Big Freedia - Booty Shaking Contest
Big Freedia - Booty Shaking Contest

La prensa del día: La verdad sobre el reggaeton, el rap y La Movida

Hubo un momento, en el que «la iglesia vinculaba los ritmos africanos y la piel de los timbales vibrando al son del jazz con el mismo demonio». De eso hace ya medio siglo, pero hoy «son los musicólogos cubanos los que quieren hacer desaparecer otro género polémico por su calidad insignificante: el reggaeton«, dice Mónica Zas. «Varias emisoras latinoamericanas han censurado las letras por su contenido machista y clasista, lo que ha provocado una respuesta desde el propio género para revalorizar sus orígenes».

Lee el texto completo en eldiario.es

También el rap ha sido siempre un género polémico, como en el caso de Costa. El rapero fue contratado para actuar en el Urban Festival, que se celebrará en Alcalá de Henares en Septiembre. La elección del cartel corre a cargo del Ayuntamiento (PSOE), pero esta decisión no le ha gustado al grupo popular de la localidad, que a través de un comunicado han manifestado su negativa a la actuación del músico porque, según los populares, es «conocido por sus letras machistas» y por hacer «de la cosificación de la mujer su estilo musical». Lo cuenta M.B.

Lee el texto completo en El Español

A la vez, este género que se originó en los márgenes, el rap, también sirve como elemento rehabilitador. Así es, al menos, como lo plantea la Unidad Terapéutica de Til·lers a los jóvenes internados en este centro, algunos con problemas mentales o de adicción. “Cuando empiezan el taller, los chicos cambian, se abren. En las canciones explican cosas muy íntimas que llevan dentro y que hasta ahora no se atrevían a sacar”, explica Rubén Varás, educador social del curso. Lo cuenta Carles Garfella.

Lee el texto completo en El País

El periodo de la primera juventud es clave. «Tenía doce años cuando pisé el Rock-Ola por primera vez, merodeaba con mi emoción de niña en un paisaje prohibido para las chicas de mi edad. No hubo excesivo drama por ello en mi casa, seguramente porque mis padres, que habían vivido los años negros del franquismo, deseaban para sus hijos otros aires de libertad», cuenta May Paredes (Madrid, 1969), a quién bautizaron como la musa de La Movida.

Lee el texto completo en El Estado Mental