BeGun
BeGun

BeGun: «Compañeros músicos, tened mucho cuidado con EE.UU»

El músico español BeGun acaba de llegar a Madrid tras pasar tres días en una prisión de EE.UU. por un error de visado. No es el primero que se encuentra con las puertas cerradas. Varios artistas de fuera del país (entre ellos algunos españoles) se encontraron con situaciones parecidas no hace mucho al intentar entrar para tocar  en el festival South by Southwest. Parece que es la marca de la nueva era, marcada por el populismo de Donald Trump. No es ninguna broma, y solo hay que escuchar a BeGun para darse cuenta de ello. Aquí reproducimos íntegramente sus palabras:

Mirad, este es mi recuerdo de los Estados Unidos de América, el país de la libertad. No soy muy de hacer vídeos selfies pero creo que la ocasión lo merece y, como llevo casi cuatro días incomunicado, tenía unas ganas de hablar brutales. Acabo de llegar al aeropuerto de Madrid. Nos ha pasado una historia mazo de tremenda y creo que a lo mejor merece la pena explicarla. El caso es que Marcel, mi partner a los visuales, y yo viajamos a Puerto Rico el pasado miércoles para hacer un concierto que se iba a celebrar el sábado en una ciudad que se llama Ponce y que está al sur de Puerto Rico.

Tuvimos mala suerte. Nada más llegar a la aduana, nos encontramos con el Capitán América, un rookie que tenía ganas de apuntarse el tanto de patriotismo del mes, y estuvo indagando, indagando, indagando, hasta que nos denegó la entrada por un tema estrictamente burocrático, un error de visado. Era una tontería, ¿vale? Pero en ese momento, en EE.UU (ya sabéis como son los americanos, que funcionan a base de los buenos y los malos), fuimos declarados poco más que terroristas. Nos metieron en una sala, sin comunicación alguna. Estuvimos 24 horas en el suelo, metidos en un zulo como si fuéramos ratas, auténticas ratas.

No teníamos reloj, no teníamos tele, no teníamos libros, no teníamos nada. No teníamos derecho a comunicarnos con el exterior, con el pretexto de que íbamos a ser devueltos a España. Yo, pasado un día entero, ya no podía más, porque era una tortura psicológica y me quejé. Y dijeron: “¿Sí? ¿Os quejáis? Vale, pues”. Nos encadenaron manos y pies con cadenas de metal y nos llevaron a una prisión federal sin haber cometido ningún delito. De repente, estábamos en una prisión de los EE.UU.

Ha sido una experiencia brutal. Estábamos otra vez incomunicados, con literas de metal. Todo lo que vemos en las películas. Exactamente eso mismo y sin haber cometido ningún delito. Nuestro máximo delito era intentar ir a tocar una hora en Puerto Rico. Como si fuéramos a robar, o como si fuéramos traficantes de órganos. Fue una cosa espectacular. Total, que nos han tenido tres días metidos en ese zulo incomunicados y sin poder hablar con nadie. Solo teníamos derecho a una sola llamada. La embajada no nos hizo ni caso, obviamente.

Y nada, después de toda esta fantástica experiencia acabo de llegar justamente ahora en el aeropuerto y, básicamente, grabo este mensaje para advertir a mis compañeros músicos de nuestro país, tened mucho cuidado con EE.UU. Tened muchísimo cuidado, porque un error muy tonto os puede llevar a una experiencia tan desagradable como la que hemos vivido Marcel y yo. Es muy difícil explicar lo que nos ha pasado. Jamás en mi vida me había sentido tan denigrado y con esta sensación de tantísima impotencia por un error estrictamente burocrático. Ni siquiera los federales se lo explicaban. Pero bueno, espero que la próxima vez que nos veamos sea en unas circunstancias más alegres y, nada, un beso a todos.

Además, en declaraciones exclusivas a TIU, BeGun ha explicado los detalles del problema: “Un visado de trabajo en EEUU es totalmente inasumible para un músico de mi nivel que va allí a realizar un solo concierto, por lo que es muy común cobrar en negro y entrar con el visado de visita argumentando que se va a realizar una actuación promocional, sin cobrar”. Sin embargo, cuando el federal de la aduana llamó al promotor del concierto, este reveló que “tenía pensado darle 1.000 dólares en un sobre”, y BeGun fue acusado de mentir a un federal.