Jason Bryant / Glastonbury

Identidad de género

Artículo de Francesc Castanyer, director de la agencia PautaMedia

Un buen cartel, una excelente ubicación, un precio razonable, pero tras la primera campaña de comunicación pinchamos en ventas. ¿Por qué? La respuesta muchas veces es de posicionamiento, es decir, nuestra propuesta queda desdibujada por un problema de identidad. ¿Somos el festival de Barcelona? ¡Como tantos otros! ¿Somos alternativos? ¡Como la mayoría! ¿Molamos más? ¡…! El público tiene mucho donde escoger en un mercado repleto de buenas propuestas y existen marcas que simplemente por tradición (o por presupuesto) se llevan buena parte del pastel. Saber qué nos distingue en comparación a los demás, cuál es nuestro valor añadido y cómo queremos ser percibidos es básico antes de gastar un euro en comunicación. Es verdad: debería haber un posicionamiento (y una comunicación) para cada público. ¡Pero resulta carísimo! Es mejor pensar una buena definición para quienes van a hablar de nosotros, eso es, medios de comunicación, críticos y agencias. Sabiéndonos presentar a un periodista tenemos mucho terreno recorrido en el campo de la comunicación. Si la definición nos lleva más de un minuto, señal inequívoca de que seguimos arrastrando un problema de identidad.