La norma dice que solo los productos con sonido anglosajón o latino -que no español- logran traspasar fronteras y llegar al gran público europeo, y en general es así. Sin embargo, los datos señalan que la música española tiene potencial para sonar tanto en el Big Ben como en el Partenón. “El principal mercado de la música española no está en América Latina, sino en Europa”, apuntó David Loscos, director académico del Postgrado en Gestión del Negocio Global de la Música del UPF-IDEC, durante una conferencia en el marco del ciclo Primavera Pro, dentro del Primavera Sound, titulada “¿Hay alguien ahí fuera para la música española?”.

Loscos precisó que los países que más música española consumen en el mundo son Francia, Argentina, Estados Unidos y Alemania. La escasa presencia de países europeos corrobora la tesis de que los contenidos del sur de Europa tienen dificultades para ser transeuropeos, excepto en el caso de Rumanía, que ha logrado posicionarse con un dance “poco sofisticado pero exitoso”. El máximo exponente de este estilo, añadió, es el éxito Dragostea Din Tei, que aún ahora se cuela en las listas de reproducción de alguna discoteca.

“Los países tienden a consumir sus propios contenidos, sin embargo, la digitalización está cambiando esto”, celebró. Así, sostuvo que “no es tan importante la venta como el interés que genera la música”, que empuja a los países a intentar posicionar sus contenidos como parte de la estrategia de marca del país. La música, destaca, da un aire “simpático” a su enseña que les puede ser beneficiosa en otros ámbitos. A nivel europeo, Francia es uno de los países que más está trabajando en este sentido, y en los últimos años ha aumentado sustancialmente su exportación.

Más peso del exterior por la caída del consumo interno
Hasta 2009, las producciones españolas han consolidado un ingreso anual procedente del mercado exterior de alrededor de los 20 millones de euros, en concepto de derechos de autores y gestores. “Esta cifra tiene un peso cada vez mayor en la facturación global, no porque haya subido, sino porque el mercado interior ha caído”, subrayó.

El musicólogo concretó que en las cifras mantienen “cierta coherencia” el caso de la música grabada, ya que el 47% de la facturación exterior procede de compras hechas en la Unión Europa, el 27% de Estados Unidos, el 13% de México y el 3% de Argentina

Los españoles que más venden fuera
En Argentina, el artista español que más suena es David Bilbal, seguido de Alejandro Sanz con temas de su disco de 2012 y La Oreja de Van Gogh. En México se repite el patrón, con Bisbal como el artista con más éxito, seguido de La Oreja de Van Gogh y Pablo Alborán. En estos países triunfa lo mismo que en España.

Sin embargo, esto cambia en Europa. En Portugal, el español que más ha sonado en los medios es Pablo Alborán, pero por su colaboración con el artista local Carminho en el tema ‘Perdóname’. Además, está por debajo de la posición 200 de los temas más radiados. El segundo es Bisbal, también con una colaboración con un artista local. En Reino Unido tiene una especial incidencia Love of Lesbian con ‘Fantastic Shine’, mientras que en Alemania se mantienen arriba los clásicos de Héroes del Silencio.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.