Sin noticias del Ministerio de Cultura con relación a la situación de los festivales, la gran mayoría han decidido aplazar su edición a 2021. No obstante, a la espera de reestablecer la actividad habitual, los promotores de Cruïlla y Festival Jardins de Pedralbes (Concert Studio) trabajan en dos propuestas especiales para los meses de verano. Porque un verano sin música en vivo, no es verano.


Cruïlla XXS: música y cultura durante el mes de julio en espacios emblemáticos

“Nos negábamos a aceptar que llegase el verano, que hablásemos de una supuesta normalidad y que en ella no hubiera música”, explica el director del Cruïlla Jordi Herreruela. El equipo del festival barcelonés ha trabajado para salvar la edición 2020 en el recinto del Fórum, pero al final no ha sido posible y han traslado el festival a 2021. Al principio sospesaron un plan de protocolos de acceso con medidas sanitarias concretas (test rápidos, controles de temperatura). Pero con un margen de error de un 5% en las pruebas, aplicado a la masificación es mucha gente. En este escenario, Herreruela comenta que “por mucho que cambiarán los protocolos de seguridad, no se pueden aguantar los eventos tal y como los teníamos pensados”.

Sin embargo, con la desescalada en marcha se abrió otra posibilidad. Las posibilidades que establece la Fase 2 son eventos culturales al aire libre con un aforo de 400 personas, así que este fue el marco en el que nació Cruïlla XXS. “En vez de juntar miles de personas durante unos días, lo que nos toca hacer es centenares de actos durante todo un mes con aforo reducido”, argumenta el director del festival barcelonés que añade que se basan en la idea de “menos es más”.

Con la experiencia de programar ciclos en diferentes espacios de la ciudad con las programaciones del Cruïlla de Tardor y el Cruïlla de Primavera, este verano Cruïlla XXS ofrecerá eventos diarios durante el mes de julio, con más de 200 artistas, y en una decena de espacios emblemáticos de la capital catalana, como los jardines del Teatre Nacional de Catalunya, el Poble Espanyol, la Anella Olímpica o el recinto modernista del Hospital de Sant Pau.

Habrá todo tipo de eventos culturales (espectáculos humorísticos, danza, teatro, performance), también conciertos de distintos estilos musicales (pop-rock, jazz, rumba, música clásica), y los artistas actuarán más de un día en algunos casos. Entre los primeros confirmados se encuentra Rayden, Muchachito, Pau Riba, Roger Mas, Delafé, Egosex, Tu Otra Bonita, etc.

Para cumplir con las medidas sanitarias, el público estará sentado y separado físicamente, tendrá que llevar mascarilla y lavarse las manos con hidroalcohol facilitado por el festival. Además, el director explica que darán horas de entrada y de salida, “las 400 personas entrarán en cuatro tandas de 100 personas cada una”. Asimismo, el servicio de restauración también será personalizado para que no haya masificación en las barras. Todo ello se define a través de un nuevo concepto, el touchless: “Hacer un evento donde la gente no toque lo que no sea necesario”.

“Es un proyecto de ciudad”, dice Herreruela. “Pese a todas las dificultades, hemos conseguido transformar en un sí colectivo y muy ilusionante. Nos parece que ahora no va de márgenes sino de ponernos a trabajar. Creemos que tendrá un impacto muy positivo en el sector pero también en el estado de ánimo colectivo”.

Festival Jardins de Pedralbes: un espacio único con música en vivo durante todo el verano

“Tenemos la suerte de tener un espacio excepcional y tenemos una cierta obligación con la ciudad, de proporcionar un motivo de alegría, una luz”, explica el director general de Concert Studio y responsable del Festival Jardins de Pedralbes Martín Pérez. Después de posponer el 90% de conciertos a 2021, a la espera de más confirmaciones, desde la promotora impulsan también un festival especial y adaptado a las circunstancias.

La propuesta empezará a principios de julio y se extenderá hasta mediados de septiembre. La idea es que cada día de la semana en los jardines del Palau Reial Pedralbes se celebren dos conciertos al aire libre y mucho más.

La zona del village del festival contará con una decena de restaurantes reconocidos de la ciudad que ofrecerán cenas “con precios muy ajustados”. Además, esta espacio tendrá novedades: “Vamos a esforzarnos porque sea más bonito, haya más servicios y más entretenimiento”, explica Pérez. La idea es que los asistentes cuando lleguen a los jardines puedan relajarse y encontrarse música y cultura por todas partes: pequeños conciertos íntimos de artistas emergentes, performances, danza, etc.

El gran cambio será el aforo que pasará de 2.500 o 3.500 personas a 800. “Sin hacer el montaje habitual de grada y escenario, vamos a primar la belleza”, avanza el director de Concert Studio. En su caso también seguirán estrictamente las medidas que se marquen a nivel sanitario. En este sentido, habrá la distancia reglamentaria entre el público, se pedirá protección personal con mascarillas, etc.

A la espera de que anuncien más detalles de la propuesta, Martín Pérez avanza que tienen más de 40 artistas confirmados y que el proyecto ha tenido buena acogida. “Los promotores estamos poco reconocidos en el sector y todos los que están detrás del escenario van a padecer las consecuencias de esta crisis. Por esto tenemos la obligación de dar trabajo y movimiento a empresas y profesionales”.

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.