Giras 2016: el año del repunte

Artículo del periodista David Gallardo publicado originalmente en el Anuario de la Música en Vivo 2017

Artistas de larga trayectoria que ven reconocido su trabajo, grupos nacionales que hacen fortuna fuera de España y una esplendorosa recibida de grandes giras mundiales son parte de lo que ha dejado 2016.

Resulta imposible cuantificar la cantidad de kilómetros que los artistas, foráneos y patrios, han recorrido a lo largo y ancho del territorio español durante 2016. Por tierra, mar y aire, cruzándose unos con otros, transitando con sus canciones por esas carreteras infinitas a las que cantan Sidonie con ese indisimulable y henchido orgullo de clase que lo resume todo a su más nuclear esencia: la de los trovadores incapaces de entender otra vida.

En definitiva, vagabundos nacidos para (re)correr, como rugió Bruce Springsteen cada noche de su ‘The River Tour’, convertida en el momento del recuento de final de temporada en una de las giras más taquilleras a nivel planetario, en batalla con los periplos de otros variopintos colegas como Adele, Beyoncé y Coldplay, por citar a los súper vendedores de entradas que pasaron por España el pasado año.

De hecho, Springsteen fue el artista internacional que más tickets despachó en nuestro país en 2016, con su habitual poderío a la hora de congregar a sus parroquianos, en esta ocasión en tres recitales: Barcelona (14 de mayo, Camp Nou, 65.000 personas), San Sebastián (17 de mayo, Anoeta, 40.000 personas) y Madrid (21 de mayo, Santiago Bernabéu, 55.000 entradas colocadas en apenas tres horas y multitud de fans tan despojados como enojados). En total, 160.000 entradas en tres veladas.

Claro que si hablamos de velocidad para alcanzar el ansiado sold out, Coldplay obtuvo el récord, pues las 55.000 localidades para su actuación del 26 de mayo en el Estadio Olímpico de Montjuïc de Barcelona encontraron sus correspondientes dueños en tan solo un par de horas. Semejante ritmo hizo obligatorio un segundo round, que tuvo lugar el 27 de mayo con otro lleno lustroso y que redondeó las buenas cifras de Chris Martin y los suyos en la Ciudad Condal: 110.000 entradas en dos presentaciones.

«Ha sido un año espectacular y de crecimiento consolidado para nosotros», recalca el presidente de Live Nation, Roberto Grima, quien pone en valor los dos llenos de Coldplay en el Estadi Olímpic de Barcelona. A un buen trecho del rockero de New Jersey y la banda londinense encontramos otros ilustres como Red Hot Chili Peppers, que optaron por hacer dos shows en el WiZink Center -antiguo Palacio de los Deportes- de Madrid los días 27 y 28 de septiembre (a 15.000 fans reunidos por noche) y otros dos en el Palau Sant Jordi de Barcelona los días 1 y 2 de octubre (con unas 18.000 por noche). Más de 65.000 asistentes en total, algo por encima de los 62.000 que los AC/DC de Angus Young y el inesperado Axl Rose congregaron el 10 de mayo en el Estadio de La Cartuja de Sevilla, casi rebosando aforo en su única cita en España.

Según el crítico musical de El País Fernando Neira, «parece evidente que hubo un cierto repunte de la música en directo durante 2016» en España, y cita el caso concreto de Madrid, donde «entre mayo y julio se acumularon en la agenda Springsteen, McCartney, The Who, Neil Young, Elvis Costello, Rufus Wainwright, Rod Stewart, Graham Nash, Robert Plant, Wilco y Patti Smith«, aunque subraya que «Barcelona también disfrutó de casi todos ellos y puede añadir en su lista a “Coldplay, Adele y el Primavera Sound, por lo que sigue por delante”.

Adele, reina de las listas de discos más vendidos de los últimos dos años con ’25’, prefirió hacer doblete en el Palau Sant Jordi de Barcelona los días 24 y 25 de mayo, con sendos llenazos con 36.000 boletos agotados súbitamente en cuestión de un par de horas. Algo más tardó el ‘Purpose Tour’ de Justin Bieber en repartir todo el papel, pero el canadiense terminó llenando el Palau el 22 de noviembre y el Palacio madrileño al día siguiente, con 18.000 y 15.000 fanáticos, respectivamente.

