Wikimedia / Tamorlan

La prensa del día: Joy Eslava no se vende

Más que la noticia del día, ha sido el susto de la jornada. La publicación en un medio digital de la presunta venta de la histórica sala Joy Eslava de Madrid movilizaba efectivos en las redacciones para confrontar una exclusiva que, solo unas horas después, se quedaba en nada, pero que al menos ha servido para probar la reacción popular a la conversión de este tipo de emblemas locales de la música en vivo en posibles franquicias textiles.

Más allá de la anécdota, la actualidad del día pasa también por los juzgados y por la frase que Ramoncín le ha dedicado a todos aquellos que dudaron de su inocencia tras ser definitivamente absuelto. Por último, cabe destacar un curioso reportaje sobre los instrumentos perdidos de las grandes estrellas.

· Pablo Gil/EL MUNDO. El dueño de Joy Eslava no se plantea vender

«En los últimos años, el local de la calle Arenal se ha hecho un hueco como uno de los escenarios imprescindibles de la música en directo en Madrid. En la actualidad tiene conciertos programados hasta el mes de junio y su equipo ya trabaja en el calendario de otoño. Además de una fiesta de aniversario, que tendrá lugar el 27 de febrero, celebrará la onomástica con actuaciones en directo, agrupadas en un ciclo denominado Escenario Eslava, que comienza el próximo 3 de marzo».

· ABC. Ramoncín, tras su absolución: «Jodeos, miserables»

«La Fiscalía ha informado este martes 16 de febrero al Tribunal Supremo de que desiste de recurrir la sentencia de absolución de Ramoncín y a otros tres excargos de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) que habían sido acusados de sustraer 57.402 euros a la entidad entre septiembre de 2008 y marzo de 2011».

· Laura Piñero/EL PAÍS. Oye, perdona, pero esa guitarra es mía

«La guitarra beatle más importante jamás subastada. Así se promocionó en noviembre la venta de la J-160E con la que John Lennon grabó éxitos como ‘Love me do’. Conciertos y momentos vinculados al instrumento hicieron el resto, un comprador pagó por ella 2,4 millones de dólares (2,1 millones de euros). Sin embargo, la penúltima historia de esta guitarra es la de un robo, Lennon la perdió de vista en 1963».