Superball/Century Media

Al habla con… Toundra: Tocar en el Barclaycard Center «es un sueño»

«Por romper las reglas», así de claro. Toundra, un pequeño gran grupo, reescribe este próximo sábado los parámetros de dónde y cuándo se puede actuar en un recinto multitudinario como el Barclaycard Center. Será su debut en este espacio, para presentar en vivo, con el preciosismo que les caracteriza, el que ellos mismos consideran su mejor disco, IV.

PREGUNTA: ¿Por qué elegir una opción tan osada como el Barclaycard Center?
RESPUESTA (Esteban J. Girón): Por romper esa regla no escrita en la música independiente de que todas las bandas patrias tienen que hacer primero una Joy Eslava, después dos Joy Eslavas, luego La Riviera y al final el Palacio de Deportes.

P: También, supongo, revela el estado de confianza que tenéis ahora mismo en el grupo.
R (David Paños «Macón»): Si no tuviésemos confianza, lo hubiésemos descartado de primeras. Sucedió además que, cuando lo decidimos, fuimos a ver un concierto de Ghost en La Riviera que estaba ‘sold out’, pero a pesar de ello de la barra para atrás se veía todo vacío.
R (Esteban): Se ha perdido eso de hace años, cuando ibas por ejemplo a ver a Sigur Ros y había tanta gente junta que se generaba una sensación de acontecimiento.
R (David): Somos tan locos que nos hemos ido al Palacio. Probablemente tampoco lo llenemos, pero tuvimos fe.
R (Esteban): También pensamos que igual en dos años no existíamos como grupo o hacemos un disco que no le gusta a la gente, en definitiva, que se nos pase el momento, y sabíamos que hacer esto sería un momento que recordaríamos toda nuestra vida.

P: Y llegáis allí con IV bajo el brazo, ¿es el mejor disco de vuestra carrera?
R (David): A nosotros nos parece el mejor disco hasta ahora, junto con II, que fue otro punto de inflexión.

P: Es digno de admirar que una banda instrumental haya llegado donde vosotros. «Somos una moda», declarasteis en 2013. ¿Lo seguís pensando?
R (Esteban): Todo es una moda en la cultura pop. Somos conscientes de que llegará un momento en la banda en el que ya no iremos a festivales como Dcode o Sonorama y de que volvamos a actuar solo en los circuitos de los que provenimos. Pero ahora hemos trabajado sembrando en muchos otros países y circuitos.

P: Eso ha sido muy importante con IV, el crecimiento fuera de España.
R (David): Con este álbum ya vamos por nuestra tercera salida al extranjero, porque nos hemos focalizado en ello. En eso juega un papel crucial que el sello tenga sede en Alemania e Inglaterra, ya que hacen por que tenga promoción en otros países.

P: ¿Qué importancia le dais a vuestro éxito en directo el haber permitido la descarga gratuita de vuestros álbumes anteriores?
R (David): Yo lo viví desde fuera, pero me pareció una estrategia cojonuda. Internet estaba cambiando las cosas. Al día siguiente de salir el disco a la venta, ya estaba para bajárselo de forma pirata. Si lo sabes, ¿por qué no sacarlo directamente, si lo que interesa es que tu música se conozca? Gran parte de la gente que se descargó los discos de Toundra luego fueron a los conciertos.
R (Esteban): Hemos sido Bruce Willis en La jungla de cristal, porque hemos estado en el momento adecuado en el sitio oportuno.
R (David): Menos mal que no hemos sido Bruce Willis en El sexto sentido y estamos todos muertos (Risas).

P: No es la única vez que habéis demostrado una novedosa y arriesgada propuesta en ese sentido.
R (Esteban): Con este disco hicimos tres conciertos de presentación en Madrid, Barcelona y Valencia, en los que junto con la entrada regalamos el álbum (o el concierto, según se vea). En realidad perdimos dinero, pero fue más una inversión, que es también lo que hacemos con el Palacio de Deportes.
R (David): No estamos aquí para ganar dinero, que si lo hacemos, no vamos a decir que no. Lo que queremos es disfrutar. Nos gusta tocar y hacerlo en el Palacio de los Deportes es un sueño.

Toundra actuarán en el Barclaycard Center de Madrid el próximo 30 de abril junto a Alcest, Viva Belgrado y Jardín De La Croix y después emprenderá la tercera gira europea, además de algunos festivales continentales.