El crítico musical Jordi Bianciotto escribió hace solo unos días, en una columna de opinión, que el heavy metal es “el género ignorado más popular, o el género de masas más menospreciado, y que al fin y al cabo llueve sobre mojado”.

Días antes un lector, Xavier Vidal, había escrito una carta a El Periódico en la que se quejaba de tener que escuchar demasiadas veces que en la fiesta mayor de Barcelona, La Mercè, había música para todos los gustos. “No por repetirlo más será más cierto”, decía Vidal. “Este año y como siempre, la oferta no es para todos los gustos. De nuevo, se han olvidado del heavy metal, un estilo con innumerables seguidores en Barcelona”.

Con la polémica servida, le hemos preguntado su opinión a alguien que sabe mucho sobre el tema. Se trata del promotor Marcos Rubio, al frente de Sufriendo y Gozando, y fundador del festival Leyendas del Rock:

“Como seguidor acérrimo y amante del heavy metal desde el año 1979, pienso que esta música tiene hoy la misma consideración social que obtuvo tras el año 86, cuando fue enviado al ostracismo periodístico, radiofónico y televisivo. Es decir, ninguna.

En el primer lustro de la década de los ochenta, este magno estilo musical gozó de su punto álgido a nivel de exposición en los medios y, lo más importante, se le respetaba al nivel de cualquier otra propuestas artística. A partir de entonces, nunca más se supo.

El heavy metal en España siempre ha sido un cuerpo extraño, algo difícil de digerir y de explicar. En Europa y en más de medio planeta no ocurre lo mismo, sino que es respetado, considerado y estimulado. Mi conclusión personal es que el trato que recibe es debido a esos 40 años de atraso que aún arrastramos. Nuestra equiparación con el resto del mundo occidental, aunque paulatina (ganamos recientemente el mundial de fútbol), está siendo lenta y desesperante.

Hace escasos meses, durante una cumbre de EE.UU con los países nórdicos celebrada en la Casa Blanca, el presidente Obama remarcó: “Me gustaría subrayar que Finlandia tiene seguramente el mayor número de bandas de heavy metal per cápita en todo el mundo, y también ocupa un lugar destacado en buena gobernanza. No sé si existe alguna relación entre ambas cosas”. ¿Se imagina a un presidente español siquiera mencionando la palabra maldita?

En la ciudad de Toronto se celebró en el año 2003 un gran concierto benéfico al aire libre para intentar paliar los efectos negativos que tuvo para el turismo y su proyección internacional una epidemia infecciosa, el síndrome respiratorio agudo grave, también conocido por sus siglas en inglés SARS; en el evento actuaron, entre otros, The Rolling Stones, AC/DC y Rush. ¿Se imaginan el line up si en España se celebrase un evento de similares características? Pues eso”.

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.