Los resultados del concierto piloto en el Palau Sant Jordi concluyen que no hubo transmisión de covid-19 durante el evento

Festivals per la Cultura Segura ha anunciado en una rueda de prensa presentada por Josep Maria Llibre, Jaume Collboni, Àngels Ponsa, Bonaventura Clotet y Boris Revollo, que el concierto piloto de Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi no tuvo un impacto en la transmisión de covid-19 entre los asistentes.

Se ha informado que de los 4.592 asistentes que otorgaron el consentimiento para permitir el análisis del diagnostico por covid-19, solo 6 personas han sido diagnosticadas en un periodo de 14 días posterior al concierto piloto. En 4 de estos 6 casos se ha afirmado que la fuente de exposición no tuvo lugar en el concierto. Tras analizar los datos en colaboración con el servicio de Vigilancia Epidemiológica del Departamento de Salud de la Generalidad de Cataluña, se ha concluido que los casos detectados suponen una incidencia acumulada con el análisis de datos a 14 de abril de 2021 de 130,7 casos por 100.000 habitantes. La incidencia acumulada en la población de la ciudad de Barcelona en el mismo grupo de edad y misma fecha fue de 259,5 casos por 100.000 habitantes. El doctor Llibre ha afirmado que un evento como el vivido en el Palau Sant Jordi «es una actividad segura«.

El concierto de Love of Lesbian es la segunda prueba realizada para una futura reopertura de los conciertos de la música en vivo y muchos otros eventos. Se ha seguido el mismo protocolo que en el primer concierto en la Sala Apolo el pasado invierno. Un cribaje con los tests de antígenos el mismo día del concierto, el uso de mascarillas ffp2, el recambio de aire en la sala, puntos de dispensación de gel hidroalchólico, medidas para evitar posibles colas en sitios cerrados, como en los baños, y personal de seguridad. El primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, ha manifestado que «ha sido un honor que se haya podido realizar en Barcelona, la ciudad quiere preservar la actividad cultural, económica y deportiva. El mundo nos mira, hay muchas ciudades españolas y europeas que han preguntado por la experiencia y que hoy estaran pendientes del resultado«.

Sin embargo, cabe destacar que el futuro de los eventos en vivo aún está en proceso. Es un camino que empezó en el concierto piloto de Apolo y que se necesitará de otras pruebas para determinar cómo deberían ser a partir de ahora los eventos presenciales. La metodología utilizada es aún demasiada compleja y económicamente inviable, según se ha explicado en la rueda de prensa, pero también se ha destacado que una buena colaboración con las autoridades e instituciones permitirá que se realicen eventos de gran aforo este verano.