· Más de 140 artistas de ‘música avanzada’ convierte este fin de semana Barcelona en la capital mundial de la vanguardia sonora

Bajo el paraguas de ‘Música Avanzada‘, la etiqueta que define el festival Sónar desde sus inicios, caben propuestas de muy diverso pelaje. Desde clásicos añejos que son el súmmum del pop de masas como Duran Duran, hasta grupos inclasificables como Die Antwoord, pasando por aspirantes al trono de mejor DJ del mundo como Seth Troxler, expertos en ritmos fracturados como Autechre o divas sorprendentes como FKA Twigs. Más de 140 artistas actuarán en la versión diurna y nocturna del festival barcelonés, que se celebra entre el 18 y el 20 de junio, y ninguno es de relleno. Ante tanta variedad es difícil indicar el rumbo correcto a seguir durante los tres días y dos noches de festival, aunque la gracia del Sónar es precisamente dejarse llevar y darse de bruces con las sorpresas más excitantes al doblar cualquier esquina del recinto.

Acaparadores de titulares
Los grandes periódicos y los informativos de televisión se regocijarán como cada año con los modelitos más extremos que vistan algunos asistentes, irrumpirán en los hogares con imágenes de bailes orgiásticos (y resacas espantosas), y se encapricharán con alguna novedad tecnológica presentada en el Sonar+D. Pero más allá de tópicos y centrándonos en la música ¿De qué artistas hablarán segurísimo en sus crónicas del Sonar?  Pongamos cuatro nombres sobre la mesa, tres británicos y un estadounidense: los veteranos Chemical Brothers y Duran Duran, y los  jovenzuelos Skrillex y FKA Twigs.

Los ‘hermanos químicos’, reyes del llamado ‘Big Beat’ durante los años 90, autores de un puñado de gloriosos temas que han pasado a la historia de la música de baile y garantes de un directo demoledor, presentarán en exclusiva su octavo disco, ‘Born in the Echoes’. Duran Duran son la apuesta más abiertamente pop del festival. Ya han pasado casi 30 años del momento de mayor esplendor del grupo de Birmingham, pero Simon Le Bon y compañía quieren demostrar que no han perdido un ápice de sofisticación. Estrenarán show en vivo para el que contarán con los temas de su nuevo disco, que se publica en septiembre, así que la cita no debería quedarse tan solo en un simple ejercicio de nostalgia. Skrillex reventó las costuras del Sónar de noche en 2013 a bordo de su nave espacial. Consagrado como el gran referente de la burbujeante escena EDM (Electronic Dance Music) norteamericana, regresa a sus 27 años dispuesto a poner de nuevo el festival patas arriba con show testosterónico. 6 Grammy y 10 millones de discos vendidos le contemplan. FKA Twigs, por último, mostrará si su directo está a la altura de su aclamado disco de debut, LP1, con el que esta londinense de ascendencia jamaicana ha conquistado medio mundo gracias a su R&B mutante, sensual y sedoso, de una personalidad arrolladora.

Hip hop y derivados
El Sónar siempre ha sido un refugio para la sufrida parroquia de fans del hip hop en España, país donde se dan muy pocas oportunidades de gozar en vivo de las grandes estrellas del género. Este año la principal apuesta del festival catalán es ASAP Rocky, el rapero de Harlem convertido en la última gran esperanza del hip hop en Nueva York, ciudad cuna del género pero destronada como referente actual por el eje Atlanta-Houston. También habrá muchas miradas puestas en el concierto de Pxxr Gvng, colectivo de chavales muy descarados que, desde su base de operaciones del Raval barcelonés, no para de sumar visitas y descargas de sus vídeos y mixtapes a través de Youtube y las redes sociales.  Entre las propuestas que orbitan al entorno del hip hop, destacan dos ‘beatmakers’ de relumbrón: Flying Lotus, sobrino de Alice Coltrane y auténtico agitador con sus ritmos pasados por una coctelera de electrónica y jazz cósmico; y Hudson Mohawke, salido de la gris y lluviosa Glasgow para codearse con tipos como Kanye West o Drake y encabezar festivales medio mundo con sus himnos bañados en bajos borboteantes y sintetizadores multicolor.

