La Asociación de Promotores Musicales organiza la segunda charla dentro de Fitur Festivales con el título Los festivales: La plataforma de las tendencias tecnológicas. Las plataformas tecnológicas han encontrado en los festivales los ingredientes perfectos para potenciar la innovación. Por su parte, los festivales han aprovechado la tecnología para simplificar la logística y mejorar la experiencia en los mismos. El debate ha estado moderado por Georgia Taglietti, responsable de comunicación del Sónar y han participado Carlos Bernabé, de AINA Group, Enrique Jiménez de Fluge, y Gerard Salvia de Meetmaps.

Tendencias tecnológicas : Investigación de productos para el futuro

Tras una introducción por parte de Georgia Taglietti remarcando que somos seres tecnológicos y que cada vez más los festivales tienden a conocer al consumidor en profundidad analizando su comportamiento desde que entra al recinto hasta que se va. 

Carlos Bernabé explica que AINA como empresa de tecnología se centra en desarrollar soluciones para las fases que intervienen en los festivales desde la gestión de accesos al recinto, la recogida de acreditaciones, hasta la gestión interna relacionada con el control del personal de servicios o seguridad, y la producción del evento.

A la hora de implementar esta tecnología prevalece la experiencia del consumidor desde que compra la entrada hasta que entra al recinto con un acceso ágil y que esté bien atendido sin colas. Mediante esta tecnología se obtienen datos como la hora a la que ha llegado, cuándo estaba consumiendo si es durante la actuación del artista principal o no.

Meetmaps se centra en crear apps para festivales. Para algunos de ellos generan un directorio de asistentes con un entorno digital perfecto para conectar antes del festival, y así propiciar el networking entre los asistentes. Hace cinco años que trabajan con festivales ayudando al asistente profesional, tanto agencias de booking como mánagers. “Las apps no tienen que ser un fin sino un medio para que el asistente se informe del festival antes y pueda trabajar durante el evento”. Afirma Gerard Salvia.

Desde AINA sostienen que un evento está vivo y por eso monitorizan en tiempo real lo que sucede en cada momento. Miden el aforo en la pista, el producto en las barras, la saturación en barras a la hora de pedir… Y después del evento analizan los datos y buscan el detalle para tomar las decisiones que mejoren la próxima edición. 

Por su parte, Fluge se centra en propiciar la tecnología on stage. Es una empresa de servicios audiovisuales que constantemente está sondeando el mercado para innovar en experiencias más enriquecedoras para el usuario. Instalan la iluminación, el sonido, el vídeo y van mas allá para que la experiencia del usuario sea más potente. Trabajan con tecnología constantemente y desarrollan nuevos conceptos. Con el montaje pretenden generar una interacción del público generando experiencias individuales dentro del festival que conlleva que sea un público masivo, sin perder el modo grupal que implica el hecho de ir a un concierto. 

Implementación tecnológica por parte de los festivales

Meetmaps cree que la tecnología en los festivales se debe centrar en cómo crear experiencias únicas y que el público ya no acuda solo porque viene un artista en concreto sino porque le genere esa experiencia y quiera repetir. En ese entorno digital la experiencia real que vive va a querer compartirla en formato digital y ahí entran ellos. “Dentro de las apps se puede crear tu propio itinerario y compartirlo con los colegas con los que vas”. Sostiene Gerard y comenta que también los festivales pueden apostar por la gamificación y hacer que los usuarios vayan ganando puntos y se genere cierta competitividad. 

Geolocalización

AINA permite localizar con la tecnología del Bluetooth Low Energy insertada en las pulseras del personal de producción del evento tales como camareros o personal de seguridad. Pueden ver donde están en tiempo real y gestionar la demanda como por ejemplo enviar más camareros a una barra saturada. De momento no implantan esta tecnología a los asistentes porque la admiten el 70% de los terminales móviles del público. Están trabajando en la tecnología A-Trazing que es una plataforma de localización y seguimiento de personas y objetos midiendo la localización y tracking en tiempo real en el recinto y generando informes de recorridos o control de presencia.

Qué se hacen con los datos vs privacidad tecnológica

La privacidad es la moneda de cambio para tener una experiencia personalizada según Georgia. Lanzan el tema sobre la experiencia biométrica para las app y hasta qué punto cedemos nuestros datos como usuarios. Un tema que se topa con la Ley de Protección de Datos, pero que aporta beneficios tanto como a promotores como a los asistentes.  

Desde Fluge pretenden que la tecnología se vea lo menos posible “que sirva para que vivas una experiencia única sin ver el truco” según dice Enrique. Buscan la interacción como un elemento que te permita actuar con otro elemento alejándose de hacerlo con dispositivos.

Teniendo en cuenta que las nuevas generaciones ya han nacido con un móvil bajo el brazo “dependemos de los fabricantes de hardware buscando la mejor tecnología para solucionar los problemas.” Señala Carlos quien introduce el tema del precio: “Digitalizar un evento no es caro si mides los resultados que te aportan. La investigación implica un coste I+D, es caro pero es rentable ya que acumulamos mucha información que necesita un equipo detrás que sepa manejarla.”

Gerard apunta desde Meetmaps que si los datos son de un año para otro es difícil tener la perspectiva necesaria para sacar conclusiones. Es necesario que se piense a largo plazo para ver la evolución de esos datos y qué se hace para mejorar optimizando procesos.

Fluge apuesta por la innovación tecnológica y que sirva para apoyar ciertos proyectos aunque para el promotor sea imprescindible su público y la venta de tickets. Según Enrique “cuando hablas de tecnología con un promotor, hablas de incertidumbre y es lo que menos les gusta”. Por eso desde Fluge reducen esta incertidumbre facilitando la sencillez paquetizando esos desarrollos tecnológicos para mostrárselo y que vea que funciona generando una emoción positiva. La tecnología se aplica de forma estandarizada y se adapta a cada festival dependiendo de su volumen.

En cuanto a la recogida de datos, quitando a Fluge “no recogemos datos ya que nos basamos en experiencias  y sensaciones que son muy difícil de registrar mediante big data” como dice Enrique; en Meetmaps reconocen que los festivales están proactivos y al día de las tecnologías y ya tienen una figura que se encarga de analizar el big data. Desde AINA apuestan por conocer todo lo que hace cada usuario desde que llega al recinto usando la tecnología A-Trazing

¿Qué pasa si los festivales están fuera de la ciudad y no tienen 4G?

Es el mayor reto tecnológico para Fluge ya que realizan despliegues inmensos en poco tiempo donde no hay infraestructuras previas y tienen que hacer que todo funcione. “Llevamos todo muy pautado y tenemos siempre un plan b con personal humano que reacciona rápido si hay incidencias”. Comenta Enrique.

Desde AINA “podríamos trabajar hasta en el desierto, perderíamos información en tiempo real, pero damos estructura de conectividad en el recinto montando su propia red.” Gerard de Meetmaps sostiene que si hay wifi está solventado y que hay una parte offline que sigue funcionando. Cuando se colapsa Internet por aglomeraciones o interferencias sí que se puede consultar parte de la app como por ejemplo la agenda.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.