Autoría: Son Aoujil

Madonna y Weather Report, los Epic Concert de Mastodonte

Un Epic Concert es aquel concierto que marca un antes y un después en la trayectoria de un músico. A veces incluso da pie a que empiece una carrera. Sobre todo, tras ese momento de: ‘Yo quiero hacer esto’. Es por este motivo que en APMusicales.com preguntamos a los artistas cuáles fueron sus Epic Concerts. Hoy hablamos con Mastodonte.


Madonna y Mecano, los Epic Concert de Asier Etxeandia

Siempre hay un concierto mítico (o varios) con los que empezó todo.

El Concierto de Madonna de 1987, Who’s that girl Tour, grabado en Turín y retransmitido en TVE. Recuerdo estar viéndolo en pijama en mi casa, tendría unos 12 años, y me quedé loco. La energía y la potencia que desprendía dejaron huella. De hecho es que lo grabé y me lo ponía una y otra vez en casa.

Luego otro que recuerdo mucho, pero porque fue el primero al que asistí fue el de Mecano en la Plaza de Toros de Bilbao. Ahí tendría unos 16 años. A este fui con mis amigos Amaya, Javi y Miguel. Supongo que la entrada la pagué con la paga que me daban.

Hoy en día, sigo teniendo las mismas sensaciones que sentía de pequeño cuando asisto a un concierto. Una sensación que se multiplica por un millón cuando tengo la suerte de ser yo el que estoy encima del escenario.

Weather Report, el Epic Concert de Enrico Barbaro

Mi Epic Concert coincide con mi primera experiencia de música en directo, con 17 años en el 1986. 

Acababa de descubrir y tocar el bajo eléctrico y un amigo más mayor que yo, me paso’ el cassette del mítico grupo Weather Report, “Heavy weather” (grupo que yo no conocía de nada). 

Lo estuve escuchando alucinado durante un par de meses de forma obsesiva cuando, en un cartel en la calle, vi que su bajista Jaco Pastorius, iba a estar en Napolés con su trio, esta misma semana.

Con el dinero ahorrado de mis pagas, decidí ir a verlo al Teatro Tenda Partenope (sala que tristemente ya no existe), solo y en transporte publico. Me llevé mi fiel walkman para grabar a escondidas el concierto (cosa que en esta época estaba prohibidísima y obviamente no existían los directos en YouTube) aunque honestamente no sabía exactamente lo que iba a ver.

Sabia que el estilo musical se llamaba jazz-rock y yo en esta época escuchaba mas rock ingles y americano que jazz. Pero lo que no me esperaba es que iba a presenciar uno de los últimos conciertos del que se considera ser el bajista mas grande e influyente de todos los tiempos (Jaco moriría a los 36 años, solo un año después).

Me quedé absolutamente sin palabras, sin entender lo que estaba oyendo y viendo. Tuve que escuchar y reescuchar el cassette que grabé durante años para enterarme de algo de lo que pasó! Jo, qué ternura y qué joven; la realidad es que no tenía ni idea que con este instrumento se podían sacar tal cantidad de sonidos y timbres distintos, no sabía que era posible tal expresividad y velocidad sin perder de vista los matices, y sobre todo desconocía que un instrumento musical podía llegar a ser una extensión integral de la personalidad del artista hasta estos niveles. 

Tocaron unos cuantos temas de sus discos en solitario, algunos de los Weather Report, algo de Jimi Hendrix y algunas versiones y “standards” más. Nada mas que bajo, guitarra y batería; fue como presenciar un ensayo entre colegas de algún planeta lejano

Sin palabras. Pero lo más sorprendente para mi no fue tanto el nivel técnico y el virtuosismo (que lo había) sino el halo de energía presente en la sala, como una niebla palpable. 

Jaco fue una persona muy enferma y atormentada; un compositor curioso e inquieto, siempre a la búsqueda de nuevas formas de contaminaciones musicales y lenguajes, y a la vez muy consciente de su responsabilidad con el publico y con el espectáculo. Fue un músico con un talento enorme y singular, y un artista con una presencia escénica extrovertida y exuberante, mas cercana a la de las estrellas del rock que la del jazz, muy diferente a la de la mayoría de sus colegas “cool” de la música culta de la época. 

Su entrega, su sonrisa, su comunión con el publico de aquella noche, me hicieron definitivamente entender que todos los escenarios del planeta son grandes catalizadores de energía, propiciadores de una profunda forma de simbiosis entre artistas y asistentes; lugares sagrados en los que, a través del arte, es posible crear transformación, curación, magia y equilibrio con el universo.


Mastodonte

Mastodonte es el ecléctico fruto del encuentro entre el artista vasco Asier Etxeandia y el multi-instrumentista napolitano Enrico Barbaro.

La banda se encuentran en plena gira de otoño de su espectáculo La Transfiguración del Mastodonte. Los próximos 31 de octubre y 1 y 2 de noviembre estarán haciendo triplete en el Teatro de La Abadía de Madrid.

Unos días después, el 7 y 8 de noviembre, visitarán Bilbao con doble concierto en el Teatro Arriaga, seguido de una cita extra en el Social Antzokia de Basauri, el sábado 14 de noviembre. Sant Cugat (Barcelona) será la última parada de esta gira de otoño. Mastodonte se subirá a las tablas del Teatre Auditori de Sant Cugat el sábado 21 de noviembre.

La Transfiguración del Mastodonte es un espectáculo emocional sobre la celebración de la vida en cada una de sus formas y etapas.