Los Países Bajos reclaman al gobierno que acabe con las restricciones de aforo y duración para los eventos en vivo

Veinte organizaciones, incluidas Mojo, ID&T, Unmute Us y Apenkooi Events, han exigido al gobierno que todos los eventos en vivo puedan volver a celebrarse sin restricciones de aforo y duración.

La ministra holandesa de asuntos económicos, Mona Keijzer, tumbó las restricciones para los eventos en vivo el 30 de junio. Unas semanas después, un festival piloto multitudinario dejó cerca de 1.000 contagios, así que el gobierno tuvo que dar marcha atrás y volver a imponer algunas limitaciones.

El 20 de septiembre volvieron a relajar las restricciones, y actualmente en Holanda se pueden realizar eventos con el 75% de aforo pero deben finalizar entre las 00:00 h y las 06:00 h. Sin embargo, la industria reclama que puedan volver a celebrarse eventos en vivo sin ninguna limitación de aforo y duración.

Creen que el gobierno no está teniendo en cuenta los resultados de Fieldlab Evenemente – 24 eventos piloto que se llevaron a cabo a principios de año con un total de 60.000 asistentes – que indican que se pueden llevar a cabo eventos seguros con el 100% de aforo.

En unas declaraciones en la revista IQ, el director de MOJO, Ruben Brouwer, manifiesta: «Hace más de un año y medio fuimos los primeros en cerrar y ahora estamos al final de la cola a pesar de todos nuestros esfuerzos. El gobierno mantiene cerrado nuestro sector, incluso nos han recomendado no planear eventos».

Ritty van Straalen, CEO de ID&T Group, añade: «Estamos muy decepcionados. Llevamos más de 18 meses parados y en ese tiempo hemos demostrado a través de Fieldlabs junto con el apoyo del gobierno, que podemos organizar eventos de manera segura. Es incomprensible que en los Países Bajes todavía tengamos que permanecer parcialmente cerrados».

Ayudas

El gobierno holandés ha intentado suavizar el golpe de las restricciones anunciando un fondo de 15 millones de euros para compensar a los promotores y a los venues la pérdida de ingresos. A parte del seguro de cancelación de 385 millones de euros que anunciaron a principios de año.

Este último, ya ha beneficiado a algún festival, como por ejemplo el Lowlands, su director, Eric van Eerdenburg, comenta que el seguro de cancelación «ayudó a mantener vivo al festival».