia en las redes no garantiza el éxito. Tal y como apuntan desde el Departamento de Redes Sociales del Low Festival, “antes del festival es necesario trazar una hoja de ruta para saber los hitos de comunicación más importantes del evento y planificar la mejor estrategia de comunicación”.

Tono: cercano y riguroso

A la hora de dirigirse a sus seguidores, los grandes festivales como el Low, el Primavera Sound, el Sónar o el Cruïlla Barcelona siguen la misma premisa: un tono desenfadado, cercano, joven y motivador. Características que en ningún caso están reñidas con la rigurosidad. Toda la información que se ofrece desde los canales oficiales está contrastada y supervisada para que el público tenga acceso a las últimas noticias y novedades relacionadas con el evento.

Fomentar la participación: concursos y acciones promocionales

A medida que se acercan las fechas de los festivales, a través de las redes sociales se organizan concursos y diferentes acciones promocionales que buscan, por un lado, fidelizar al público y, por otro, animar a que participen activamente.

Entradas gratuitas, noches de hotel, setlists firmadas por las bandas que actúan, upgrades a VIP o viajes son algunas de las recompensas que ofrecen los organizadores a través de sus concursos 2.0. Un recurso que mantiene a los seguidores activos y genera expectación y movimiento en la red.

Primavera Sound: un modelo de éxito

Y si alguien debe coronarse como el festival rey a la hora de generar expectación en la red, este es sin duda el Primavera Sound que consiguió el momento de más engagement de 2013 en redes sociales con la gala en directo en la que anunciaron su cartel definitivo.

Huyendo de la tradicional rueda de prensa de presentación, el Festival Primavera Sound apostó por crear un evento en la Sala Apolo de Barcelona con actuaciones en vivo que dieron paso a un vídeo en el que, con la música de fondo de Glass Candy, iban apareciendo los nombres de todos los grupos del cartel. Un original e innovador evento que logró que el 72,5% de sus seguidores en Facebook comentara la jugada.

Y en este 2014, nueva sorpresa: la organización presentó el cartel mediante una pequeña película titulada ‘Line Up’ en la que se podían encontrar los nombres de los artistas en cualquier sitio (en la camiseta de los protagonistas, en carteles, en carátulas de discos…) El reto está en descubrirlos todos. Para los más despistados, al final del vídeo aparecen todos los grupos por orden alfabético.

La importancia del ahora

Cuando empieza el festival, el concepto que toma más fuerza es el ‘ahora’: qué está pasando y dónde está teniendo lugar. Estén o no presentes en el festival, los seguidores están informados al momento de todo lo que sucede a través de fotos, vídeos y pequeñas entrevistas que los organizadores cuelgan en las redes sociales.

Un contacto directo e inmediato con el público marca la diferencia, sobre todo cuando se trata de resolver dudas y contestar a las consultas que pueden ir surgiendo a lo largo del festival.

Los seguidores también pueden participar de esta inmediatez utilizando los hashtags propuestos por la organización. De esta manera pueden recuperar todas las informaciones que se han ido colgando y mantenerse al día. Algunos festivales apuestan por crear una sola etiqueta para todos los días, como el caso del #cruilla2014 o el #LowFestival de este año (estrategia utilizada para fijar el nuevo nombre que antes era Low Cost Festival) y otros crean un nuevo hashtag para cada concierto, muchos de ellos generados espontáneamente por los propios asistentes.

Y después del festival… ¿qué?

El trabajo no termina cuando acaba el último concierto, ni mucho menos. Los canales de los festivales más importantes siguen compartiendo información a diario con sus fans.

En el caso del Cruïlla Barcelona, por ejemplo, continúan motivando a los asistentes pidiéndoles su opinión sobre el festival para poder mejorar la edición del año que viene. Y en el twitter del Sónar ya se ha avanzado la posibilidad de comprar los abonos a precio reducido para el 2015.

Después del festival es el momento de hacer valoración, revelar las cifras de asistentes, compartir las crónicas de los periódicos, colgar galerías de imágenes realizadas por el público e ir avanzando las novedades que surjan para la próxima edición para que los impactos en la red no decaigan.

Trabajo, empatía, amabilidad, paciencia y mucha dedicación son algunas de las claves para que un festival sea un éxito 2.0.

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.