Los cincuentones dominan los escenarios

· Las viejas glorias copan la lista de conciertos estrella de este 2015 en España. Garantía de éxito entre el público y saber hacer, pero también símbolo de un sector obligado a apostar sobre seguro

Cuando toque pasa revista a lo mejor de la música en vivo de este 2015, el titular será muy claro: dominio de nombres conocidos y con mucha trayectoria en nuestros escenarios. La mayor parte de las grandes apuestas de los promotores habrán sido por artistas y grupos veteranos, con una historia muy consolidada, que ha menudo han regresado al ruedo tras una larga etapa en hiato o de separación. Tras este predominio de los cincuentones existe una realidad compleja para los profesionales de nuestro país, obligados muchas veces a ir «a los seguro» para poder cuadrar números.

Si echamos un vistazo general a los conciertos estrella de lo que queda de 2015, el panorama no ofrece margen de error. U2, Madonna, AC/DC, Kiss, Roxette, Spandau Ballet, Supertramp, Texas, Charles Aznavour y algún que otro grupo que también podríamos categorizar como «muy consolidado» coparán los estadios y pabellones del país, con situaciones como las que vivirán Bono y compañía, que llenarán el Palau Sant Jordi de Barcelona hasta cuatro veces con su Innocence and Experience Tour. En el mismo recinto actuará en Noviembre Madonna. Tanto los irlandeses como la norteamericana son dos de los nombres que más discos han vendido en la historia del pop y más giras multitudinarias han protagonizado. Ambos también suman más de 30 años de carrera.

Hay que remontarse todavía una década más lejos para situar los inicios de los australianos AC/DC, que el 28 de Mayo estarán en el Estadi Olímpic de Barcelona y dos días más tarde actuará en el Vicente Calderon de Madrid, con su gira de 40 aniversario y con ‘Rock or Bust’ bajo el brazo. 40 años celebran también Kiss, que pasarán por España en Junio. Supertramp, por su parte, volverán a la carretera tras cinco años de parón para repasar sus grandes éxitos. El primer disco de Rick Davies y compañía se remonta a 1970, así que poco les queda para unirse al club de los cincuentones. ¿Crisis? ¿Qué crisis?

Clásicos también en festivales
Más allá de las giras, la presencia de nombres veteranos también se deja notar con fuerza en los festivales. El ejemplo más paradigmático lo ponen dos de las bandas que asociamos con los 80. Duran Duran y Spandau Ballet encabezarán respectivamente los festivales Sónar y Jardines de Pedralbes de Barcelona este verano. Este último ha hecho de la apuesta por los artistas más consolidados una apuesta acorde a un festival que trata con especial cuidado detalles como la ubicación y el cartel, para convertirse en una propuesta casi gourmet. Por Pedralbes desfilarán mitos como Bob Dylan, Paul Weller, Pet Shop Boys, Victor Manuel y Ana Belén o los muy veteranos Orquesta Buena Vista Social Club.

En el ‘indie’ también hay lugar para lo histórico, con presencias como la de Patti Smith en el Primavera Sound. La neoyorquina interpretará entero su mítico ‘Horses’, que llega a los 40 años en este 2015.

El triunfo de los artistas consolidados
Tras este largo listado, toca preguntarse: ¿cuáles son los motivos de este predominio de las viejas glorias por encima de la savia nueva? ¿Ataque de nostalgia del público español? ¿Los grupos jóvenes no entusiasman? ¿Tenemos un problema de creatividad en el pop y nos vemos obligados a recurrir a los clásicos para gozar de buena música? No exactamente. Esta tendencia simboliza la necesidad que tiene el sector de la música en vivo de nuestro país de apostar sobre seguro, sin margen de error para evitar pinchazos que pueden ser mortales para sus arcas. Y para conseguirlo, la mejor forma es optar por artistas y grupos muy consolidados, con una gran base de fans.

“Lo que mejor nos ha funcionado es lo clásico” resolvía Íñigo Argomániz, de la promotora donostiarra Get In, en el Anuario de APM de 2014. Una tendencia que confirmaban desde Planet Events. «Es verdad sector es hoy más conservador y prefiere apostar sobre seguro”, afirmaba Jorge Cambronero. En las mismas páginas, el periodista musical Jordi Bianciotto ahondaba en esta teoría y apuntaba que “los grupos de resultado incierto o con margen de rentabilidad pequeño simplemente ya no te los traen”.

Si quieres cuadrar la caja, es difícil que grupos como U2, Madonna o ACDC resulten un fiasco. Su caché es altísimo, el coste de la producción se eleva hasta las nubes, pero garantizan llenos como casi nadie. Son nombres que, en mayor o menor medida, vivieron sus momentos de gloria hace tiempo, y que hoy apelan a un público ya entrado en años y dispuesto a revivir su juventud. Un público más asentado y con mayor poder adquisitivo que los más jóvenes, que sufren para poder pagar la entrada y ver sus artistas favoritos en un país que sufre el mayor paro juvenil de Europa. Supone, por lo tanto, un target mucho más rentable.