Silvia Pérez Cruz abrió un foco en Cataluña a las mujeres” como Judit Nedderman. Así lo cuenta a Apmusicales esta compositora e intérprete de cuya voz quedó prendado Alejandro Sanz, que la invitó a cantar con él en su último disco. Ahora, con su primer álbum en el que predomina el castellano, Aire, esta semana inicia su nueva gira.

PREGUNTA: ¿Cómo se produce el encuentro con Alejandro Sanz?
JUDIT NEDDERMANN: Fue al final de un concierto que hice en el Conde Duque de Madrid. Apareció una chica que se identificó como amiga suya. Me dijo que Alejandro quería colaborar conmigo si me parecía bien. Me quedé muy sorprendida. No tenía la certeza de que fuese a pasar. Al cabo de un mes me vuelve a llamar y me pasa a Alejandro por teléfono: “Hola, Judit, soy Alejandro, encantado de hablar contigo”. Fue muy fluido, porque hablábamos el lenguaje de los músicos, que es común.

PREGUNTA: El relato aún parece como de fantasía…
JUDIT NEDDERMANN: Podría no haberlo hecho, porque él no necesita nada de esto. Creo que lo hace por su amor por la música y por ayudar a que otros proyectos salgan adelante.

PREGUNTA: Él fue quien te animó a cantar en castellano, pero no el único. Algo tuvo que ver un viaje a Cuba, que está presente también en este disco, ¿no?
JUDIT NEDDERMANN: Sí, y fue muy inspirador por la lengua. Les canté mis canciones y les gustaban. Me decían que se notaba que cantaba con el corazón, pero que no se entendían mis letras. Eso me abrió a pensar que si hacía canciones en castellano, habría más personas en el mundo que podrían entenderlo. Igual que esas personas que llegan a mí de esa forma, pueden descubrir luego el catalán.

“Si hacía canciones en castellano, habría más personas en el mundo que podrían entenderlo”

PREGUNTA: ¿Qué es más complicado, alcanzar el grado de honestidad de este disco o desarrollar un arreglo del ciclo completo de lieder Viaje de invierno de Schubert?
JUDIT NEDDERMANN: Eso fue lo más difícil que he hecho en mi vida y también muy atrevido, porque el Quartet Brossa, con quienes lo hice, siempre andan en locuras. Traducirlo al catalán, cantar esas melodías tan complicadas y añadir escenografía… Los conciertos eran toda una movida, pero esto también me resulta difícil porque el compromiso es muy fuerte, que sale de mí, y tengo la impresión de que tengo que estar centrada para poder compartir con el alma y el corazón.

PREGUNTA: En temas como Vete, dices: “Lejos de ti / aprendo a vivir, aprendo a sentir que todo fluye y si lo agarras lo destruyes”.
JUDIT NEDDERMANN: Me emociona, porque me costó tomar esa decisión cuando estaba muy enganchada a una persona. Es de lo más difícil que he hecho.

PREGUNTA: Da la impresión de que Cataluña se ha convertido en un granero muy potente de compositoras solistas con voces especiales, cargadas de sensibilidad. ¿Te parece?
JUDIT NEDDERMANN: No sé decirte si es casualidad. Silvia Pérez-Cruz abrió un foco en Cataluña a las mujeres, de que estaba pasando algo, que no solo había grupos de hombres que hacen música pegadiza o cantautores. Ella abrió un camino cuando yo era adolescente y a partir de ahí muchas nos empoderamos en cuanto a creernos que podíamos hacer nuestros proyectos y sacarlos adelante como fuese, también medios atentos.

PREGUNTA: Y por ahí habéis llegado después María Rodés, María Arnal, Rosalía, tú…
JUDIT NEDDERMANN: Rosalía fue ya el ejemplo extremo de que podíamos llegar al mundo incluso, no solo en Cataluña. De hecho, en Cataluña creo que se dieron cuenta tarde de Rosalía. Pero sigue habiendo muchas mujeres que hacen cosas y que no salen, porque cuesta coger sitio. También creo que las escuelas de música han ayudado mucho a mujeres que nos hemos formado a pensar que podemos tomar ese lugar.

“Las escuelas de música también han ayudado mucho a mujeres que nos hemos formado a pensar que podemos tomar nuestro lugar”

PREGUNTA: ¿Cómo has llevado esta temporada de parones de los conciertos?
JUDIT NEDDERMANN: El confinamiento fue muy decepcionante porque empezamos a cancelar y cancelar, pero como era algo nuevo en el caso de la primera ola, fue incluso ameno lo de estar en casa. En verano abrieron un poquito, yo pude hacer algunos conciertos y esto me quitó un poco la angustia, pero luego en otoño lo pasamos muy mal todos.

PREGUNTA: ¿Y ahora más optimista?
JUDIT NEDDERMANN: Recuerdo hablar con compañeros sobre ello, porque todos teníamos la sensación de que no volverían a abrir otra vez. Menos mal que hubo ayudas por parte de las instituciones y que ahora se puede volver a ir a teatros, con mascarilla y distancia. Es fundamental porque es nuestro trabajo.

PREGUNTA: ¿Cómo van a ser los conciertos de la nueva temporada?
JUDIT NEDDERMANN: Voy con una banda enorme de seis músicos y habrá además colaboraciones. Estoy muy emocionada porque tengo muchas ganas de cantar estas canciones.

PREGUNTA: ¿Recuerdas quiénes fueron los artistas que te impulsaron a soñar con ser artista?
JUDIT NEDDERMANN: Teníamos un VHS de Christina Aguilera que era como una entrevista con showcases en lugares raros, por ejemplo en una carpa al aire libre. Al final del todo cantaba en una iglesia con velitas y yo lo veía de muy pequeña pensando: ‘Qué chulo tener un escenario con gente delante y actuar’.

PREGUNTA: ¿Y en vivo?
JUDIT NEDDERMANN: Recuerdo que fui a ver a los Eagles con mi padre al Palau Sant Jordi. Era la primera vezque iba a un estadio y flipé. Me pasó lo mismo la primera que pude cantar con Alejandro Sanz en estadios. 

Judit Neddermann tiene previsto actuar en Girona (26 de marzo, Auditori) y en Barcelona (27 de marzo, sala Barts).

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.