Adrià Nogueira

El Epic Concert de Kids From Mars

Un Epic Concert es aquel concierto que marca un antes y un después en la trayectoria de un músico. A veces incluso da pie a que empiece una carrera. Sobre todo, tras ese momento de: ‘Yo quiero hacer esto’. Es por este motivo que en APMusicales.com preguntamos a los artistas cuáles fueron sus Epic Concerts. Hoy hablamos con Roger y Oskar de Kids From Mars.


El Epic Concert de Sergio M. Crovetto de Blumm

Roger

El momento en que mis metas en la vida cambiaron totalmente y supe que quería dedicarme a la música fue en el concierto de los The Strokes en el Primavera Sound del año 2015, cuando tenía 12 años.

Por influencia de mi padre, empecé a escucharlos cuando era muy pequeño, aunque no entendía las letras. Me acuerdo que me flipaba el videoclip de You Only Live Once donde todos los miembros del grupo se hundían en un líquido negro. Era un gran fan suyo y cuando supimos (mi padre y yo) que venían a tocar a Barcelona, no dudamos en ir.

Al verlos en concierto y al recibir la magia que transmitían con su show supe que mi sueño era estar arriba del escenario. Creo que desde entonces veo todos los conciertos de manera diferente. Los disfruto mucho más y pienso cómo sería estar tocando para toda esa gente.

Otro momento muy importante fue el primer concierto profesional que toqué a la edad de 15 años. Fue en la Antigua Fábrica Estrella Damm y fue el primer concierto de los Kids From Mars.

Ese momento fue increíble ya que después de tanto tiempo soñándolo, pude tocar para esas personas que no conocía y pude ver en sus caras que se lo estaban pasando genial, una sensación a la cual me fui enganchando y que ahora no puedo dejar de buscar cada vez que subo a un escenario.

La música consigue unirnos a todos y eso es lo que me encanta y el motivo por el cual adoro subirme a un escenario a tocar.

Oskar

Tendría yo 14 años cuando fui a ver a Foster The People por primera vez en la Razz de Barcelona.

Hablando honestamente, antes de ir a ese show ni los conocía prácticamente, solo había escuchado la típica, Pumped Up Kicks. Desde luego, yo en esa época ya tenía la música como vía principal en mi vida.

Pero de algún modo estar ahí, en la front row escuchando ese sonido tan precioso, extravagante y fantástico, me motivó para hacer la música que hago/hacemos hoy en día.

A esa edad yo era un rockerillo encerrado de esos que te vomitaban en el pecho si les hablabas de cualquier banda que no fuera Green Day o derivados, y gracias a ese maravilloso concierto ‘descubrí’ los sintetizadores y la magia del pop bien hecho.

Es decir, una nueva forma de crear y componer. Se puede decir que ese momento exacto afectó a toda mi sonoridad musical. Una experiencia inolvidable.

Si tuviera que destacar otra experiencia posterior similar sería la de nuestro primer concierto junto a Marlon Williams, en la Antigua Fábrica Estrella Damm. Ver delante de nosotros a toda esa gente que había venido a vernos emocionada y encantada con nuestra música abrió un hueco de felicidad en mi cabeza que nunca desaparecerá.

Tocar conciertos en vivo es sublime, algo embriagador que te deja con ganas de más. Y los he echado de menos, pero ver como poco a poco vuelven me reconforta, me hace sentir vivo.

Kids From Mars

Kids From Mars  son dos jóvenes compositores y productores de música indie pop electrónico, originarios de Barcelona.

Estos talentosos artistas han demostrado su magnetismo tocando más de 40 conciertos en su primer año debut. 

Se iniciaron en la industria con su primer tema «August» (2018) una canción nostálgica que hablaba de un verano inacabado por la ausencia de esa persona especial. 

Ahora, después de un largo recorrido en su carrera y experimentando con multitud de estilos musicales, nos presentan su álbum debut «18«, un LongPlay difícil de clasificar en etiquetas (indie / pop / electro / rock) lleno de melodías ricas, sonidos frescos y energía en estado puro.

Recibieron el premio «Talent Gironí» del Festival STRENES por su directo en el festival y estuvieron nominados como Mejor Artista Revelación en los Premios ARC. Su directo es un tornado de energía que no deja a nadie indiferente.