Al habla con… Quique González: «La ley (que prohibía el acceso de menores a salas) sería fascista en cualquier otro país»

Quique González, armado con su sagacidad detectivesca para lo emocional, sale a la carretera este viernes para empezar a presentar por todo el país Me mata si me necesitas, su décimo disco de estudio, en el que se enfoca en ese momento vital en el que una persona remonta el vuelo.

PREGUNTA: En la gira acústica que precedió a tu próximo tour, dejaste que fuese el público el que eligiera el repertorio. ¿Por qué?
RESPUESTA: Ese enfrentarte a solas con las canciones, con el riesgo de quedarte en blanco con la letra por ejemplo, hace generar callo y me dio perspectiva con mi repertorio. Preparé más de 80 canciones para esa gira. Eso me sentó muy bien y me dio seguridad. Me hizo sentir en forma.

P: Este ha sido un disco grabado a la antigua usanza en el que ha tenido especial protagonismo la banda, como queda patente en ese Quique González & Los Detectives
R: Sí, ha sido un disco grabado de manera grupal, con Ricky Falkner como capitán, tocando todos a la vez, lo que lo hace quizás menos meticuloso, pero con más grasa, en busca de la química que tienen los directos desde que empezamos a tocar juntos con el disco previo, Delantera mítica.

P: Esa fue una gira importante, en la que marcaste más músculo springstiniano…
R: Es la gira en la que más he disfrutado en mi vida. Me quité inseguridad y me sentí muy bien con la banda.

P: ¿Por qué esta vez esa estética detectivesca, en el nombre y la portada?
R: Todos estamos en una búsqueda tratando de explicarnos y entendernos para asimilar lo que sucede, las cosas buenas y malas. Además, me gusta la estética del cine negro, por ejemplo Cosecha roja, de ahí el título, más propio de una película o de un libro de este género que de un disco, lo que revela una cosa lúdica, de ponerte un traje y darle a todo un sentido más visual.

P: ¿Cómo lo describirías musical y emocionalmente?
R: Creo que en general es un disco en el que me recreo menos en la pérdida. Hay más sensación de empuje. Es un disco menos dispero, más concreto. Delantera mítica estaba más centrado en una visión de lo que estaba pasando fuera, con más mala leche y denuncia.

P: Está dedicado a tu padre…
R: Todo el año anterior lo pasé cuidándolo. Hay algo bonito ahí, en devolver parte de lo que nos han dado. Lo haces de una forma innata, por puro instinto. Sin tener nada que ver con la música, mi padre disfrutaba mucho en los conciertos y vino hasta los ochenta y pico años. Se emocionaba mucho, de verdad.

P: La nueva gira arranca este viernes en Pamplona, ¿por alguna razón especial?
R: La sala Zentral de Pamplona nos gusta mucho y nos la dejan para dos días de ensayo general, lo que te permite probar cosas y verte en situación.

P: ¿Qué te parece el cambio de la ley que prohibía el acceso de menores a salas en Madrid?
R: En cualquier otro país, eso sería una ley fascista. Nos preocupamos de las marionetas de los niños y no de que puedan ver ciudades bombardeadas y cadáveres en las playas en televisión. Eso no pensamos que les pueda afectar. En España en general el oficio del rock’n’roll se asocia con algo oscuro. Es difícil pensar que vamos a inducir a los chavales al alcoholismo por venir a un concierto.

La gira de Quique González arranca el 1 de abril en Zentral (Pamplona). Le seguirán dos conciertos más en el Auditorio de la Universidad Carlos III de Leganés (Madrid) los días 2 y 3 de ese mes, así como una larga lista de compromisos que lo llevarán a la sala Apolo de Barcelona el 15 de abril y al próximo festival Sonorama de Aranda de Duero (Burgos) en agosto.