Ariana Grande es inmensa. Lo demostró en una carta a sus fans unos días después del atentado suicida que tuvo lugar en Manchester del pasado 22 de mayo, lo hizo al visitar por sorpresa a algunos de los heridos en el hospital infantil de la ciudad y lo ha vuelto a hacer este domingo en el concierto benéfico en homenaje a esas 22 personas que fueron asesinadas. En lugar de tirar la toalla, en lugar de ceder al miedo, la artista ha vuelto a la ciudad para dar otro concierto, pero esta vez más grandes, acompañada de Justin Bieber, Coldplay, Take That, Katy Perry, Pharrell Williams, The Black Eyed Peas, Miley Cirus, Usher y Robbie Williams, entre otros.

Un total de 50.000 entradas despachadas en solo 20 minutos: 35.000 vendidas a 45 euros y las otras 14.200 ofrecidas gratuitamente a los que habían asistido al primer concierto y querían volver. Según la organización, además, hasta 10.000 se quisieron obtener gratis sin cumplir los requisitos e incluso llegó a haber boletos en reventa por 1.370 euros. Pero el diario El País afirma que la plataforma en la que se ofrecían se comprometió a luchar contra “los que quieren aprovecharse de la tragedia”.

Old Trafford fue el lugar elegido, y contó con una presencia importante de agentes de la policía y otras fuerzas armadas. Como evento global, el show se retransmitió por MTV en 180 países con el objetivo de alentar las donaciones hacia las víctimas. Ariana Grande, admirable.

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.