Audio y visual
Un directo de electrónica puede ser bastante monótono si la puesta en escena no está a la altura. Por suerte muchos de los artistas que actúan en el Sónar saben que un tipo o tipa tocando botones en una máquina sin ningún envoltorio no resulta muy atractivo. Muchos conciertos llegarán acompañados de potentes montajes visuales. Flying Lotus promete un show de doble pantalla y en 3D. Holly Herndon, que ha firmado uno de los mejores discos de electrónica del año, ‘Platform’, se hace acompañar de los impresionantes vídeos del japonés Akihiko Taniguchi. Arca, otro que ha estado en nómina de Kanye West, se une a Jesse Kanda, uno de los artistas plásticos más solicitados del mundo. También es obligatoria la orgía de lásers que propondrán Atom TM y Robin Fox, o el concierto de Modeselektor con visuales del estudio berlinés Pfadfinderei. Y así un largo etcétera para apelar a más sentidos que el auditivo.

El pop como refugio
¿Agobiados con tanto bombo a negras, bajos rotundos y ritmos 4×4? El Sónar, por si no ha quedado claro todavía, va mucho más allá de la electrónica de baile. A los ya mencionados Duran Duran o FKA Twigs, se le suman muchos otros nombres que izan la bandera del pop sin rubor. Hot Chip, unos habituales del festival, llegan de nuevo a Barcelona con sus estribillos impecables sostenidos en bases de pop electrónico la mar de bailables. La irlandesa Róisín Murphy, ex de Moloko y una de las grandes estrellas de esta edición, por fin publicará nuevo disco en este 2015 y lo presenta en directo en el Sonar de noche. El pop aterciopelado de Kindness, con ecos de R&B, soul y disco, o el funk de Redinho, compañero de aventuras de Hudson Mohawke en Glasgow, son otras propuestas para dejarse llevar por el lado más melódico y amable del certamen sin parar de bailar.

Experimentación, ruido y furia
Ser un festival absolutamente masivo (más de 120.000 personas en las últimas ediciones) no es óbice para reunir algunas de las propuestas más rompedoras, exigentes y minoritarias que se pueden ver en la capital catalana a lo largo del año. El Sónar es un lujo para los más aventureros, como pone de manifiesto este año el ‘showcase’ del mítico sello vienés Mego, un aquelarre a cargo de auténticos salvajes como KTL, Russell Haswell o EVOL del cual será difícil salir indemne. Quienes sigan ávidos de pura intensidad podrá acudir a los shows de Vessel, Powell o The Bug. Esta edición también reúne a dos clásicos de la electrónica experimental: los británicos Autechre y el finlandés Mika Vainio, fundador de los legendarios Pan Sonic.

El DJ que te salvará la vida
El Sónar es de los DJs. Especialmente de madrugada, cuando toman el control absoluto del festival para llevar al extasiado público hasta el alba a lomos de sus sesiones. El festival reúne cada año a algunos de los mejores pinchadiscos del mundo, y este tampoco es una excepción. Seth Troxler, mejor DJ de 2014 según Resident Advisor, y sin duda uno de los más famosos, solicitados y carismáticos del momento –algo que ha conseguido manteniéndose independiente, sin dejarse arrastrar por el lado más depredador de la industria musical y del ocio nocturno- encabeza una lista donde brillan muchos otros nombres: Jamie Jones, Maya Jane Coles, Adam Beyer, Daniel Avery, Eron Alkan, Scuba… Y, cómo no, Laurent Garnier, cuyo cierre del festival al alba del domingo se ha convertido ya en un clásico. Y en un test de resistencia; no es tan fácil llegar a ver salir el sol en los últimos compases de la sesión siempre en su punto del veterano francés, tras tres días de fiesta desenfrenada.

Cosecha estatal
Un escaparate de las nuevas tendencias musicales que se cuecen en España. Así ha sido siempre el Sónar y este año no será una excepción. El directo de Pional, cuyo disco de debut será recibido con grandes expectativas, es uno de los platos fuertes, así como las propuestas de carácter más experimental como las de LCC o Exoteric Continent, o más enfocadas hacia la pista de baile como Pedro Vian, Headbirds o el implacable Ángel Molina. La fiesta sin complejos la pondrá Meneo, guatemalteco afincado en Madrid cuya mezcla absolutamente desprejuiciada de ritmos latinos pone cualquier escenario del revés.

Sobre El Autor

Vern Bueno

Vern Bueno (Barcelona, 1982). Periodista. Redactor del Anuario de la Asociación de Promotores Musicales. Anteriormente, corresponsal y cronista de conciertos en Agencia EFE.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.