David Otero hacía en su anterior disco, 1980, una reflexión exhaustiva de qué le llevó hasta El Canto Del Loco (ECDL). En su nuevo proyecto, Otero y yo, recupera sus tres etapas musicales, incluidas la de su exbanda y ya en solitario como El Pescao, y se une a artistas y amigos para reivindicarse como músico que ha dejado importantes canciones tanto en discos como en la carretera, como cuenta a Apmusicales.

PREGUNTA: ¿Cuánto se parece David Otero al artista de hace 20 años?
DAVID OTERO: Antes, cuando hacía letras, tenía claro que luego llegaría mi primo (Dani Martín) y haría ‘guash’ y la llevaría al nivel que la canción necesitaba. No me preocupaba más. Estaba muy cómodo. Él les metía una historia dentro, que tuvieran fuste, y yo me preocupaba por que las melodías y los giros fuesen finas y especiales.

PREGUNTA: ¿Algún ejemplo de eso?
DAVID OTERO:
Recuerdo que Besos se nos ocurrió a Chema (Ruiz) y a mí en un hotel de Tudela (Navarra), donde teníamos un bolo. Yo siempre llevaba mi guitarra conmigo y en la cama de la habitación que compartíamos empezamos a esbozarla con una letra que nos inventamos: “Eso es lo que quiero besos, los americanos se los dan con ketchup y los mexicanos con queso pa’ cenar”. Dani llegó entonces y dijo que teníamos que hacer una letra con sentido.

PREGUNTA: Precisamente el tema lo han recuperado recientemente en Operación Triunfo. ¿Qué tienen para trascender después de tantos años?
DAVID OTERO: El otro día vacilaba a mi hija, que es muy fan de OT: “¿Te das cuenta de que tienes un papi muy guay?” (risas). Creo que es por la energía que poníamos entre todos.

PREGUNTA: ¿Y ya no eres el letriste de “los besos con ketchup”?
DAVID OTERO: Ahora he empezado a hacer composiciones con otros artistas en las que sí me he enfocado mucho en la letra, buscando el por qué de las cosas. También estoy leyendo más y entendiendo la vida de otra manera, con otra perspectiva. Estoy cebadísimo con la lectura del libro Sapiens, del historiador Yuval Noah Harari.

PREGUNTA: Has sido muy sincero al hablar de tu bajón emocional antes de este proyecto y de que acudiste a un especialista para resolverlo…
DAVID OTERO: Hace muy poco leía una entrevista con Billie Eilish en la que comentaban también sus problemas de salud mental y me parece maravilloso que la gente joven pueda tener referentes que expliquen esas cosas que les pasan, gente como mi hija, que sepan que hay opciones más allá de dejar de luchar.

PREGUNTA: ¿A ti qué te recomendaron?
DAVID OTERO: Yo tuve la suerte de dar con una doctora buenísima. Le dije que quería dejar lo que más me gustaba en la vida, que es la música, por cosas que me habían pasado y no entendía. Me dio la enhorabuena por dar ese paso de levantar la mano y decir que con eso no podía solo.

PREGUNTA: ¿Llegaste a pensar en dejar la música?
DAVID OTERO: Un cambio radical no creo que hubiese ido conmigo, porque no sé si me sabría dedicar a una cosa distinta, pero sí pensé dejar el escenario y la vida pública y dedicarme a producir cosas para televisión, cine o a componer para otros.

PREGUNTA: ¿Y para qué ha servido todo ese proceso de reconciliación con la música?
DAVID OTERO: Para tener perspectiva con todo, también con la carrera, y no dejarse llevar por la idea de éxito. Pensar que la humanidad tiene cosas muy importantes como para someter toda tu felicidad al número de reproducciones. No hay que buscar un éxito porque sí, sino que las canciones tengan corazón.

“No puedes someter tu felicidad al número de reproducciones”

PREGUNTA: ¿Cuándo empezaste a trabajar en este proyecto que abarca tu producción desde ECDL?
DAVID OTERO: Hace como un año, cuando me di cuenta en los directos de que estas canciones conectaban con el público frontalmente, ni más ni menos que las mías. Son parte de mi vida, pero antes era un poco tonto…

PREGUNTA: ¿Qué has aprendido de ti mismo?
DAVID OTERO: He buceado mucho en el origen de los temas y le he dado mucho valor al trabajo que hicimos con ECDL.

