Miss Caffeina y Varry Brava emprenden una gira conjunta bajo el nombre de Dancetería, una iniciativa poco usual en la música en vivo en España con la que aspiran a integrar públicos y reivindicar su amor al pop sin prejuicios, tal y como cuentan sus respectivos vocalistas, Alberto Jiménez y Óscar Ferrer, en esta charla con Apmusicales.

PREGUNTA: ¿Cómo surgió esta gira conjunta de Dancetería?
ALBERTO JIMÉNEZ: Nuestro mánager, que es el mismo, consideró que nos unía un mismo concepto musical que es el amor al pop. Empezamos a desarrollarlo para que no fuesen dos conciertos unidos, sino otra cosa diferente, aunque en el concierto hay espacios separados en los que cada banda toca sus temas, pero se van uniendo hasta conformar una gran banda, “una superbanda”.
ÓSCAR FERRER: A nosotros Miss Caffeina nos parece un grupo de bandera. ¿Con qué cara íbamos nosotros a ir a proponerles esta idea?

PREGUNTA: ¿Qué ha sido lo más complicado de montarlo todo: la lógistica, la toma de decisiones…?
ALBERTO JIMÉNEZ: Eso ha sido más fácil de lo que yo pensaba. Cuando llevas tantos años como estas dos bandas, ya tienes una forma de trabajar muy concreta como para que venga alguien a cambiarte algo, pero no, ha sido muy fácil. Quizás también porque en ambos casos, cada integrante tiene una función y se delegan cosas de unos a otros. Si todos opináramos de todo, sería imposible.
ÓSCAR FERRER: Hacer una cosa así es muy atrevida y requiere un esfuerzo brutal y de coordinación de un equipo enorme. Llevamos meses currando. A nosotros a nivel personal nos gusta crecer en el escenario e invertir todo lo posible para hacer siempre el mejor show, porque esas son las bandas que nos gustan.

PREGUNTA: Os une “el amor al pop”. ¿Qué os separa como bandas?
ÓSCAR FERRER: A nivel personal valoro mucho el orden, la corrección y la estética que he visto que proyecta Miss Caffeina. Nosotros nos hemos esforzado también en eso, pero quizás con un enfoque más punki, más caótico (risas).

PREGUNTA: ¿Algo más?
ALBERTO JIMÉNEZ: Por ejemplo, nos diferenciamos en cómo se formaron los grupos. Ellos se conocen desde niños y nosotros lo hicimos ya de adultos para hacer la banda. Llevamos ya 13 años y tenemos mucha confianza, pero de base no éramos colegas.
ÓSCAR FERRER: Lo nuestro fue juntarnos a hacer canciones, porque no había nada que hacer y de repente había que darle forma, tener algo que decir.

PREGUNTA: Tocáis en cuatro espacios y ciudades muy diferentes. ¿Ha servido este proyecto para daros cuenta de algo?
ALBERTO JIMÉNEZ: Pues pensábamos que teníamos más público en común, pero luego nos dimos cuenta de que no.

“Pensábamos que teníamos más público en común”

PREGUNTA: Habéis hecho una canción, Nadie sabe tu nombre, que es como una reivindicación de la música sin prejuicios. ¿Por qué? ¿No es supuestamente el mundo ‘indie’ un territorio más libre?
ALBERTO JIMÉNEZ: En la escena alternativa, nosotros hemos sentido muchas veces que no encajábamos, y ellos igual, quizás por eso no somos el prototipo de artista ‘indie’.
ÓSCAR FERRER: Si ser ‘indie’ es ser prejuicioso y no abrir puertas a nuevos caminos en la música, si no es libertad, yo me doy de baja del ‘indie’.

PREGUNTA: En España no se ve a menudo esta fórmula de gira conjunta, más allá de los casos de Corizonas o, recientemente, el “show” de Zahara e Iván Ferreiro…
ÓSCAR FERRER: Esto es más común de lo que parece. La mayoría de los singles que ahora se estrenan son colaboraciones, incluso en distintos idiomas. En las giras no se ve tanto porque técnicamente es más complicado de desarrollar.

PREGUNTA: ¿En qué momento pilla esta gira el recorrido tanto de Miss Caffeina como de Varry Brava?
ALBERTO JIMÉNEZ: A mí me hace mucha ilusión tener que aprenderme canciones que no me sé. Es como un balón de oxígeno después de un año de gira con el último disco.
ÓSCAR FERRER: Podemos hacerlo. Con un disco a punto de salir, como nosotros, sueles estar muy centrado en los adelantos, pero hay tiempo para todo.

PREGUNTA: ¿El número de cuatro conciertos con el que arrancó Dancetería está cerrado completamente?
ÓSCAR FERRER: El show está montado y eso supone una pequeña puerta abierta a que pueda haber alguno más, pero no queremos precipitarnos.

“Nos gustaría que alguno de estos conciertos se grabase”

PREGUNTA: ¿Sería muy imposible pensar que eso se convierta en un disco de estudio conjunto?
ALBERTO JIMÉNEZ: Un disco lo veo imposible. Ya nos ha costado sincronizar los tiempos y las agendas para un solo tema. Grabar en el estudio es un proceso más tedioso que actuar, pero lo que sí me gustaría que es que alguno de estos conciertos se grabase.
ÓSCAR FERRER: Somos dos bandas que no tenían pensado juntarse, que empiezan haciendo un tema, luego una gira y, dentro de unos meses, quién sabe si coincidiremos haciendo un tema para que otra persona la cante. Estas cosas siempre abren caminos.

PREGUNTA: ¿Al menos hay un grupo común ya de Whatsapp?
ÓSCAR FERRER: Sí, hablamos mucho de música antigua que nos gusta, porque tenemos muchos puntos en común.

PREGUNTA: ¿Cómo será la puesta en escena?
ALBERTO JIMÉNEZ: No son grandes cosas como nos gustarían. Cuando tenga una plataforma elevadora como la de JLo me quedaré contento, pero de momento no se puede. Hay una escaleta hecha con las entradas y salidas y contamos con uno de los mejores técnicos de luces detrás del espectáculo y casi más gente fuera del escenario que dentro, y eso que seremos diez.

Dancetería, de Miss Caffeina y Varry Brava, pasará este viernes 14 de febrero por el Pabellón 1 de Feria de Madrid, por la sala Razzmatazz de Barcelona el 22 de febrero y por la sala Gamma de Murcia el 7 de marzo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.