Contenido patrocinado por Betway

 

Dicen que si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma. En este caso, el público es la montaña y Mahoma es Lady Gaga.

Me explico. Existe el uso y costumbre del espectáculo como ente itinerante. Desde los rudimentarios primeros teatrillos hasta todo el despliegue tecnológico que hace falta para montar la gira de Beyoncé y Jay-Z, por poner un ejemplo actual, los artistas siempre se han movido de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad y de país en país. ¿El objetivo de girar? Vender cuantas más entradas mejor. Para qué conformarse solo con 5.000 en Madrid si puedo tener otros 5.000 en Barcelona y otros 5.000 en París. Girar, de hecho, se ha convertido en una de las principales – sino principal – fuente de ingresos en la industria musical.

Pero, ¿y si se pudieran conseguir los mismos beneficios que obtienes de un tour sin moverse del sitio? La respuesta es: ¡Vivaaaaa Las Vegas!

Concretamente Elvis Presley le debe mucho a Las Vegas. Según la web de Betway, “cuando se habla de Las Vegas y los conciertos, no se puede pasar por alto al legendario Elvis Presley, quien relanzó su carrera en la ‘ciudad del pecado’ llenando el aforo durante sus 636 actuaciones entre 1969 y 1976. La mayor parte de estas actuaciones tuvieron lugar en el International Hotel, y también realizó una parte equitativa en Las Vegas Hilton. Tal fue su legado en Las Vegas, que aún hoy se puede disfrutar de homenajes e imitadores rindiéndole tributo, tanto en espectáculos como en la calle, casi a diario”.

Pero no es el único: Britney Spears, Prince, Jennifer López… Son muchísimas las estrellas que se han rendido a los encantos de esta ciudad de Nevada (Estados Unidos). Las Vegas significa para muchos artistas una manera de continuar en la escena, ya que con los shows permanentes se encuentran con su público casi cada noche, pero a la vez también les permite la posibilidad de tener una vida estable, al no verse obligados a estar tantas semanas fuera de casa.

Y una vida estable puede ser estar más cerca de los tuyos. Y también dedicarse a otros proyectos personales. Las Vegas, una ciudad hecha por y para el espectáculo, se convierte así el escenario perfecto para atender a otras necesidades y seguir obteniendo beneficios. Y no pocos precisamente: “Mientras se dice que Mariah Carey amasó 23.912.616 millones de dólares en solo 50 conciertos, Celine Dion ostenta el récord de mayor cantidad de espectáculos, remontándose al 2003, y ha ganado más de 229.086.433 millones de dólares durante su show permanente, convirtiéndose en el espectáculo musical de casino más rentable desde Elvis”, tal y como publica la web de Betway Casino.

Volviendo al principio: a la montaña – público – y a Mahoma – Lady Gaga -, pues la de Nueva York ha sido la última en unirse al elenco de nombres que hemos comentado líneas atrás. Ahora mismo se encuentra promocionando el film A star is born. Eso, unido a sus problemas de salud y a que no hace ni un año que pisaba Barcelona gracias a su Joanne world tour, hace improbable que podamos asistir en los próximos meses a un concierto suyo. Así, los más ansiosos tienen la opción de viajar hasta Las Vegas para ver sus espectáculos inéditos y de paso darse una vuelta por los casinos.

Sobre El Autor

Paula Pérez

Periodista. Soy la directora de la revista musical Qualsevol Nit.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.