PREGUNTA: ¿Quieres decir que no las valorabas? Es un proceso curioso que han vivido otros artistas con los grupos en los que militaban antes de ejercer en solitario…
DAVID OTERO: Es como que tenemos la necesidad de declarar que somos esto y no lo otro, que aquello era un grupo. Pues no, también eso éramos nosotros.

PREGUNTA: ¿Alguna vez, quizás ahora pasados 20 años, se ha puesto sobre la mesa un retorno, aunque puntual, de ECDL?
DAVID OTERO: No, nunca se ha planteado la posibilidad de una vuelta de ECDL. Cada uno está con su proyecto y lo que es honesto es hacer lo que nos dicta el corazón, que ahora mismo está en sitios superdiferentes. Todo lo demás sería mercado y el mercado porque sí no me gusta.

PREGUNTA: ¿Por qué dividir el proyecto en tres EPs lanzados a lo largo de 2020?
DAVID OTERO: Me parece un modo de comunicación más eficaz. Hoy en día el público está acostumbrado a escuchar las cosas de otra manera, se está viendo en el acceso a la cultura y el entretenimiento. Igual que ahora vemos muchas series, más que películas, la música ha tomado ese testigo de cómo dividir la ficción.

“La música ha tomado el testigo de las series de TV

de cómo dividir la ficción”

PREGUNTA: ¿El proyecto lo abordas desde un punto de vista cronológico?
DAVID OTERO: No, voy saltando en las épocas. Por ejemplo, pasaré de Una foto en blanco y negro a Buscando el sol. Luego haré otra mítica con Cepeda y más tarde Castillos de arena con Marta Soto. Será como en un concierto, que no siguen ese orden cronológico, más guiado por la energía de las canciones que por el instante al que pertenecen.

PREGUNTA: ¿Cómo surgió la colaboración con Willy Bárcenas, de Taburete?
DAVID OTERO: Surgió en su casa de una manera natural. Me dijo que Una foto en blanco y negro era de sus favoritas y en el primer acorde que tocó con su voz, tuve una revelación, que eso conectaba perfectamente su generación con la nuestra. Tenía coherencia, era un tema que para él significaba algo y que en su voz quedaba especialmente bonita.

PREGUNTA: ¿Qué les pediste al resto de tus invitados?
DAVID OTERO: Les pedí que les gustase la canción, que la conociesen y la sintiesen. Como Aire, que la canto con Funambulista porque la compuso conmigo. En ese tema también está Georgina, porque la invité hace tiempo a hacerla juntos en un festival.

PREGUNTA: ¿Habrá posibilidad de reunir en vivo a los artistas que han cantado contigo en Otero y yo?
DAVID OTERO: En el Basic de Los40 del 18 de febrero en Joy Eslava voy a reunir a muchos de ellos.

PREGUNTA: ¿Y quiénes serán los músicos que te acompañen?
DAVID OTERO: Marcos, de La Sonrisa de Julia, va a acompañarme como guitarrista y corista en la gira. Me hace un favor de la leche porque no lo hace como músico, sino como amigo que viene a tocar. Estará también Tato Latorre a las guitarras, teclados y bajo, un poco a todo, más Cristina Rubio a teclados y bajo, y luego Carlos Gamón a la batería.

PREGUNTA: ¿Recuerdas cuál fue el primer concierto al que asististe que te impresionó o el primero que te hizo querer ser músico?
DAVID OTERO: Mi primer concierto fue uno de Rocío Jurado en el Parque de Atracciones de Madrid, pero el que me hizo querer ser músico fue uno de Pearl Jam. Me acababa de sacar el carné de conducir y tocaban en Anoeta, en San Sebastián. Aún sin saber llevarlo muy bien, me cogí el coche y subí a verles.

David Otero será protagonista del Básico Los40 que tendrá lugar el 18 de febrero en Joy Eslava. También en Madrid tiene cerrados este 8 de febrero otro concierto en el Pabellón de Fiestas de Valdemorillo y el 26 de noviembre en La Riviera.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.