Al hilo de las informaciones aparecidas en los últimos días, la Asociación de Promotores Musicales (APM) -en cuanto entidad formada por profesionales con un fuerte compromiso con la música y con su divulgación- quiere expresar su total rechazo a la reventa de entradas, máxime cuando el propósito de la misma posee un fin puramente especulativo que dificulta (cuando no impide) el acceso a este tipo de espectáculos de las personas para las que están concebidos, inflando artificialmente el precio inicial.

APM se ha caracterizado desde el arranque de su actividad por velar por que el precio de las entradas de sus conciertos y festivales guardara consonancia con el mercado y ese principio se ha manifestado en los peores años de la crisis económica y del aumento en ocho puntos del IVA cultural, absorbiendo en la mayoría de los casos esa subida e impidiendo que repercutiera en el precio final, para no castigar aún más los bolsillos de los amantes de la música.

En este sentido, APM cuestiona los métodos y protocolos de los “marketplaces”, esto es, las plataformas digitales de reventa de entradas, puede que concebidas de buena fe para favorecer el intercambio entre particulares que hubiesen adquirido entradas para un evento al que finalmente no pueden asistir, pero que, como se ha visto repetidamente, han terminado favoreciendo una actuación fraudulenta.

APM ha planteado estas quejas durante años a los responsables de estas plataformas, con el envío incluso de burofaxes en los que se requería el cese de su actividad, meta compleja por su nivel de implantación en el mundo anglosajón y su extensión a través de internet.

Resulta imposible confiar en que el propósito de la reventa de entradas en estos “marketplaces” sea paliar un supuesto “cambio de planes” cuando la oferta de tickets se inicia casi en paralelo con su puesta a disposición de los clientes en el mercado primario. Es más, si así fuera, estas plataformas no permitirían que el precio de venta que se ofrece fuese superior al original, como ya hace la plataforma TWICKETS.

Cabe recordar en este punto que las condiciones generales de la compra de entradas prohíben su reventa y advierten que a los compradores en reventa se les podrá impedir el acceso al concierto. Ademas, en caso de cancelación del evento, las personas que hubiesen obtenido su entrada en una plataforma de reventa difícilmente recuperarían el importe pagado por ella. Es por esta razón que la asociación recuerda el riesgo que supone adquirirlas fuera de los puntos oficiales.

Ante el perjuicio que los especuladores ocasionan al sector de la música en vivo y a la integridad de su imagen y espíritu, APM estudia seriamente en estos momentos plantear una serie de denuncias contra estas plataformas digitales de reventa de entradas.

 

Sobre El Autor

APM

La Asociación de Promotores Musicales (APM) es la principal representante de la industria de la música en vivo en España. Sus socios representan al 80% de los promotores privados del país, y son los responsables de las principales giras nacionales e internacionales y festivales que se celebran.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.