Manuel Carrasco en el Wanda Metropolitano. Foto: Javier Rosa.

Manuel Carrasco encabezó las giras nacionales de 2019

Este 2019, los artistas nacionales han conseguido sumar gran cantidad de fechas en una misma gira como Marea, Leiva, Vanesa Martín y Raphael, la gran mayoría de ellas con éxito. Pero también los hay que han apostado por grandes recintos en pocos conciertos, como Alejandro Sanz, con cinco fechas en grandes localidades. Manuel Carrasco llega a la primera posición llenando butacas de espacios grandes y medianos a lo largo de 34 conciertos.

Se solía pecar de menospreciar lo propio y alabar lo de fuera solo por la glamurosidad que se le otorga a lo extranjero. Pero eso se acabó. En un mundo globalizado las líneas entre lo nacional y lo internacional cada vez están más difusas y confusas. El mejor ejemplo quizá sea Rosalía. Según Giulia Sagliocco, promotora en Live Nation Barcelona, “da igual la procedencia de un artista internacional, lo que importa es la repercusión que tiene” y Rosalía “es una artista igual de internacional que Billie Eilish”, otro nombre que ha venido para quedarse, con un potencial de crecimiento que la convierten en prioridad para Live Nation. Ambas tienen un futuro más que prometedor, tal y como se ha podido comprobar en la última gala de los Premios Grammy.

Rosalía y Alejandro Sanz fueron los nombres patrios que dominaron dicha gala tan prestigiosa. Sanz, que tiene en su haber 24 Grammy Latino y desde finales de enero, cuatro Grammy, había sido galardonado días antes en la primera gala de los Premios Odeón, donde también destacó Manuel Carrasco, que recibió el premio al mejor directo con La cruz del mapa. Sus cifras, cuanto menos, impactan: número uno en el ranking de las principales giras nacionales de 2016 con su gira Bailar el viento, cuyos últimos conciertos le valieron el quinto puesto al año siguiente. En total 377.725 tickets vendidos. La particularidad del onubense es que además de hacer una extensa gira por provincias, también hace estadios: en julio reunió a 55.000 personas en el Wanda Metropolitano de Madrid y a finales de diciembre vendió 72.000 entradas en menos de tres horas para el Estadio Olímpico de Sevilla, donde ya había congregado dos años antes a 45.000 fans.

“Todo esto sirvió para perder el complejo de que un artista nacional no podía hacer grandes recintos”, dice Carlos Espinosa, director de Riff Producciones, quien ha trabajado conjuntamente con Live Nation, promotora que acostumbraba a trabajar solo con artistas extranjeros, en las giras de Carrasco, Fito & Fitipaldis, Malú y Miguel Poveda. “A las giras nacionales quizá no se les ponía tanto el foco como a las internacionales porque son más complicadas”, pero hoy por hoy “la globalidad de los mercados también se aplica a la música” y eso implica eliminar unas barreras que hace años suponían un muro y que ahora apenas se aprecian.

Grandes giras y grandes recintos

En la misma tesitura de hacer una gira extensa por pequeñas ciudades pero también grandes recintos están artistas como Leiva o Vanessa Martín, cuarta y quinta posición en el ranking, respectivamente.

Paco López, director de Attraction Management, explica que el idioma
es clave y, en ese sentido, “los artistas nacionales tienen muy difícil la inter- nalización de su música”. El mánager de Leiva hace la siguiente lectura: “Hay muy pocos ejemplos de grupos o artistas que canten en español, que triunfen en todo el mundo y que por lo tanto se planteen su gira como los anglosajones, a nivel mundial”. Con Leiva hacen una gira en España “muy voluminosa en cuanto a fechas y ciudades” –en 2019 realizaron unos 30 conciertos y para 2020 tienen previsto entre 45 y 50 fechas, incluyendo fes- tivales–. “Y si salimos fuera es normalmente Sudamérica y hacemos las fechas que nos permite el territorio, que no son muchas”, añade.

«El éxito de Carrasco ha servido para demostrar que un artista nacional puede hacer grandes recintos»

Carlos Espinosa, Riff Producciones

Para Andrea Rodríguez, encargada de la contratación y de la comunicación en 33 Producciones, “el hecho de que los cantantes que vienen de fuera concentren su gira en cuatro o cinco fechas es una cuestión de costes y es muy comprensible”. Cuando van fuera ellos mismos siguen el mismo esquema, “sin embargo al estar en el país de origen es mucho más fácil sensibilizarse con ciudades que no son tan grandes y acudir a recintos más pequeños para que las giras lleguen al máximo número de personas posible”. Según Rodríguez, la última gira de Vanessa Martín “ha cumplido todas las expectativas” –ha recorrido más de 60 ciudades españolas y también ha tocado en Europa y Latinoamérica, donde “es muy querida y considerada ya como una de las artistas españolas de más éxito”.

