Los grandes festivales catalanes reinventados por la pandemia: Cruïlla, Vida y Canet Rock

Cataluña ha recibido una gran oferta musical esta última semana con unas ediciones muy especiales de los festivales Cruïlla, Vida y Canet Rock. Entre los tres suman casi un centenar de conciertos masivos y forman parte de un estudio observacional para poder celebrar grandes eventos en un futuro cercano.

Los tres festivales se pudieron realizar gracias al cribado masivo de test de antígenos y el uso de mascarillas. Sin embargo, no era obligatoria la distancia social.

El festival Vida fue el primero y se llevo a cabo del 1 al 3 de julio en Vilanova de la Geltrú, con un total de 27.200 asistentes. 

El segundo fue Canet Rock, celebrado el sábado 3 de julio hasta la madrugada del domingo con un público de 22.200 personas en Canet de Mar. 

Finalmente, el festival Cruïlla terminó la semana con más de 50.000 asistentes en el Parc del Fórum y fue el único que apostó por artistas internacionales.

Cruïlla 2021

Los asistentes estaban obligados a someterse un test de antígenos en el CCIB y solo se podia acceder al festival si se obtenia un resultado negativo. Después de comprobar los datos personales, se entregaba una pulsera y un código Qr poder activar los derechos de acceso.

Cruïlla se encargaba de la realización del test y de validar el resultado. Despues se actualizaba la cuenta online del asistente incluyendo su resultado y se le enviaba un mail con dicha información.

Solo si el resultado era negativo se activaban los derechos de acceso en la pulsera. En caso de positivo, se activaba el protocolo sanitario.

Los responsables de los test del festival aseguran que “la tecnología que hemos utilizado, cumple con el rigor sanitario y seguro de un festival de estas características” y añade “esperamos que el Cruïlla sea el referente de evento seguro y demuestre que podemos volver a celebrar festivales sin limitación de movimiento ni distancia social“.

El festival, en números

La primera jornada, en el cual el rap fue el protagonista, empezó el jueves 8 de julio y asistieron aproximadamente unas 12.000 personas.

Al día siguiente, 20.000 asistentes cantaron y bailaron al son de la música de Amaral, Zoo, Manel y una de las novedades del festival, la banda irlandesa Two Door Cinema Club.

La última jornada, sábado 10 de julio, el público (20.000) pudieron disfrutar de tres actuaciones muy esperadas: Izal, Leiva y Morcheeba. Así, se estima que hubo un total de 50.000 asistentes.

Jordi Herreula, máximo representante del festival, manifestó “tenemos la sensación de éxito total, podemos sentirnos orgullosos y contentos, y sacar pecho. Creo que Barcelona vuelve a ser el centro del mundo en cuanto a organización de eventos y de música en vivo.”

En referencia a la posibilidad de realizar cribados masivos, el director declaró que “podría convertirse en una solución extensible al resto de la sociedad“, no obstante, puso énfasis en que “el modelo está sujeto a mejoras que iremos perfilando en colaboración con la comunidad científica“.

Vida

El Vida cerró el evento con 27.200 visitas en La Masía d’en Cabañes en sus tres días de festival. De forma excepcional, el cartel fue estrictamente nacional, cuando en otras ediciones los artistas extranjeros suponían entre el 35 y el 40 por ciento.

Sin embargo, el festival primó la comodidad como cada año: aforos no muy numerosos en un amplio espacio. Dani Poveda, director del Vida, expresó “para nosotros la cultura se tiene que realizar en espacios en donde el público se sienta muy especial“.

La próxima edición regresará el próximo verano del 30 de junio al 2 de julio, y ya se han confirmado varios artistas, entre ellos Alizz, Destroyer, Maren y Eve Owen.

Canet Rock

El sol volvió a salir en Canet Rock. Canet de Mar acogió en un solo día, el sábado 3 de julio, 22.000 personas hasta la salida del sol del día siguiente. Fue una edición muy especial y simbólica, ya que el año pasado no se pudo celebrar a causa de la pandemia.

El cartel fue igual que el del Vida, completamente nacional. El público pudo bailar al son de Doctor Lildami, JazzWoman, Suu, Stay tomas, Miki Núñez y Doctor Prats, entre otros.

Laura Duran, directora artística del Canet Rock, declaró: “realmente no nos imaginábamos que pudiera acabar funcionando tan bien, estamos un poco con la piel de gallina, viviendo algo que parecia imposible“.