Javier Rosa

Cinco razones que han provocado la caída de un festival

El nuevo festival Jiwapop ha sido la noticia negativa del día en la música en vivo. La organización informaba al mediodía de hoy -un día antes del inicio del festival- sobre la cancelación de las actuaciones musicales tras haber vendido 2.000 entradas en la preventa. Una cifra que la empresa promotora ha considerado insuficiente «para afrontar los gastos necesarios para llevar adelante la zona Pop  del festival».

La noticia llega cuando parece que los festivales en España gozan de mejor salud que nunca. Sin embargo el director de Producciones Animadas y vinculado a festivales como el FIZ, el SOS 4.8 Murcia y el Pròxims, Albert Salmerón, indica que existe un «panorama de festivales y eventos de verano más o menos consolidado» que hace difícil introducir nuevas propuestas. Estos son algunos de los motivos por los que el Jiwapop no ha cuajado.

1.- Calendario saturado
El verano es tiempo de festivales, y, tal y como advertía Salmerón, ya existe un panorama consolidado al que es difícil sumarse. «Este año han aparecido un buen número de propuestas nuevas que lo tendrán complicado para hacerse un hueco ante los que ya hace años que están en el mercado y tienen un público consolidado», asegura.

2.- El factor geográfico
Si el calendario está saturado, el campo en el que jugaba el Jiwapop tampoco era el mejor. Catalunya -y en concreto la provincia de Barcelona- es uno de los terrenos más fértiles en festivales, por lo que la competencia es abundante. «No es imposible crear con éxito un festival nuevo en un espacio tan saturado, pero se tiene que hacer muy bien: hay que definir con precisión el perfil de la propuesta y diferenciarse claramente de la competencia».

3.- Un perfil indefinido
Es en esta definición del perfil donde más ha fallado el Jiwapop. Salmerón considera que la propuesta ha quedado «dispersa» y que ha acabado emparejada a festivales con más historial y mejor cartel. «Quizás tenía alguna similitud con el Cruïlla Barcelona, y quedaba demasiado cerca en el calendario, en geografía y era una oferta menos atractiva para el público». Salmerón considera que la elección de los artistas no ha sido la mejor y considera que, a pesar que hay casos que demuestran que es posible, resulta complicado «conectar el público de Fangoria con el de La Pegatina».

4.- Cartel amortizado
Calendario, geografía, propuesta y cartel. Más allá del atractivo de ver a Madness, Love of Lesbian, Fangoria o Els Amics de les Arts sobre el escenario, hay que tener en cuenta el recorrido de las giras de estos artistas que, en muchos casos, llevan diversos años de gira del mismo álbum. «Love of Lesbian esta en el último tramo de la presentación del disco ‘La noche eterna. Los días no vividos’ y vienen de hacer tres Razzmatazz seguidos en abril. Sus fans ya los han visto en directo. Lo mismo pasa con Madness, que es un grupo ya amortizado como cabeza de cartel de un festival», asegura Salmerón.

5.- Sin construcción de marca
La última pata del caso Jiwapop. Una de las claves del éxito de festivales como el Primavera Sound, el Sónar o el SOS 4.8 es la creación de una marca durante los años. Y si es el primer año y no hay marca «hay que tirar de cartel», asegura Salmerón. «Está el caso del Canet Rock, que ha recuperado el nombre de un festival mítico y lo ha combinado con el movimiento social y político que vive Catalunya para crear su propia identidad con éxito».