Una gira que no está en el ranking pero que merece atención es la de El Kanka. Su mánager, Maria Pellicer, explica que en cada ciudad a la que iban al final subían el aforo “y pensamos: o nos quedamos donde estamos, que estamos bien, o damos un salto al vacío”. Con ello se refiere a su próximo concierto en el WiZink Center, un hito para un artista de sus características que, puntualiza Pellicer, “más que emergente es underground y artesanal, pero sobre todo independiente”. Igual de sorprendente fue ver a Amaia interpretar uno de sus temas dentro de la academia de Operación Triunfo, lo que para El Kanka significó “una gran repercusión, se notó mucho sobre todo en redes sociales”. Amaia pertenece a la generación de Aitana, recientemente reconocida en los Premios Odeón como la artista revelación de 2019. Maricruz Laguna, de GTS Live, declara que “este primer año de carrera en solitario de los chicos de OT 2017, en lo que a sus giras se refiere, ha sido un éxito absoluto, muy por encima incluso de las expectativas que se puedan crear con cualquier artista novel”. Artistas de esa primera generación del fenómeno televisivo como Alfred García o Lola Índigo que, según Laguna, “han entrado realmente por la puerta grande en el inicio de sus carreras, muchos de ellos seguramente para quedarse”.

El rock y el punk nunca mueren

Podríamos decir que los grupos punk y de rock comparten una actitud rebelde hacia el sistema. Sin duda esa intención de cambio está presente en las letras de tres grupos surgidos en las últimas décadas del siglo XX: Marea, Extremoduro y La Polla Records.

Beatriz de la Guardia, directora de comunicación en Planet Events cree que “estos estilos siempre resurgen en épocas de decadencia social, cuando la estabilidad política parece una utopía”. Ocurrió en los 80 y ocurre ahora, dice, ya que en los tiempos enredados y perplejos que estamos viviendo “es normal sentirse identificado con este género, o incluso con el rap y el trap, pues hay gente que lo ve como el nuevo punk”. De ahí su éxito: Marea se ha colocado en el puesto número dos de esta lista con 43 conciertos y 249.818 asistentes; y Extremoduro, también de Planet Events, que anunció recientemente su separación y se prevén buenos resultados de su gira de despedida. Concluye de la Guardia: “Las personas necesitan escuchar letras explícitas y algo de esperanza para seguir adelante. La crítica social no deja de ser punk”.

«El primer año de carrera en solitario de los chicos de OT 2017 ha sido un éxito absoluto».

Maricruz Laguna, GTS Live

Complementado con lo anterior, la nostalgia también juega un papel importante. Cuenta Xabier Arretxe, alias Polako, director de Cultura Rock, por qué La Polla Rercords ha resurgido por todo lo alto, consiguiendo un séptimo puesto con 100.800 espectadores en tan solo ocho conciertos: “Hay dos reacciones básicas, por un lado es volver a escuchar la banda sonora de tu vida antes de haberte divorciado dos veces y de ir todos los sábados al centro comercial. Y por otra parte las personas que nunca pensaron que les verían en directo y cuando descubren que se juntan no pueden perdérselo”.

La de La Polla Records es una de las historias del año: “Yo he visto muchos desastres en la música, pero este era un desastre épico”, cuenta Polako, ya que “pese a los millones de discos vendidos, Evaristo y compañía no habían visto nunca un euro”. “Se juntan ilusión y espabilados, y suelen perder siempre los mismos… los ilusionados”, explica el promotor, a quien le pidieron asesoramiento para intentar solventar este historial deplorable. Cuando se solucionó la cuestión de los royalties, llevaban tiempo sin hablarse, cada uno trabajando por su lado, y se juntaron para ver cómo repartirese dinero. “Había buen rollo y se planteó hacer algunos conciertos.
Lo fundamental para todos es que la banda se sintiera a gusto, se juntaron a ver qué tal y fueron animándose”, narra el promotor, que prosigue: “Pensé que iba a ir bien, pero nunca pensé que iba a ir tan bien. En media hora se vendieron 17.000 entradas y en la siguiente media, otras 17.000. Nos mandó una nota Ticketmaster diciéndonos que nunca habían vendido tan rápido”, cuenta. “Ha sido un poco justicia divina. Ahora se podrán jubilar con un poco de dignidad”, declara Arretxe.


Otros que han gozado de grandes números en su gira de 2019 son los hermanos Muñoz. Con la gira Fuego, Estopa ha conseguido congregar a 112.920 fans a lo largo de once fechas, de las cuales, en cinco –WiZink Center de Madrid, Príncipe Felipe de Zaragoza, Palacio Deportes Martín Car- pena de Málaga y dos en Palau Sant Jordi de Barcelona– colgaron el cartel de entradas agotadas, consiguiendo así la séptima posición del ranking.

Quienes no quieren ni oír hablar de la jubilación son los incombustibles Raphael y Manolo García, que se mantienen en plena forma: 34 y 54 conciertos, con 114.917 y 90.216 asistentes, respectivamente –el último
se quedó a muy pocos asistentes de entrar en el ranking– . La nostalgia también es un factor relevante en su caso pero, igual que otros nombres de artistas y promotores que ostentan la presente clasificación, no llegarían a estar donde están sin una innovación y renovación constantes.


Este texto ha sido originalmente publicado en el ‘Anuario de la música en vivo 2020 – Especial 20 Aniversario‘ de la Asociación de Promotores Musicales.