La revista inglesa de referencia sobre la industria musical, IQ Magazine, ha publicado su nuevo European Festival Report de 2018, en el que se analizan los datos socioeconómicos de más de cien festivales europeos. Este año, han sido 130 los eventos voluntarios que han participado en el estudio, una cifra récord, y entre los que hay aproximadamente una decena de citas españolas: Arts d’Estiu, Azkena Rock, Bilbao BBK Live, Download Madrid, Gay Pride Barcelona, Infinit Festival y Gay Pride Sitges, PortAmérica, Heineken Jazzaldia, Sónar, Starlite y Vida.

Según el documento, en comparación con los últimos años, en los que el clima y el terrorismo tuvieron un fuerte impacto en el negocio de los festivales de Europa, el 2018 fue mucho más tranquilo, con pocas cancelaciones y promotores de todo el continente que dieron cifras imponentes en cuanto a números de asistencia. La inversión en medidas de seguridad ha ido en aumento en los últimos años, pero algunos organizadores expresaron su temor por la falta de personal de seguridad cualificado. De hecho, en la conferencia E3S de este año en Londres, los profesionales se reunieron justamente para debatir el estado actual del sector, y se hizo evidente que son muchos los festivales que tienen dificultades para cubrir todas las plazas de personal de seguridad necesarias.

Este 2018 fue un año de éxito, pero el European Festival Report de IQ 2018 muestra que globalmente los precios de las entradas subieron, mientras que se redujo el global de asistencia en un 2,7%. A partir de los datos disponibles, el estudio establece que los asistentes a festivales pagaron un promedio de 178 euros por un abono en 2018, lo que supone una subida de precios del 8,3% y un aumento muy por encima de las tasas de inflación en todo el continente. De los 105 festivales que ofrecieron el detalle de los precios de las entradas, 44 congelaron la cantidad pedida en 2017, dos bajaron la tarifa y 59 (56.2%) la subieron.

Entre los motivos de ese aumento estarían los crecientes cachés de los artistas y el aumento de los costes de producción. Los festivales que han colgado el cartel de sold out este 2018 también fueron un 8% menos, pero señalan como motivos de ese descenso la saturación del mercado, la competencia de los pequeños festivales, las complicaciones meteorológicas, la falta de cabezas de cartel, el miedo a los ataques terroristas y, en el caso de los británicos, la confusión generada por el Brexit.

Por último, otro aspecto crucial es la sostenibilidad y el medio ambiente. El crecimiento de los festivales está afectando directamente al impacto que tienen sobre el entorno más inmediato, ya sea en relación a la huella de carbono, la contaminación acústica o lumínica y la generación y gestión de residuos.

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.