Festivales: Canet Rock o cómo volver a hacer historia

Entre 1975 y 1978, la pequeña población de Canet, en el Maresme, fue la capital de la música en Catalunya. Sus festival de música aún se recuerda hoy en día por reunir las mejores propuestas de la música catalana del momento con un ambiento festivo y de reivindicación. Este 2014 es el año de la recuperación del Canet Rock, el festival aspira a volver a hacer historia este sábado.

“Como todo proyecto importante, el Canet Rock renació gracias a una sobre mesa. Le comenté a Josep María Mainat –el fundador del festival- que era el momento de crear algo diferente como lo fue el festival, y el me contestó que era el momento de volver a Canet”, explica la directora del festival, Gemma Recoder.

Según la organizadora, el festival aspira a repetir el espíritu de la primera cita, asociado a las palabras creatividad, libertad y reivindicación. Recoder acepta las comparaciones con las circunstancias de mediados de los ’70, “sobre todo por el excelente estado de la música en Catalunya, sea en el idioma que sea”, pero descarta que el Canet Rock levante bandera alguna. “Estamos en un momento en el que la gente reclama un cambio ante una democracia de alas cortadas, pero en nuestro festival todo el mundo es libre de manifestarse cómo lo prefiera”, explica.

A falta de 2 días para el festival, la organización ha colocado unas 24.000 entradas, y está a solo 1.000 tickets del sold-out. Más allá del factor histórico y emocional, el cartel también ha jugado un gran papel en su éxito. El Canet Rock combinará el recuerdo de las actuaciones de las primeras ediciones con artistas como Sisa y el homenaje que se hará al Sis Hores de Cançó –precursor del festival- con versiones de la Nova Cançó, con actuaciones de históricos como Els Pets, Pep Sala y Gerad Quintana, y grupos de máxima actualidad como son Love of Lesbian, Blaumut, Txarango y Delafé y las Flores Azules entre otros.