Concierto de Metallica en el Estadi Lluís Companys. Foto de Xavi Torrent.

Metallica lideró el top 10 de giras internacionales 2019

En el panorama internacional, también los míticos grupos siguen llenando estadios y grandes recintos, como demuestran Metallica, Bob Dylan, Bon Jovi y Rammstein, entre muchos. Del mismo modo, EdSheeran, artista más reciente que demuestra tener tablas para enfrentarse solo a un Estadi Olímpic y un Wanda Metropolitano con sold out; o Morat que ha conseguido colgar el cartel de entradas agotadas en su gira española de 19 conciertos.

Ay, aquellos años dorados de juventud. Todas las generaciones son diferentes entre sí, pero comparten un defecto: pensar que su época lozana fue la mejor de todas. Escribía Ignacio Escolar, director de eldiario. es, que “a eso ayuda la memoria, que es un soporte defectuoso: borra lo malo y acentúa lo bueno. Por eso la nostalgia es, para la mercadotecnia, tan eficaz”. En la música en vivo no iba a ser diferente: más de la mitad de esta lista está teñida por la nostalgia.

Se ve claramente en el rock, donde no parece que vaya a haber relevo generacional. Según Juan Antonio Muñoz, director de Madness Live, este debate trae cola. “Es una situación compleja: Por un lado, tanto grupos como fans suelen ser de edad avanzada, por lo que van planteándose retirarse de los directos. Y, por otro lado, es muy difícil enganchar a las nuevas generaciones”, explica. Así ocurre que los grupos fundados en el siglo XXI no acaban de despegar: “Ni jóvenes ni veteranos conectan con los nuevos grupos, solo quieren ver a las viejas glorias… De aquí a cinco años nos vamos a quedar sin grandes cabezas de cartel”, asegura.

Dos de esos headliners encabezan y cierran este ranking. Son Metallica y Rammstein, ambos con giras de estadios. En opinión de Muñoz, “no hay tantos artistas que puedan llenar un estadio a día de hoy, tienes que estar muy seguro de que va a funcionar”. Él lo tiene claro con Iron Maiden, una fecha cuya organización comparten con Primavera Sound, evidenciando que ya no hay promotores de giras y de festivales sino que ambas actividades cohabitan sin distinciones.

«Es muy difícil enganchar a las nuevas generaciones»


Juan Antonio Muñoz, Madness Live

Persiguiendo desafíos

Robert Grima, President y Head Promoter de Live Nation España desde la oficina de Madrid, explica que “lamentablemente, en el caso de las giras internacionales, la demanda muchas veces es superior a la oferta que cubre un solo estadio o dos arenas, de ahí que las entradas se agoten rápidamente”. Perteneciendo a una promotora presente en 47 países y que solo en 2019 ha organizado casi 40.000 eventos sabe bien que todos los años hay giras de esta- dios y que la organización de éstas empieza un año antes.

Echando la vista atrás, debido al reto que supusieron, el promotor se muestra especialmente orgulloso de dos fechas: “En años anteriores hemos tenido a U2, Beyoncé o Bruno Mars, entre otros, pero 2019 pasará a la historia de Live Nation por haber hecho los conciertos más grandes de Metallica en nuestro país”. La principal complejidad de esta gira, explica, “ha sido poder convertir Valdebebas en un espacio en el que se pueden acoger conciertos con la misma capacidad de un estadio”. Destaca también el concierto de Muse, donde el gran reto fue “ajustar los escenarios, ya que se trataba de una puesta en escena futurista, con muchos elementos técnicos añadidos y hasta un hinchable de más de seis metros de altura”.

En el Wanda Metropolitano y en el Estadi Olímpic también actuó este año Ed Sheeran, con la particularidad de tener esos escenarios tan enormes para él solo. “Pero lo llena. Parece contradictorio pero en un estadio es todo más cercano. Como solo está él encima del escenario, no hay ninguna distracción posible”. Barnaby Harrod, director de Mercury Wheels @ Live Nation, se ríe al explicarlo. Cómo no estar feliz después de ver que 55.000 personas cantaron cada línea de cada canción, habiendo superado el desafío de que el acceso se realizara de manera fluida pese a llevarlo a cabo con entradas nominales. El promotor ya tiene en mente sus próximos cha- llenges: Dua Lipa y Camila Cabello, ambas en el WiZink Center y en el Palau Sant Jordi.

«2019 pasará a la historia de Live Nation por haber hecho los conciertos más grandes de Metallica en nuestro país»

Robert Grima, Live Nation Madrid

Estrellas que nacen…

En opinión de Harrod, no basta con hacer festivales: “Los artistas menos consolidados deben girar en salas, aunque palmen pasta, porque así es cómo se crean su base de fans de manera orgánica”. Pone de ejemplo a The Lumineers, cuyo primer concierto fue en Razzmatazz y hace poco reunieron a 8.000 personas en el WiZink Center. Y este año, ahora que ya tienen su público, son cabezas de cartel del FIB, igual que Twenty One Pilots en el Mad Cool Festival. “Cuando inviertes en tu público, la progresión es increíble”, añade.

