Se ha hecho esperar, pero Andrés Suárez ha publicado finalmente el único disco al que ha querido dar su nombre, Andrés Suárez. A la octava va la vencida y el cantautor gallego charla con Apmusicales sobre este trabajo que paseará en algunas citas exclusivas a lo largo del verano tras cambiar de discográfica y de oficina de “management”.

PREGUNTA: ¿Cómo has vivido el confinamiento?
ANDRÉS SUÁREZ: Yo lo he pasado bien. Tengo una casa grande con un minijardín y un estudio abajo, así que aquí puedo caminar. Hay gente que lo ha pasado francamente mal. Solo al principio lo pasé peor porque mi madre es enfermera en Ferrol y empecé a pensar que se contagiaría. Me acojoné por ella.

PREGUNTA: ¿Y qué tal lo ha llevado ella?
ANDRÉS SUÁREZ: Es una jabata que a sus 62 años trabajaba 18 horas diarias, sin cobrar y vocacionalmente. Eso me hace pensar, ahora que todo el mundo está crispado, que a ver si nos queremos un poquito más.

PREGUNTA: Has postergado unos meses la salida del álbum por el coronavirus, ¿cuál fue la razón?
ANDRÉS SUÁREZ: Cuando presentaba un disco, por ejemplo, tenía costumbre de irme a la puerta del centro comercial a tocarlo en la calle. Eso no va a poder ser. Hay gente muy afín a internet, pero yo no y quise alargar el momento para poder recuperar esos momentos y que la gente me dijera qué les parecía. Prolongué en el tiempo cuanto pude ese abrazo físico, pero no podía alargar un año más la salida del disco.

“Tras el festival #MeQuedoEnCasa recibí como 300 mensajes privados de gente que estaba con respiradores o en pasillos de hospitales cuando se desató el infierno”

PREGUNTA: ¿Cómo has vivido entonces estos meses con el disco aguardando?
ANDRÉS SUÁREZ: Hice presentaciones a través de una pantalla y a mí, que soy de contacto físico, me parecía horrible. Tocaba la guitarra ante un móvil y me preguntaba: ‘¿Dónde está la cerveza fría, la barra del bar y los amigos?’. Todo arrancó con el festival de #MeQuedoEnCasa. Recibí 300 mensajes privados al terminar de gente que estaba con respiradores, máquinas de oxígeno o en pasillos de hospitales cuando se desató el infierno. Si con una de mis canciones pude ayudar a toda esa gente, bien empleado está.

PREGUNTA: ¿Por qué hasta ahora no había habido un álbum homónimo en tu carrera?
ANDRÉS SUÁREZ: Jamás me había identificado tanto con un disco. Fue la suma de los dos productores los que, al escuchar las canciones y su intrahistoria, me propusieron que lo llamara así. En realidad, soy una persona muy tímida que no sale en sus videoclips, ni mi careto había salido nunca en la portada de ningún CD. Ni siquiera en los carteles de las giras hasta hace relativamente poco. Por ejemplo, a los productores les decía que bajaran mi voz y subieran la batería, porque la notaba muy presente. Con este álbum, no sé qué carallo pasó, pero me atreví.

PREGUNTA: Una de tus primeras actuaciones de esta etapa vas a hacerla en la mítica cuna de cantautores de Libertad 8, en Madrid. ¿Qué le debes?
ANDRÉS SUÁREZ: Viví tanto allí que las marcas de mis dedos están en la barra. Por eso uno de mis primeros conciertos lo voy a hacer allí el día 6 de julio, para unas 20-25 personas, porque Julián (Herraiz) fue el primero en apostar por mí cuando nadie lo hacía. Ahora me surgen un montón de primos, pero entonces él me dio una fecha y no vino nadie. Me dio otra y otra y otra y seguía sin venir nadie. Me dijo: ‘Tú vas a tocar aquí hasta que llenes’. Ahora me toca a mí devolverle. La recaudación será para Libertad 8, con una fila 0 que habrá para salvar el local y evitar su cierre.

PREGUNTA: ¿Qué queda de aquel cantautor taciturno de tus inicios?
ANDRÉS SUÁREZ: Todas las noches que pasé con Aute, con Tontxu o Iván Ferreiro quedaron atrás, pero fueron un aprendizaje. Si con 37 años sigo intentando revivir esa etapa daría un poco de pena. Aunque sigo escribiendo a las 6 o 7 de la mañana con un café y, de hecho, hay una canción en este disco así titulada.

“Soy muy intenso en todo; si no considerara a Rosa Lagarrigue la mejor mánager de este país, ¿por qué estaría trabajando con ella?”

PREGUNTA: ¿Trasladas la intensidad de tus letras a tus decisiones profesionales?
ANDRÉS SUÁREZ:
Yo soy muy intenso, para todo. Si no considero que Rosa Lagarrigue es la mejor mánager de este país, ¿por qué estoy trabajando con ella? Y si no creo profundamente en este disco, no hago ni entrevistas. Por eso también, cuando estoy con alguien es porque estoy perdidamente enamorado.

PREGUNTA: ¿Cómo ves las restricciones impuestas a la música en vivo por el coronavirus?
ANDRÉS SUÁREZ: Si a mí me dicen que para dar un concierto me tengo que poner dos guantes y estar a 7 metros, lo firmo. Solo falta que llegue yo y me salte las normas como hijo de sanitario. Lo primero es la salud y no voy a dar un solo concierto donde ponga en riesgo a alguien. Sé que cada promotor con el que voy a trabajar ya se ha informado de cómo deben ser las cosas.

PREGUNTA: Algunos de tus compañeros de quejan de que las medidas son más restrictivas con la cultura, ¿a ti qué te parece?
ANDRÉS SUÁREZ: Dicho lo dicho, veo escenas en las terrazas en las que la gente está codo con codo. No es que pida que cierren las terrazas, sino que viendo esas escenas en autobuses y aviones, pienso: ‘Hagámoslo para todos en las mismas condiciones de seguridad’.

“Tocaré en Libertad 8 para salvar el local y evitar su cierre”

PREGUNTA: ¿Cuál crees que ha sido la aportación de los artistas en estos días?
ANDRÉS SUÁREZ: Una canción no te va a salvar la vida, pero imaginad estos días sin cultura. Por eso defiendo que no haya tanto mensaje de “gracias al mundo de la cultura”. Mejor, que no cambien los grandes teatros de la Gran Vía por grandes cadenas internacionales de ropa o alimentación.

PREGUNTA: ¿Cómo te imaginas esos conciertos de la “nueva normalidad”?
ANDRÉS SUÁREZ: El miedo que teníamos es que todo fuese muy frío, pero un par de compañeros que han tocado ya me han dicho que fue maravilloso. Tenemos ganas de canciones. Yo mismo tengo casi más ganas de ir a un concierto que de darlo.

PREGUNTA: De las alternativas planteadas en estos tiempos de distanciamiento social, ¿con cuál te quedas?
ANDRÉS SUÁREZ: Me dicen que los conciertos al aire libre a una distancia prudencial son totalmente seguros y para mí lo primero es la seguridad.

Andrés Suárez tiene previsto actuar el 10 y 11 de julio en la Terraza Auditorio Mar de Vigo, el 15 de julio en las Nits del Fòrum de Barcelona, el 30 de julio en el Marenostrum de Fuengirola, el 7 de agosto en Jardines de Abril- Noches Mágicas de Alicante y el 24 y 25 de septiembre en la sala Capitol de Santiago de Compostela, entre otros puntos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.