En la foto, Fermín Muguruza, protagonista el 30 de junio de la próxima edición del festival Cultura Inquieta

En primera persona: En la red y en los escenarios

Articulo de Juan Yuste, director de Cultura Inquieta, para el VII Anuario de la Música en Vivo.

Cultura Inquieta nació por nuestra necesidad de comunicar, de compartir, de hacer partícipes a los demás de aquello que sucede en el mundo en los ámbitos de la música, la cultura y el arte y que nos conmueve, que nos hace vibrar y emocionarnos.

El crecimiento de Cultura Inquieta está siendo armónico y sostenible, respondiendo siempre a la necesidad de relacionarnos con el mundo y de divertirnos con aquello que hacemos.

Nacimos como un festival de pequeño formato que desarrollamos durante nuestras tres primeras ediciones en una corrala renacentista ubicada en la ciudad de Getafe. Un festival multidisciplinar de tres semanas de duración en el que la música era la médula espinal de la programación, la cual se veía completada con programaciones teatrales, filmotecas, exposiciones, conferencias, talleres, sesiones de deejays, etc.

El hecho de que la acogida de esas primeras ediciones del festival fuese ya tan cálida y extraordinaria tanto por parte del público como por parte de quienes integrábamos el equipo de producción del festival, nos empujó a ser más ambiciosos, tratar una fórmula para poder compartir aquello que nos intriga, que estimula y apasiona con más y más personas y que no quedase limitado a las tres semanas que dura el festival.

Las redes sociales nos brindaron esa estupenda oportunidad. Después de la finalización de la tercera edición, en verano de 2012, empezamos a emplear nuestras por aquel entonces muy reducidas redes sociales para empezar a comunicar informaciones que nosotros entendemos son relevantes y de interés para todos aquellos con intereses artísticos y culturales. Empezamos a hacernos eco de la infinidad de maravillosas voces con tanto talento que están, cada día, ayudando a transformar el mundo y convertirlo en un sitio mejor empleando para ello como herramientas la belleza, la música y el arte.

Para nuestra sorpresa y alegría, ya en aquellos primeros compases en los que empezamos a comunicar noticias de interés artístico y cultural en nuestro canal de Facebook, nos dimos cuenta de que algo estaba sucediendo, que el feedback que estábamos obteniendo era increíble, que estábamos creando una gran comunidad, una arena de debate internacional.

El siguiente y natural paso fue el de dotar de más contenido informativo a esas publicaciones que compartimos en nuestras redes sociales. Para ello construimos una website especializada en arte y cultura que se ha convertido, solo en tres años, en la web de arte y cultura más potente y fidelizada de España, con una media diaria de 100.000 visitas.

Y continuando con esa necesidad de comunicar y de hacerlo siempre desde nuestra voluntad de tratar de contagiar al mundo con aquello que nos gusta y nos moviliza, levantamos el telón a nuestra propia agencia de comunicación especializada prioritariamente en el ámbito de la música: Inquieta Comunica. La agencia nos está dando muchas alegrías, nos está posibilitando el descubrir y profundizar en el trabajo de artistas increíbles. Nos encanta tener la oportunidad de trabajar con ellos y de conseguir que su voz llegue mucho más lejos.

Es un ámbito profesional complejo el de las agencias de comunicación especializadas en música y cultura. La complejidad responde a la difícil situación económica y social que atraviesa España, a lo prohibitivo que resulta para las bandas musicales el poder contratar el servicio de agencias por un lado y, por otro, al público en general el poder atender conciertos y manifestaciones culturales en general.

Es una razón más por la que nos enorgullece el comprobar cómo Inquieta Comunica no deja de crecer y de afianzarse como una de las agencias que gozan de mayor afecto y credibilidad dentro de la industria de la música.

Ciertamente el proceso del crecimiento y constante transformación de Cultura Inquieta no deja de ser curioso: nace como un festival de pequeño formato con unas pequeñas redes sociales creadas para apoyar las comunicaciones específicas del festival; las redes sociales crecen espectacularmente y desarrollan un nivel de “engagement” increíble con cientos de miles de personas; el festival queda mediáticamente en segundo plano; fruto del gran empuje que experimenta Cultura Inquieta desde nuestro entorno on line, el festival crece y, en dos años, multiplica por siete su aforo y su dimensión social.

Cultura Inquieta es un ente orgánico en el que los diferentes miembros tienen gran protagonismo y necesidad de existencia. La parte de comunicación online de nuestras redes sociales (con más de 1.000.000 de followers) y nuestra website (con una media de 100.000 visitas diarias) es de gran apoyo tanto para nuestra agencia de comunicación como para el Festival Cultura Inquieta. Todas las partes se retroalimentan, comparten las unas con las otras y componen una realidad única y muy viva.

Nos sentimos profundamente honrados y felices de que Cultura Inquieta se haya convertido, con la ayuda y complicidad de cientos de miles de personas, en un referente cultural e informativo.