Pero cuando pensamos en crecimiento inigualable probablemente nos vengan dos países a la cabeza: Corea y Colombia. Comencemos por este último, país de origen de la banda bronce de este ranking: Morat. Pedro Malaver, de GTS Management, valora 2019 como “un año de alegrías para Morat” pues “sus canciones conectan con la gente y eso se refleja en los discos de oro y platino que recibimos” así como en los sold out que van acumulando allá por donde pasan. Una particularidad tiene Morat y es que no hacen reguetón: “Siendo colombianos nos vemos envueltos en un mundo donde predomina lo urbano, y si bien nos gustan muchos artistas y canciones de los géneros urbanos apostamos por una propuesta artística más pop rock”, aclara Malaver.

Según escribía Ana Marcos en ElPaís, “Colombia avanza incansable hacia lo más alto de las listas de éxitos de todo el mundo con su interpretación del reguetón”. De Colombia son J Balvin, Maluma, Shakira y Karol G, entre otros. Artistas que sumados a los puer- torriqueños Ozuna, Daddy Yankee o Luis Fonsi evidencian que “el reguetón ha llegado a todas las capas de público español”, según anuncia Marta Díaz, A&R en Sony Music y fundadora de la promotora Blank. “Hablamos el mismo idioma, manejamos códigos parecidos, compartimos cultura, referentes, fuentes de información… ¿Por qué no iba a suceder la explosión de la música latina?”, añade Díaz. Y no solo está teniendo éxito en España, puntualiza, sino que según ella es una tendencia mundial: “cada vez más la barrera del idioma será menos relevante para el éxito internacional”, sentencia.

Ed Sheeran actuando en el Wanda Metropolitano. Foto de Juanlu Vela

«Los artistas menos consolidados deben girar en salas, porque así es como se crean su base de fans de manera orgánica».

Barnaby Harrod, Mercury Wheels @ Live Nation Barcelona

Mar Chamorro, responsable de comunicación del Centro Cultural Coreano, va en la misma línea: “Corea tiene muchas similitudes con España porque es el país latino de Asia”. Afirma que la hallyu, la ola coreana, ya está asentada en España: “es el epicentro del k-pop, más que otros países”. Prueba de ello son las dos fechas , 17 y 18 de julio, del grupo BTS en el Estadi Lluís Companys de Barcelona. El k-pop “es un fenómeno que se ha convertido en global por sus coreografías, melodías y producciones. También influye el idioma, que pese a ser tan extraño para nuestros oídos engancha muchísimo, así como la belleza coreana, que es también un fenómeno en si mismo”, detalla Chamorro.

«La gente ha asumido que parte de su presupuesto irá a la música en directo igual que paga una mensualidad en Spotify.»

Victoria Fenoll, Bunny Rabbits

…y estrellas que se van

Además de algunas notorias nuevas apariciones, 2019 también ha sido el año de reunificaciones y despedidas. Javi Arnaiz, director de Mad Cool Festival, cree en “la música como transmisor de sentimientos y emociones”. Tal vez de ahí el éxito de propuestas como Mark Knopfler, Bryan Adams, Bob Dylan, Hans Zimmer y Bon Jovi. Cinco propuestas muy diferentes entre sí, pero que comparten “la nostalgia por un tiempo pasado”, con unos conciertos donde “los recuerdos de los tiempos de juventud vuelven a aflorar”, reflexiona.

En los 90 la boy band por excelencia era, sin duda, los Backstreet Boys, que este año han vuelto a los escenarios. Victoria Fenoll, tour manager de Andrea Bocelli y business partner en Bunny Rabbits, que comenzó en la música presidiendo el club de fans de las Spice Girls, añade la siguiente lectura: “¿Y por qué ahora es el momento para que esas bandas vuelvan y hace tres años no? Porque ahora ya se ha aceptado pagar una mensualidad por Spotify, igual que ya ha asumido que parte de su presupuesto irá a la música en directo. La oferta se ha diversificado y especializado, y a la gente ya no le da tanta pereza”.

Según Fenoll esta diversificación y esta apuesta por traer nuevos productos son prácticas sanísimas para la industria. Se refería, por ejemplo, a los shows de bandas sonoras. “Has de transportar a muchísimos músicos, en algunos casos casi 100, esto encarece y complica mucho la producción. Pero la gente lo está demandando y y sería tonto no dárselo”, sentencia. Así es que Hans Zimmer logró más de 50.000 espectadores en solo 5 conciertos. Su compañero de género, Ennio Morricone, ha colgado las batutas después de su gira de despedida; igual que Mark Knopfler, que lo anunció para sorpresa de los asistentes en el Palau Sant Jordi, y Elton John, que también se retira de los escenarios tras 50 años de carrera y 300 millones de discos vendidos.

Un año completo en todos los sentidos. Pero hay una nota discordante: Ni una sola mujer representada en la lista de los directos internacionales con mayor número de asistentes. A ver si el año que viene las nuevas incorporaciones a la escena internacional revierten esta situación.