En la carretera con…La Habitación Roja

Jorge Martí, Pau Roca, Marc Greenwood y José Marco son ya unos veteranos en el pop independiente español, con más de tres lustros de una trayectoria ascendente. Llevan ya meses pateándose nuestros escenarios desde que iniciasen la gira de su último álbum, ‘La moneda en el aire’, y este verano los podréis ver en multitud de festivales. Recién llegados del Contempopránea y el Low Festival, hacemos la entrevista justo cuando se apresaban a actuar en el Santander Music, el 1 de agosto. Su vocalista, Jorge, nos cuenta algunas cosas de su vida en la carretera.

Cómo matar el tiempo
“Desde que existen los Ipads y demás dispositivos móviles cada uno va un poco a la suya, aunque también hay momentos en los que escuchamos algún disco juntos. La gente lee algún libro, escucha música, ve alguna película y de vez en cuando tenemos alguna tertulia o discusión sobre algo”.

Los rituales iniciales
“Nos gusta juntarnos un poco antes en el camerino y hacer equipo, tomar una copa juntos. Cuando salimos hacia el escenario siempre suena ‘Are you lonesome tonight?’ de Elvis Presley, juntamos nuestras manos en plan serio pero gritamos alguna consigna que suele ser una chorrada, por lo que al final la cosa siempre es para desdramatizar un poco. La última es el ‘Atrássss’ de Diego El Cigala».

Los rituales finales
“Al son de ‘Perfect Day’ de Lou Reed nos solemos dirigir al camerino y una vez allí la gente se suele tomar algo y lo normal es que nos preguntemos qué tal el concierto. Yo siempre recojo las impresiones de los demás y comentamos la jugada. Luego intentamos salir a saludar a la gente”.

Conocer el lugar
“Siempre somos conscientes de la ciudad en la que estamos. Nos gusta viajar y somos gente curiosa, por lo que siempre hemos intentado saber algo de los sitios a los que viajamos e incluso, si tenemos tiempo libre, aprovecharlo visitando los lugares más pintorescos. También, en la medida de lo posible, nos gusta probar los productos culinarios de cada lugar”.

Mantener la adrenalina
“Cuando una gira está avanzada se puede llegar a notar el cansancio en que todo el mundo está más callado en los viajes o en los momentos previos al concierto, pero una vez empezamos a tocar nos solemos venir arriba de nuevo. A mí no me gusta bajar la guardia y creo que una de las cosas buenas de este grupo es que se toma muy en serio cada concierto que da. Nos gusta que la gente se vaya contenta y que sienta que venir a un bolo nuestro ha sido una buena inversión”.

Los viejos tiempos
“Siempre recuerdo la primera vez que tocamos en Zaragoza. Pedro Vizcaíno, del sello Grabaciones en el Mar, nos dejaba su piso para dormir. Cuando llamamos al timbre nos abrieron el portal y subimos. Vimos una puerta abierta y nos metimos en un piso. Una vez instalados salió una chica en batín asustada y nos preguntó que quiénes éramos. Le dijimos que éramos los del grupo y ella muy nerviosa nos gritó que o salíamos de allí pitando o llamaba a la policía. Nos habíamos equivocado de piso. Al parecer la chica se había dejado la puerta de su casa abierta y ésta estaba en la misma planta que la de Pedro. Al final acabamos en casa del gran Vizcaíno, que era mucho más austera, por cierto”.