Colección de estrellas para el 46 Festival Internacional de Jazz de Barcelona

La antigua fábrica de Estrella Damm, en Barcelona, ha sido el escenario de la presentación del 46 Festival Internacional de Jazz de Barcelona, que se celebrará entre el 10 y el 29 de noviembre en la ciudad condal. El encuentro, organizado por la The Project, se propone superar los resultados del año pasado. Objetivo ambicioso si tenemos en cuenta que la última edición batió pde programación y espectadores. El director de la promotora, Tito Ramoneda, ha resumido en diversos puntos los puntos principales de la principal cita del jazz en España.

Las grandes estrellas, más presentes que nunca
Diana Krall, John Legend, Chucho Valdés, Paolo Conte,…el Festival Internacional de Jazz de Barcelona vuelve a apostar por las grandes estrellas como reclamo para acercar el género a un público generalista. Este año, además, la mayoría de artistas llegan con novedades discográficas bajo el brazo. Mención aparte merece la actuación de Diana Krall, que estará el 10 de octubre en el Auditori del Fòrum con un avance de su nuevo trabajo, pocos días antes del inicio de la gira de presentación por Estados Unidos y a una semana de su al mercado.

Festival local con mirada internacional
Este enunciado resume uno de los principales objetivos del festival. Tal y como ha explicado Ramoneda, The Project se enorgullece de acercar el jazz a Barcelona y al resto de ciudades participantes. «No somos un festival de fin de semana que llega y arrasa con todo. Tenemos una programación de casi dos meses, con más de 100 conciertos y que aspira a reunir a más de 100.000 espectadores, 80% de los cuales serán locales». A pesar de esta circunstancia, el Festival de Jazz de Barcelona presume de su posición cada vez más destacada en el panorama internacional. «Como organizadores, miramos al mundo para crear nuestra programación y, a la vez, aprovechamos la atención que Barcelona despierta alrededor para situarnos entre los mejores festivales del género en el mundo», explicaba Ramoneda.

Colaboración público-privada
Sin duda, el Internacional de Jazz de Barcelona es uno de los festivales más implicados con su entorno. Así lo demuestra la cantidad de espacios en los que transcurre su programación y el listado de empresas y entidades colaboradoras. Tanto del ámbito público como del privado. Prueba de ello es la recuperación de la Catedral de Barcelona como espacio de conciertos gratuitos, coincidiendo con la fiesta mayor de la ciudad y la celebración del BAM. Más muestras: el vínculo con la cervecera Damm, que asegura la vida del festival al menos hasta su 50 edición, o la programación de 20 clases magistrales en el Conservatori del Liceu gracias a la Fundació de Músia Ferrer i Salat, que este año recibirá la medalla de honor del festival.

Cifras
El Festival Internacional de Jazz de Barcelona arranca con un presupuesto de 1.100.000 euros, que se amortizará en un 67% con las 43.000 entradas que ya están a la venta, un 15% con aportaciones públicas y el 18% restante con patrocinadores. El precio medio de las entradas se sitúa en 25 euros. Al margen quedan packs de conciertos, como el que bautiza Chucho Valdés, que permiten acudir a una decena de conciertos a un precio inferior a los 10 euros por actuación.