Jherrero No es “el rubio” de Los Pecos, pero también mantiene una estrecha relación con el mundo de la música. Pese a su juventud, Javier Herrero acumula tras de sí casi quince años de experiencia como periodista musical en la Agencia EFE y colabora con la revista Rolling Stone, además de “lo que se tercie”, según indica él mismo en su perfil de Twitter. Uno de los últimos proyectos en los que se ha embarcado ha sido la puesta en marcha, junto con otros compañeros, de Periodistas Asociados Musicales (PAM), una entidad que pretende ser una “voz única” para el gremio de los periodistas musicales.

“Hay que reivindicar la labor del informador musical”, apunta Herrero, que lamenta la precarización de estos profesionales, que considera que están “igual de mal o incluso peor” que el resto del sector. En este sentido, censura que más de 12.000 periodistas han perdido su empleo desde que empezó la crisis en España, según datos de la Asociación de Prensa de Madrid (APM), y la mayoría de los que han mantenido su puesto han visto empeorar sus condiciones laborales. “Hay que salvaguardar la profesión y evitar que se convierta en algo a lo que la gente se tenga que dedicar como si fuera un hobby porque no puede vivir de ello”,  sostiene el periodista, que vive dicha precariedad en primera persona, pues está afectado por el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de EFE, iniciado en 2012 y vigente hasta 2016.

Internet ha contribuido a la banalización de la información en todos los campos, pero sobre todo en el musical. “La música es algo tan cercano e inherente que hay un número muy elevado de personas que nos sentimos capacitados para hablar de ello. Por esto hay que recalcar que ser informador musical es algo más”, añade el periodista, que asegura que su tarea requiere de “disciplina y técnica”, así como de una serie de conocimientos que se aprenden constantemente. Herrero lamenta que, en ocasiones, son los mismos artistas quienes menosprecian el papel del periodista, al que ven como un mero intermediario innecesario en la era de las redes sociales. “Les parece que como pueden contactar con sus seguidores no hace falta el informador”, remacha. En este sentido, insiste en que “la información musical es algo más que hacerse eco de declaraciones” y avisa del peligro que supone la práctica extendida en la red de “hacerse eco de todo sin contrastar nada”.

Herrero también lamenta la “opacidad” de la industria española porque dificulta el trabajo periodístico, y señala el proceder del sector en Reino Unido y Estados Unidos como un ejemplo a seguir en cuestiones como la publicación del número de discos y entradas vendidos por los artistas.

Una voz única para ser escuchados

El escenario dibujado anteriormente ha sido el catalizador perfecto que ha propiciado la aparición de PAM, que pretende para dar visibilidad al sector de los periodistas musicales y, a la vez, ser un espacio de debate para los profesionales y un altavoz desde donde denunciar las prácticas que suponen un atentado o un riesgo para la profesión. “Es un proyecto ambicioso, pero vamos a ir poco a poco”, señala Herrero, que forma parte de la junta provisional del ente, que encabeza Darío Manrique.

Una de las primeras iniciativas de PAM será la creación de un galardón al mejor disco del año, que seguirá el modelo del premio Mercury británico. En el futuro también quieren impulsar servicios de asesoría, si bien para esto hará falta una financiación de la que aún no disponen, ya que el primer año de afiliación a la asociación, nacida en febrero, es gratuito.

El futuro de la música en España

“La música en vivo en general va bien”, afirma Herrero. Sin embargo, recrimina al Gobierno de Mariano Rajoy medidas “incomprensibles”, como la subida del IVA al 21 %, ya que pone en peligro la buena dinámica de este sector. Asimismo, apunta que la popularización de las plataformas de streaming supone una “esperanza” para la viabilidad económica de la música grabada, si bien augura que la siguiente batalla a librar por parte de los autores será la negociación de las retribuciones que reciben por la reproducción de sus temas.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.