Hay Pokémon hasta en los conciertos de Beyoncé

«¡Venga ya! ¡Venga ya! Mientras Beyoncé está cantando», dice con indignación quien lleva la cámara al darse cuenta de que una chica a pocos metros de distancia está jugando al Pokémon Go en pleno concierto. «¡Pero mirad donde está!», continúa mientras gira la cámara para que nos hagamos una idea de su ubicación. Y por si no ha quedado claro, insiste: «Está justo al lado del escenario. Esto es el escenario. ¡Venga ya!». Al poco la artista se acerca y da las manos a los que deberían ser sus mejores fans. Lo curioso aquí es que se dan a la vez varias cosas que hemos ido viendo últimamente. Está la fiebre por Pokémon Go, un juego que ya se ha merecido incluso composiciones nada desdeñables; está la queja del propietario de la cámara, pero a la vez el uso del móvil para inmortalizar el concierto, algo que ya sabemos que está destrozando nuestra memoria; y por último, está Beyoncé, que podría haber sido mucho menos diplomática. Solo hay que recordar cómo reaccionó el cantante de Slipknot la última vez que vio a alguien con un teléfono móvil en su actuación.