Al habla con… Pablo López: Me gustaría tocar en Las Ventas algún día

Pablo López sigue su progresión profesional, tanto en número creciente de seguidores, como en avances musicales. Y este malagueño precavido, que actúa esta noche en el Teatro Circo Price como parte de la gira de su disco El mundo y los amantes inocentes y la próxima semana en el estadio Santiago Bernabéu, dentro del espectáculo dedicado a Plácido Domingo, empieza a permitirse soñar.

PREGUNTA: ¿Cómo te sientes en este punto de tu carrera?
RESPUESTA: Más seguro. Esa ha sido la mayor evolución entre el primer y el segundo disco. En aquel estaba acojonado por cómo iba a reaccionar la gente, con este tenía ganas tras comprobar que tenía el derecho a hacer canciones y que la gente las entendiera. Eso ha hecho que me crezca para un tercer álbum, para quitarme caretas y tirar para adelante.

P: Te hemos visto igualmente al lado de Bisbal, cantando por Los Secretos o viendo en directo a Raphael, ¿cómo concibes la música, también sin fronteras?
R: Sin duda alguna, yo he abogado pública y profesionalmente por eso siempre. No soporto las casillas en la música, me parece otro vicio extraño. Tú haces rock, flamenco… No soporto los complejos, esconderse para escuchar cierto tipo de música. Creo que en el poder de una canción por encima de todas las cosas, la cante quien la cante. No tengo ningún tipo de fronteras a ningún tipo de asociación.

P: No hace mucho que estuviste de gira por EE.UU., ¿cómo sigues llevando tu miedo a volar?
R: Mucho mejor, en marzo me subí en 18 aviones. Hay una lección que me ha enseñado la vida: siempre que cojo un avión, es para algo bueno.

P: ¿Qué importancia juega América en sus planes de futuro?
R: Sobre el papel suena muy bien empezar a pensar que, en lugar de escribir para 40 millones de personas, puedo hacerlo pensando en 500 millones.

P: Y en España, ¿percibe el mismo éxito en todas partes?
R: Sí, en todas partes igual, no puedo decir que mi gira sea más prolífica en Andalucía. He visto teatros llenos en muchos puntos del país.

P: Presumes de tus directos son «honestos». ¿En qué sentido?
R: Es una cuestión de enrgía. No tengo un guión que diga que voy a hacer esto o aquello y que señale que el público tiene que hacer esto o lo otro. Lo que sí me gusta es que sepan que ese día voy a cantar para ellos y solo para ellos.

P: En Madrid has pasado de tocar en la sala Caracol al Circo Price, las cosas han cambiado… ¿Algún sitio donde te gustaría tocar?
R: En Las Ventas. Me gustan las plazas de toros para tocar, solo para tocar. Sería una maravilla ocupar ese escenario.