En su único concierto de la temporada en nuestro país, el 21 de julio en el Palau Sant Jordi, Rihanna no alcanzó el lleno; mientras que en la recta final del año, los The Cure de Robert Smith sí llenaron el Palacio de los Deportes de Madrid con más de 16.000 fans el 20 de noviembre,y  cerca de 15.000 personas en un BEC de Bilbao con tres cuartos de entrada el día 24, para rematar la faena en el Palau Sant Jordi de Barcelona con otras 18.000. Un registro total de algo menos de 49.000 tickets despachados para una gira que se anunció con un año de anticipación, lo que la convirtió en una de las más esperadas.

Beyoncé no fue capaz de llenar por completo el Estadio Olímpico de Montjuïc el 3 de agosto, aunque conseguir aglutinar a 46.000 entusiastas de su ‘Formation World Tour’ no es en absoluto moco de pavo. No es baladí tampoco el éxito de Paul McCartney el 2 de junio en un Estadio Vicente Calderón que, a pesar de colocar unas cuantas lonas negras para cubrir unos pocos miles de butacas rojiblancas sin dueño, sirvió de lugar idóneo para que 45.000 personas vivieran una velada de clásicos encadenados durante cerca de dos horas.

Recién estrenado el verano, Scorpions unieron a 39.000 rockeros de todo el país en Bilbao (30 de junio, Bilbao Arena, 10.000 personas), Córdoba (2 de julio, Plaza de Los Califas, 14.000 personas) y Madrid (3 de julio, Palacio de los Deportes, 15.000 personas). Y ya que mencionamos a los alemanes, turno para Iron Maiden, que fueron cabeza de cartel en Resurrection y Rock Fest Bcn, pero también juntaron a 15.000 fans el 13 de julio en un abarrotado Palacio de Madrid, y repitieron el día 14 en un Estadio de La Cartuja convenientemente organizado para ajustarse a las también 15.000 entradas vendidas en Sevilla.

Otras grandes fueron las de Bryan Adams (algo más de 31.000 entradas en Granada, Madrid, Bilbao y Barcelona en enero) y Silvio Rodríguez (quien en nueve fechas congregó a más de 50.000 personas en sus nueve conciertos con diversos aforos en San Sebastián, A Coruña, Gijón, Zaragoza, Barcelona, Córdoba, Madrid, Valencia y Murcia), y Maluma, que hizo siete fechas y todo sold out.

En cualquier caso, en vistas de las próximas temporadas, Grima asegura que en Live Nation ya están trabajando en «apuestas de futuro con artistas en claro crecimiento como Foals, Wolf Alice, Kodaline, Halsey, The Vaccines, Macklemore & Ryan Lewis, Hozier y Jain«, sin olvidar el «foco» que tienen «puesto en el talento nacional», al ser agencia a la par que promotores de bandas y artistas como Los Planetas, L.A., Russian Red y Sexy Zebras».

 

ARTILLERÍA ESPAÑOLA

En lo que se refiere a la artillería española, el artista GTS (Universal Music) Manuel Carrasco fue el encargado de demonstrar que los nacionales no tienen nada que envidiar a los extranjeros en poder de convocatoria. Suya fue la gira nacional del año tras congregar a 45.000 personas en el Estadio Olímpico de la Cartuja de Sevilla y debutar en el Teatro Real de Madrid, además de conseguir el mayor número de ventas discográficas con ‘Bailar el viento’. Una situación que llega después de horas y horas de esfuerzo: «El trabajo que he ido haciendo, incluso cuando no tuve tanta repercusión, fue importante. Llevo 13 años de carrera, y una de suas curiosidades ha sido que el éxito no ha surgido de noche a la mañana. Por eso, creo que tiene buenos cimientos y que, aunque haya sido más difícil de conseguir, también lo hace más bonito», afirmó el compositor y cantante en una entrevista para APMusicales.com.

Pero el ‘Tour Caos’ de Malú no se quedó atrás.  Tanto es así, que la madrileña dio en España un total de 47 conciertos ante 280.000 espectadores, incluyendo «cuatro fechas sold out en el WiZink Center, lo que la convierte en la única artista en conseguir este logro en 2016», según recalcan desde RLM.

Esta agencia de management también destaca que el perpetuamente incombustible Raphael fue protagonista un año más, en esta ocasión con su tour ‘Simphónico’, en el que arropado por una gran orquesta, dio treinta conciertos en España vendiendo 120.000 entradas, «abarrotando todos los recintos, con hitos como llenar en dos ocasiones el WiZink Center o la Plaza de Toros de la Real Maestranza».

