Festivales: Sziget, Isla de Libertad en viejos terrenos militares

Nació a principios de los 90 como alternativa a los campamentos de verano socialistas, que habían desaparecido junto a la Unión Soviética, y se instaló en un viejo terreno militar al norte de Budapest. Su primera edición, con el nombre Diaksziget (‘Isla de Estudiantes’ en húngaro) quería ser un punto de encuentro para los artistas nacionales, y consiguió congregar a 200 artistas y a más 43.000 personas.

El salto internacional del festival llegó al año siguiente, cuando los organizadores decidieron homenajear el mítico Woodstock, que cumplía 25 años. Jethro Tull, Ten Years After y Birds fueron algunos de los cabezas de cartel de este Eurowoodstock.

A partir de ese momento, el festival no ha parado de crecer. En 2001 cosechó su primer lleno y en 2012 recibió el premio al Mejor Gran Festival en el European Festival Awards. En 2013, reunió a 400.000 personas.

En los últimos años, Sziget ha adoptado el lema de Isla de Libertad y en su oferta combina música con otras disciplinas como cine, danza, teatro, circo y exposiciones. La edición de este año será del 11 al 18 de agosto, como siempre a orillas del Danubio.

Los protagonistas de esta edición son Queens of the Stone Age, The Prodigy, Placebo, Mackenroe & Ryan Lewis, Outkast y Blink 182, entre otros.

El festival, que nació como un evento nacional, ha despertado la polémica entre los ciudadanos húngaros por sus altos precios: un abono semanal puede llegar a costar 230 euros –estancia a parte-, mientras que el sueldo mínimo en Hungría es de 344 euros al mes.