El Inquilino Comunista, R.E.M. y Buffalo Tom: los #EpicConcerts de SMILE

Los chicos de SMILE proceden de Getxo (Vizcaya), allá por el 2007 editaron su primer álbum Painting the sun one colour. Dicen que ese disco sonaba a Neil Young o Lovin Spoonful. Luego, le seguiría All Roads Lead to The Shore (2011) con toques más roqueros y una influencia de Jayhaws, Ray Lamontagne y Jack Johnson. Y en lo que respecta a atención mediática, el grupo hizo boom con Seasides (2012), un EP digital de cino temas de sonido lo-fi y sus inseparbles videoclips surferos. ¿El resultado? Una canción y vídeo que nos hará extrañar el pasado verano:


Cuando desde Apmusicales.com les preguntamos cuáles fueron sus #EpicConcerts, es decir, qué directo de qué grupo les ha hecho ser músicos, Ferdy Bretón (bajo), no dudó en responder: «A mí más que un gran grupo, lo que me daba ganas de ser músico era ver a gente de mi colegio con 15 años tocando». Y señala entre risas: «¡Teníamos unos curas bastante modernos!»

El bajista de Smile, comparte que fueron los «grupos de Getxo como el Inquilino Comunista, Los Clavos, Los Nabos… que generaron una escena indie en los 90 que luego se llamó Getxo Sound«. Confiesa que «verles cómo empezaban a tocar en salas, a ser conocidos, te iba generando esa ansia de hacer lo mismo». Aunque luego estilísticamente cada grupo iba en una dirección – Smile se fijaban más en los 60 y 70 – , «había una escena, salas, público que te animaba a tocar…», añade.

Nos conformamos con pensar que cada noche que tocamos nos dejamos la vida y nos esforzamos por ofrecer lo mejor de nosotros mismos

A John Franks, cantante y compositor del grupo, también le marcó mucho esa época, llegando incluso a definir a «los años noventa en Getxo como la etapa que más intensamente viví la música como espectador y que más me influyó a la hora de querer ser músico», pues «había por lo menos cuatro o cinco conciertos a la semana en la Sala Gwendolyn de grupos locales y de bandas extranjeras». Concluye Ferdy: «Yo creo que para todos fue una época muy especial que todos recordamos a menudo» porque «fue un momento muy emocionante de nuestra juventud».

Javi González no dudó un segundo al responder la pregunta: «Yo tenía muy claro cuando empecé a escuchar música que algún día me iba a subir a un escenario con un grupo a tocar la batería. Pero posiblemente el concierto que más me marcó fue R.E.M en la gira del álbum ‘Green‘ cuando tenía 18 años. Cuando regresé de Estados Unidos hablé con mis amigos, compramos los instrumentos más baratos que encontramos y ahí empezó la historia.

No obstante, es Franks el que se atreve a dar una lista de nombres:

«Loquillo, Ramones y Heroes del Silencio fueron mis primeros conciertos. Como recuerdos memorables destacaria el doble cartel de Buffalo Tom y Teenage Fanclub, no entraba ni un alfiler y el calor era sofocante, ¡pero qué maravilla!», añade.

Como concierto de grupo local señala que «es el de la banda Gravestones, primera banda de Ferdy nuestro bajista, también en el Gwendolyne fue inolvidable. Fleet Foxes y Neil Young en el Primavera Sound me volaron la cabeza. La primera vez que vi a los Jayhawks en el Antzoki un sueño hecho realidad. Wilco en el Euskalduna después de haber abierto para ellos es una de las batallas que con mas cariño contaré a mis nietos. Mumford& Sons y los Arctic Monkeys en el FIB».

El vocalista del grupo afirma que «Si metes todos estos conciertos en una coctelera obtendrás el objetivo de Smile como banda de directo. Pero eso sería pedir demasiado. Nos conformamos con pensar que cada noche que tocamos nos dejamos la vida y nos esforzamos por ofrecer lo mejor de nosotros mismos.»

Y así, hasta ahora, tantos años después continúan queriendo compartir esos sentimientos en el escenario. En abril publicaron su cuarto disco: Happy accidents (Warner Music). La canción ‘When the lights change’  es una muestra de la nueva etapa creativa del grupo que tiende más a un estilo que invita a la pista de baile… y vaya que lo logran.