Otro mito que triunfó por todo lo alto fue José Maria Sanz, Loquillo. Así explicaba su momento el el portal APMusicales.com: «Simplesmente soy un valor clásico en alza y, después de 38 años de carrera, las cosas vienen solas. el trabajo bien hecho tiene recompensa. Nada es efímero en el rock and roll. La antigüedad es un grado».

El músico logró reunir a 15.000 personas en Las Ventas y agotar las entradas tres meses antes de la fecha, en la que ofreció tres horas de concierto. Salud y Rock & Roll, llamó a la gira.  Salud de hierro fue lo que también demostró Estopa, que once meses después de haber iniciado la gira en el Palau Sant Jordi, volvió para cerrarla: Rumba hacia lo desconocido, la llamaron, aunque en todo momento pareció que sabían perfectamente dónde iban con su euforia desatada y su alegría colectiva.

Otra artista de RLM protagonista del año fue Rozalén, con un total de 53 fechas nacionales y 13 internacionales, llegando a congregar a más de 70.000 asistentes solo en ‘la piel de toro’. Además, David DeMaría dio 42 conciertos y Abraham Mateo llegó hasta los 22. Todos ellos, nombres que continuarán en la carretera y en los aeropuertos durante 2017, con la intención última de superar los 380 conciertos que la agencia gestionó el año pasado, 60 fuera de nuestras fronteras.

También hubo otros artistas de GTS (Universal Music) con gran presencia, como Juan Magán, por ejemplo, -122.900 entradas despachadas en 27 shows, 12 de ellos agotados-, Antonio José -62.384 espectadores en 40 recitales, 15 sold out– y Pablo López -75 citas con 98.000 entradas y 72 sold outs-.

Adentrándonos en el ámbito más indie, destaca la ubicuidad de Izal, que empezó el año con tres noches abarrotadas en el Teatro Circo Price de Madrid y lo concluyó con un total de 64 conciertos, a los que han dado continuidad este 2017 con ocho últimas citas de despedida para las que han despachado nada más y nada menos que 40.000 entradas. Cantidades abultadas que les convierten en nombre esencial.

“Mantenemos el trabajo con mucha humildad, pensando siempre en el público para que disfruten con las cosas que preparamos y hacemos para ellos”, afirma el mánager del grupo, Manuel Notario, de Hook Management, agencia con más artistas en gira permanente: Miss Caffeina (55), Elefantes (49), Second (46) y Full (33).

Desde Artica Booking Agency, Keina García Varela admite que “ha habido un incremento de conciertos y de asistencia, algo que se nota en los llenos que se han conseguido durante este año”. Sin embargo, apostilla que “hay otra pequeña cantidad de artistas que hacen conciertos para poca gente, quizá para demasiada poca, y una de las razones es la enorme oferta de conciertos que tenemos de tamaño pequeño e intermedio en España”. En cualquier caso,  pone en valor el “gran año” que fue 2016 para ellos, gracias a artistas como Yall, La Habitación Roja y Triángulo de Amor Bizarro. “Hemos confirmado y consolidado una parte de la compañía que mira más internacionalmente, y hemos creado alianzas dentro del mercado europeo de forma muy fuerte para el 2017, que se presenta como un año muy prometedor”.

Coincide con ella, en rasgos generales, el periodista musical de la Agencia EFE Javier Herrero, quien, eso sí, plantea que “2017 tendrá complicado repetir un ejercicio tan glorioso, con España de vuelta a las agendas internacionales”. “Este aumento de citas multitudinarias se produjo pese a que seguimos a la espera de la prometida rebaja del IVA a los espectáculos en vivo”, recuerda, para después poner sobre la mesa otra cuestión, pues a su juicio “cabe preguntarse si el mercado se ha reconfigurado para apostar por lo que se ha convertido en un valor más seguro: estrellas internacionales, uno o dos conciertos estables en el mismo espacio multitudinario y entradas que, con un precio medio de 70-80 euros, se venden en cuestión de horas”.

Otras giras especialmente exitosas a lo largo de 2016 fueron las de Alejandro Sanz, que tras cerrar un buen año con ‘Sirope Vivo’ celebra en 2017 los 20 años de ‘Corazón partío’; 091, con un triplete en Joy Eslava; Leiva, que metió a 15.000 personas en el WiZink Center capitalino; y el 20 aniversario de El Gusto es Nuestro, con Joan Manuel Serrat, Ana Belén, Víctor Manuel y Miguel Ríos, demostrando mantener intacto su tirón popular con tres llenos en este último recinto.