Pablo López firma con Unikornio su obra más ambiciosa. Ampulosa, dinámica, el malagueño habla con Apmusicales de este cuarto disco de estudio que habla del síndrome que le afectó en los últimos años a causa del éxito como el que vivió en su primer concierto en el Wizink Center en 2018.

PREGUNTA: Este disco vuelve a tener mucho de banda sonora, más incluso que el anterior Camino, fuego y libertad (2017), como comentabas en la anterior entrevista. ¿Qué te atrae de ese tipo de música?
PABLO LÓPEZ: Lo que más consumo es este género, que te permite hacerte tú la letra en la cabeza; toda esa plasticidad es la que ha hecho que me haya enamorado de hacer canciones así.

PREGUNTA: ¿Has dejado de buscar la perfección musical?
PABLO LÓPEZ: Ojalá pudiera decir que ya no busco esa perfección en la música, que por otro lado es tan humana que es imperfecta. Lo que más necesito es llegar a disfrutar en tiempo real de lo que estoy creando. Es muy difícil ser actor de Pulp Fiction y estar viéndola a la vez, pero yo tengo esa utopía.

PREGUNTA: ¿Dirías que eres muy obsesivo con tus discos?
PABLO LÓPEZ: El estudio es el momento masoquista que te lleva a la neurosis del escenario.

“Para mí, el estudio es el momento masoquista que te lleva a la neurosis del escenario”

PREGUNTA: En tu debut en el Wizink Center en 2018, con toda la banda y el aforo completo, se te veía entusiasmado, adrenalínico. ¿Cómo lo viviste?
PABLO LÓPEZ: Puedo decir con total honestidad que estaba muy abajo en realidad; estaba en la curva de un síndrome de Stendahl. Esa imagen me produjo una neurosis que me asustó y me dejó un vacío importante que me duró un año y pico de confusión.

PREGUNTA: ¿Qué es lo que te sobrepasó?
PABLO LÓPEZ: No es solo porque hubiese allí 14.000 personas, que es hermoso, sino por estar tocando con tres tíos en un escenario, mirar hacia arriba y tener 136 focos, una orquesta detrás tocando, amigos esperando… También el plantarte al piano, escucharte bien, probar y divertirte, bajar a la pista, pensar qué colgado se habría comprado una canción para estar allí, ir al camerino y que te ayudase gente profesional a que todo estuviese en su sitio…

PREGUNTA: ¿Cómo te afectó?
PABLO LÓPEZ: Me intoxiqué de belleza, tuve un empacho, como si sufriera el síndrome de Stendhal de una manera sintomática. Me puso complicadas las cosas y aún estoy en proceso de desintoxicación. Tengo que asimilar que a veces hay que aburrirse.

“En el Wizink Center estaba muy abajo en realidad, en la curva de un síndrome de Stendahl”

PREGUNTA: El aburrimiento es muy importante…
PABLO LÓPEZ: Sí, hace tiempo que busco aburrirme. Siempre ando acompañado, que es otro de mis errores. Ahora en los días de concierto siempre pido una horita para no hacer nada, mirar Instagram y leer las cosas que no me interesan nada. Así, en el momento que salgo, me entra un gusto que soy el rey de la fiesta.

PREGUNTA: ¿Te identificas con el Elton John de la película de Rocketman?
PABLO LÓPEZ: Me marcó esa peli y lo peor es que la vi con mi madre. Fue como ver una película de adultos con ella. Era todo tan explícito… Obviamente yo no he ido a rehabilitación ni nada de eso; me refiero a todo lo que tiene que ver con sentir desmesuradamente y los peligros que eso puede contener. Toca tres puntos que no se pueden explicar mejor al que no lo ha vivido: esa sensación de belleza extrema y de enamorarse constantemente, de cómo todo lo que es vital en tu vida empiezas a pasarlo por alto y, sobre todo, del momento cuando está tocando.

PREGUNTA: ¿Cómo te planteas esta gira?
PABLO LÓPEZ: Vamos a intentar llegar a lo que originalmente era Unikornio, frustrada por estas circunstancias. Más que pretenciosa, era una especia de autorregalo, porque íbamos a ir con todo. Ahora vamos a hacer un prólogo de lo que será la gira e inmediatamente después, unos tres meses, cumpliremos un sueño que nos permiten las circunstancias.

PREGUNTA: ¿Un regalo de las circunstancias?
PABLO LÓPEZ: En vez de tomárnoslo negativamente, vamos a sacarle provecho. Nos vamos a establecer en ciudades durante varios días con el objetivo de llegar al máximo número de personas posible en un formato más reducido. Será una gira que no olvidaremos jamás, porque nos va a enseñar muchísimo a futuro.

Pablo López iniciará la gira de Unikornio en el Trui Teatre de Palma de Mallorca, donde permanecerá del 2 al 4 de abril. Luego pasará por A Coruña (Coliseum, 9, 10 y 11 de abril), Valencia (Palacio de Congresos, del 21 al 25 de abril), Barcelona (Teatro Coliseum, del 3 al 8 de mayo), Murcia (Auditorio Víctor Villegas, 14 y 15 de mayo), Zaragoza (Palacio de Congresos, 22 y 23 de mayo) o Madrid (Teatro Rialto, 8 al 13 de junio).

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.